Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Actividad’

¿Cómo perciben los adolescentes la posibilidad de la diversión? ¿Cuál o cuales son las premisas para el despliegue de su divertimento? La diversión, en una de sus acepciones, se define como seguir alguna afición que les distrae de sus ocupaciones ordinarias. Si atendemos a los discursos de chicos y chicas, el significado que éstos asignan a la práctica de la diversión parece ajustarse perfectamente a esta descripción, y esto porque los adolescentes relacionan de forma automática y mecánica diversión con tiempo desocupado, con tiempo libre fuera de ocupación de cualquier tipo; y, a medida que los adolescentes tienen más edad, se manifiesta en este sentido en mayor grado. (Cuanto sigue proviene de la encuesta realizada en 2005 a jóvenes residentes en La Rioja)

Pero ¿de qué ocupaciones hablamos cuando nos referimos a chicos y chicas de edades comprendidas entre los doce y  los diecinueve años? El rol fundamental de los adolescentes es el de su preparación para la etapa adulta, y esta forma de entender la adolescencia como tránsito hacia la condición de joven-adulto, esta experiencia de vivir la adolescencia se concreta en estudios, trabajos eventuales y, en el peor de los casos, búsqueda de empleo.

La contraposición entre tiempo ocupado y tiempo desocupado, tiene su traslación desde una perspectiva de viabilidad para la diversión en tiempo normativo, el de los días de estudio o los días laborables, versus tiempo de fiesta. La referencia al tiempo de asueto está íntimamente unido a la diversión;  por el contrario, cuando los chicos y chicas se refieren a las cuestiones que ellos consideran más tediosas, fastidiosas, o cuando menos aburridas, mencionan conceptos y frases como “estudiar” o “las obligaciones”. Los adolescentes que han optado por el mundo laboral, por el trabajo, bien de una forma definitiva con la perspectiva de seguir en ello, o bien a través de una aproximación experimental o puntual en trabajos de verano, se manifiestan en un sentido similar. Así, vemos que los adolescentes cuya ocupación principal está ya circunscrita al mundo laboral, y a los que les gusta su trabajo, se contradicen en cierto modo al señalar como aquello que menos les gusta hacer es precisamente “trabajar

No hay muchas diferencias entre adolescentes estudiantes y adolescentes trabajadores en cuanto a la consideración tediosa de aquellas ocupaciones que les suponen algún tipo de obligación y las actividades que a ellas se asocian. Ahora bien, entre los adolescentes que trabajan señalan como uno de los principales escollos que se interponen en su experiencia de diversión, la falta de tiempo para relacionarse los días de labor. El cansancio es otro de los obstáculos para la diversión de los jóvenes trabajadores.

El tiempo libre es un privilegio juvenil como señala Martín Serrano (2000). Ahora bien, cuanto más joven la persona, más tiempo para los entretenimientos y divertimentos; mientras quienes se aproximan a la condición de adulto a través de la incursión en el mundo laboral, pierden parte de ese privilegio. En este sentido, los adolescentes de hasta quince años no relacionan tedio y ocupaciones que supongan algún tipo de obligación; y esto probablemente porque a esas edades no sienten el peso de la responsabilidad de las obligaciones. Algo que sí ocurre entre los chicos y chicas de edades superiores.

Los adolescentes perciben que la única posibilidad de diversión se va a dar en una situación eximida o relevada de cualquier tipo de obligación, es decir, dentro del ámbito ocupado por el tiempo libre. Por otra parte, referirse a la diversión significa acotar el significado del término a una de sus acepciones, la de esparcimiento; y en concreto reducirla a algunos de sus sinónimos, bien al binomio gusto y aficiones, bien a la más colorista asociación de términos como jolgorio, juerga o parranda.

No sabemos hasta qué punto identifican la diversión con gustos y aficiones, pues las salidas nocturnas -la actividad privilegiada de los adolescentes en sus preferencias de diversión-, forman parte de sus gustos y aficiones. Es revelador comprobar que quienes no participan de las salidas nocturnas (los de menor edad), identifican diversión con el desarrollo de sus aficiones o con algún tipo de actividades que les son gratas. Sin embargo, a partir de los quince años la fiesta -el jolgorio, la juerga- pasan a ser el centro de su idea y de su ideal de la diversión.

Los chicos y chicas diurnos señalan como actividades que les divierten algunas relacionadas con el ejercicio físico, como los deportes (fútbol, baloncesto, pelota) o patinar; ir al cine, ir de tiendas (la mayoría de veces sin ánimo, ni posibilidades, de comprar); los juegos de los recreativos (los de toda la vida como el futbolín, ping-pong y alguno más sofisticado); o simplemente pasear y conversar; sin olvidar las actividades que requieren de cierta premeditación en su diseño, como ir a parques de atracciones, excursiones o salidas al monte o a la playa (entre los chicos y chicas de más edad). A este respecto sería fácil señalar diferencias entre chicos y chicas: ellos parecen preferir los ejercicios físicos y los recreativos; ellas el cine, ir de compras simuladas y los paseos, respondiendo a cánones establecidos de género.

Estas serían  a grandes rasgos las principales actividades en las que se ocupan los adolescentes en su tiempo libre. Sin embargo, estas actividades no son las mismas cuando hablamos de los espacios de ocio, los lugares donde se desarrollan estas actividades, pues si atendemos a lo que ocurre los fines de semana y días festivos, encontramos que los lugares más frecuentados por los adolescentes (el 61,7%) son las calles y parques, seguidos de los bares, cafeterías o pubs a los que asisten el 53,1% y en tercer lugar un 27,1% frecuentan chamizos. Finalmente, un 18% ocupan su tiempo libre visitando los centros comerciales.

La casa, que en los días laborables era el lugar más frecuentado por los adolescentes (un 73,2%), en los días festivos se reduce al 15,3%; una reducción bastante significativa (más de 50 puntos). Existe pues una dualización en la utilización de los espacios en función del día de la semana. Lugares como otras casas, pueblos de origen y campo y naturaleza son frecuentados por el 16,4 %, 12,1% y 11,3 % de los adolescentes respectivamente. En menor medida, con porcentajes comprendidos entre el 9,7% y el 3,8%, los adolescentes pasan su tiempo libre en lugares como recreativos, polideportivos, locales de espectáculos culturales y cibertecas. Por último, el 5,1% de los adolescentes pasan su tiempo libre en los siguientes lugares: locales de espectáculos deportivos, colegios, clubs-asociaciones y talleres de formación.

Si atendemos al sexo de los adolescentes, los chicos frecuentan en mayor medida los chamizos, recreativos, el campo y la naturaleza; y las chicas los centros comerciales y los pueblos de origen de las familias. Y si atendemos a la edad, mientras que los parques y la calle disminuyen como lugares más frecuentados según aumenta ésta, con los bares, cafeterías y pubs ocurre justo lo contrario, pues a más edad más frecuencia en la asistencia a estos locales. Casi un 80% de los adolescentes de entre dieciocho y diecinueve años frecuentan los días festivos los bares, cafeterías y pubs, mientras que menos de un 17% de los adolescentes de entre doce y catorce años hacen uso de estos espacios. No obstante, pese a quedar en segundo lugar calles y parques, siguen siendo un espacio de vital importancia para los adolescentes de cualquier edad, seguido ya a distancia de chamizos y locales de uso exclusivo. Los recreativos, centros jóvenes, y cibertecas, según se puede observar en la tabla, se convierten en territorio casi exclusivo de los más jóvenes.

Sabemos que salir los fines de semana se convirtió desde los años ochenta en una ocasión de transgredir las normas familiares y la monotonía de la rutina (llegar tarde, beber, salir con los amigos, etc.). Estas actitudes transgresoras se interpretaban como la necesidad de abrir vías de fuga y evasión que permitieran soportar la frustración que resultaba de una situación acomodaticia y fundamentalmente como la forma de construir identidad de grupo y, a partir de ella, la propia identidad individual. Hoy día, los adolescentes, sobre todo los de más edad, dedican las noches del fin de semana (especialmente algunos viernes y los sábados) al ocio nocturno. Salir de noche se convierte en una especie de rito obligatorio. Palabras clave como bares, noche, beber y fin de semana aparecen en casi todos los discursos de los adolescentes al preguntarles por el significado de salir de marcha. De este modo, salir de marcha tiene para los adolescentes las siguientes premisas: salir noches de fin de semana y consumir bebidas alcohólicas.

Tal y como afirman Pallarés y Cembranos (2001), la noche, especialmente la del fin de semana, se convierte en un espacio abierto pero ambiguo de experimentación de formas de sociabilidad, que permite a la juventud salir del “atolladero” en que se encuentra por el alargamiento de su dependencia de los adultos. Podrían plantear el conflicto en otros términos y/o otros ámbitos, pero debido a toda una serie de circunstancias, “la marcha” es el lugar preferido para escenificar las diferencias generacionales en el acceso a espacios de participación y poder. A pesar de ello, la ocupación de espacios públicos y privados permite a los y las jóvenes imponer (aunque sólo sea en la noche) sus propias leyes en dichos espacios, al hacerlos suyos y experimentar cuotas de poder y relevancia siempre y cuando (o para que) no reclamen otras. Y es que la diversión de los adolescentes lleva implícita la realización de sus aficiones declaradas y la satisfacción de sus gustos, entre los que se constatan ir de fiesta o ir de marcha. Son sobre todo los adolescentes de más de quince años quienes destacan en sus relatos, de modo enfatizado o en alusiones, el ir de marcha o salir de marcha como experiencia de diversión.

¿Qué entienden los adolescentes por salir o ir de marcha? O mejor aún, ¿en qué consiste la actividad relatada como preferida, por los chicos y chicas, en su experiencia de la diversión? Esa actividad a la que ellos no siempre se refieren como salir de marcha o ir de marcha, pero no obstante, identifican claramente asociada a una serie de componentes. A juzgar por lo que ellos nos transmiten, uno de los rasgos definitorios de la práctica de la diversión de los adolescentes habría que buscarlo en la restricción del ámbito de diversión a la participación de un solo tipo de gente: ellos mismos. De este modo los adolescentes intentan separarse, alejarse de los ámbitos de diversión de los adultos. Es como si los adolescentes creyesen que sólo entre los miembros de su propia generación pueden sentirse a gusto.

La mayor parte de los adolescentes utilizan el tiempo libre que pueden pasar fuera del hogar para estar con los amigos, o los compañeros del equipo, o los colegas del barrio y sobre todo los fines de semana. Estos encuentros se desarrollan siguiendo un plan de alejamiento del ámbito del ocio adulto; modelo de ocio que, por otra parte, ellos consideran bastante alejado del suyo. Y, sin embargo, los hábitos de salidas de estos chicos y chicas responden a la cultura dominante, la de sus propios padres. Son los adultos occidentales quienes, sobre todo a partir de mediados del siglo XX, habrían extendido un modelo de ocio nocturno que descansa en el alcohol. Además, no hace falta que estos chicos y chicas se remitan a personas de cierta edad para apreciar diferencias en cuanto al disfrute del tiempo libre y a los espacios frecuentados; los adolescentes llegan a establecer diferencias con otros jóvenes apenas unos años (cuatro años), mayores que ellos. Además, a la hora de salvaguardar sus espacios de diversión frente a los adultos, se muestran bastante tajantes.

La pretendida y buscada separación del mundo adulto se manifiesta claramente en otros dos componentes del salir de marcha, como son la nocturnidad y los espacios de la fiesta. La nocturnidad es un hecho contrastado que incluso entre los más jóvenes y aquellos que apenas han comenzado a salir con sus amigos está muy presente. Ahí se encuentra la diferencia que supone cruzar la frontera de la edad, sus salidas del lado de la noche. Así, los adolescentes que no salen por la noche, aunque sí salen por la tarde hasta cierta hora, en ningún caso identifican estas salidas con salir de marcha.  Tampoco entre quienes tienen la posibilidad de salir por la noche, a todo tipo de salidas le denominan ir de marcha. Sólo se sale o se va de marcha a partir de unas determinadas horas; quizás, cuando los espacios de diversión de su elección están a su entera y exclusiva disposición.

Casi el 86% de los adolescentes salen alguna vez con sus amigos por la noche (más tarde de las 22:00 horas). Apenas hay diferencias entre los sexos, pues el 88% de los chicos y el 83,2% de las chicas salen alguna vez con sus amigos por las noches. Pero si el sexo no es significativo para que los adolescentes salgan por la noche o no, la edad sí lo es. A medida que aumenta la edad aumenta el porcentaje de adolescentes que salen por las noches. A partir de los quince años y hasta los diecinueve, por cada tramo de edad, más del 95% de los adolescentes salen con sus amigos por las noches. En cuanto a la ocupación o actividad principal de los adolescentes, el 84,1% de los que estudian y el 95,6% de los que trabajan salen alguna vez por las noches. Parece que existe una cierta dependencia (pese a que no es muy significativa) entre las variables salir por ahí y trabajar. No ocurre lo mismo en la relación de dependencia entre las variables consumo de alcohol (adolescentes que han consumido en alguna ocasión una bebida alcohólica) y salir por ahí, que sí es una relación significativa. De los adolescentes que  consumen alcohol, el 86,2% sale por las noches y el 20,3% no lo hace. De los adolescentes que no consumen, el 13,7% sale por las noches y el 79,6% no sale.

Estar con los amigos es sin duda el motivo al que los adolescentes le otorgan más importancia a la hora de salir por ahí. Casi la totalidad considera este motivo como mucho o bastante importante y se corresponde con la necesidad de pertenencia a un grupo o cuadrilla. Otra de las razones que empujan a los adolescentes a salir por ahí, es escapar de la rutina. Más del 40% señalan este motivo como bastante importante, y más del 30% lo considera como muy importante. Son rutinas aquellas que se derivan de las obligaciones, sean estas los estudios o las actividades domésticas, porque las rutinas propias de la repetición de actos durante la ocupación del tiempo de ocio no se consideran tales (véase escuchar música y bailar, considerados igualmente motivos bastante o muy importantes a la hora de salir por ahí). En el otro extremo está el ligar, beber alcohol, escapar del control familiar o imitar a los de su edad (porque todos los de la edad salen), que son considerados motivos poco o nada importantes a la hora de salir (por encima del 50% de los adolescentes, salvo ligar que llega al 45%).

Al analizar las medias para el conjunto de los encuestados, podemos extraer conclusiones muy parecidas, donde estar con los amigos y escapar de la rutina son los dos motivos más importantes del conjunto de motivos que se suponen organizan sus salidas nocturnas. Del mismo modo obtenemos que el motivo más importante por el que los adolescentes salen de noche es para estar con los amigos, tanto si analizamos las medias filtrando por sexo, como por edad o por tamaño del municipio. Estar con los amigos es el principio que nueve a los adolescentes en cualquier circunstancia y lugar para salir por ahí por la noche. Por sexo se mantiene como segundo motivo, tanto para chicos como para chicas, el escapar de la rutina. El tercer motivo más importante para los chicos es, sin embargo, que se aburren en casa, mientras para las chicas es bailar.

Cuando atendemos las diferentes edades observamos que los más jóvenes (12-14 años) valoran en segundo lugar de importancia el aburrimiento, mientras que tanto los del grupo de edad de 15 a 17 como los del grupo de 18 a 19 años puntúan como bastante importante escapar de la rutina. Es decir, cuando se inician en la adolescencia piensan en salir para no aburrirse en casa, y conforme aumenta su edad salen para escapar de las rutinas provocadas por las obligaciones diarias.

Por último teniendo en cuenta el tamaño del hábitat, los jóvenes que habitan en localidades grandes (más de dos mil habitantes) encuentran como motivos más importantes y principales para salir, el estar con los amigos y escapar de la rutina. Por su parte, en las localidades de menos de dos mil habitantes adquiere mayor peso (por supuesto, después de estar con los amigos, que sigue siendo el motivo principal para todo tipo de adolescentes sin importar el tipo de hábitat) aburrirse en casa (localidades de 500-2000) o escuchar música (localidades de menos de 500 habitantes). Entendemos que en las localidades más pequeñas, las posibilidades de asistir a un concierto de música en directo, o a un discobar o discoteca son nulas y, por tanto, escuchar música se convierte en el motivo más importante tras el de salir con los amigos.

Los adolescentes tienen una hora para salir (las primeras horas de la tarde-noche), y una ruta ritual siguiendo comportamientos similares porque el propósito último es relacionarse con los pares, los iguales, con quienes se identifican. Salen siempre en horarios nocturnos porque encuentran la independencia necesaria frente al mundo de los adultos.

Este comportamiento ha sido observado igualmente por varios autores que señalan la falta de vivienda propia como una de las causas por las que los jóvenes desarrollan otras estrategias espacio-temporales en su relación con la ciudad. En este sentido, la adopción de horarios peculiares diferentes al resto de la población les permite el uso en exclusiva de espacios comunes en su propia franja horaria. Este comportamiento es, en cierta manera, tolerado e incluso promovido por la sociedad. Los chicos que no salen de noche resultan raros e incómodos incluso para los padres. Los jóvenes se transforman el fin de semana buscando una identidad diferente a la que poseen el resto de la semana, buscando romper las rutinas y las normas. Sin embargo, en este afán (en ocasiones compulsivo) por buscar el descontrol y la ruptura de límites, llegan a escenificar nuevas rutinas, nuevas normas, nuevas obligaciones.

Algunos autores llegan incluso a afirmar que se dan situaciones paradójicas en las que los jóvenes deben obedecer entre semana, y obedecer desobedeciendo el fin de semana. Reciben permanentemente este doble mensaje desde la sociedad: entre semana deben cumplir todas las normas, esforzarse, ser competitivos; mientras que el fin de semana se tolera, se promueve, se espera de ellos que sean rebeldes, hedonistas, desobedientes. Siguiendo la lógica de este autor, los jóvenes obedecen en ambos casos.

Nosotros decimos que en el tiempo libre pueden romper las rutinas del tiempo ocupado, pues de lo contrario la liberación de esas mismas rutinas conducen a la pérdida de la seguridad que aportan. El tiempo libre y el ocio del que se disfruta implican enfrentarse a ciertos riesgos. Esta realidad y la tendencia a la dualización radical entre tiempo libre y tiempo ocupado, es la que determina la concentración en el tiempo libre de los riesgos relacionados con la conducción de vehículos, el consumo de alcohol y drogas, la violencia, etc. Los adolescentes de menor edad no salen de marcha, pues emplean su tiempo de ocio en estar con los amigos en parques, recreativos y centros jóvenes. En algunos casos sabemos que comienzan a frecuentar bares o cafeterías, y es en las edades intermedias cuando ya es frecuente el uso de chamizos o cuartos.

También el deporte es una actividad a la que los adolescentes dedican parte importante de su tiempo. Los fines de semana tienen lugar los partidos y las concentraciones deportivas. En menor medida, dedican algo de su tiempo libre a estudiar, al desarrollo de tareas domésticas y en apoyo de actividades productivas familiares. Así pues, no todo el tiempo del fin de semana es un tiempo liberado de obligaciones.

Los consumos de alcohol que se producen fuera del ámbito doméstico se producen inicialmente y entre los adolescentes de menor edad, a consecuencia de celebraciones entre iguales (cumpleaños), fiestas locales y/o de pueblos próximos. En todos los casos aparece paulatinamente una aproximación hacia la pauta generalizada de consumo seguida por los adolescentes de más edad (más frecuente, generalmente cada fin de semana). A veces, esta imitación progresiva se produce enfrentando las contradicciones del propio joven. Incluso muchas de las pautas podríamos definirlas como rituales de paso hacia una edad superior. Según se incrementa la edad de los consumidores de alcohol, las diferentes variables que conforman y asocian con el contexto de consumo se operativizan mucho más, llegando a diferenciar claramente entre lo que denominan salir, que hace referencia en general a un horario diurno, a los días entre semana (es decir, lunes, martes, miércoles o jueves, no suele incluir el viernes y, desde luego, excluye el sábado y el domingo). Son salidas que se realizan con los amigos para desarrollar un número variable de actividades (charlar, pasear, ir de compras, etc.), entre las que pueden aparecer consumos (ir a los bares), si bien tanto la cantidad de alcohol consumida como el tiempo dedicado a ello es menor. Además, con dichos consumos no se busca específicamente la modificación del estado de ánimo o el punto, como sí aparece en lo que denominan salir de marcha.

El incremento en el consumo de drogas en las salidas de marcha de fin de semana, tiene para algunos autores su explicación en una serie de factores, como el número de días que tiene el fin de semana (desde dos hasta cuatro días); el tener como objetivo estar toda la noche fuera sistemáticamente (para toda la noche), y finalmente en una movilidad prácticamente compulsiva, una especie de maratón en el que hay que ir de garito en garito.

Respecto al término salir de marcha, podemos observar diferencias respecto a salir en la estructuración de momentos, días, horas y ruta, que está muy definida por y para el grupo de referencia. Así encontramos que:

  • Momento en el que se produce o al que refieren: son los fines de semana.
  • Horarios: extensos y siempre durante la noche. Por la tarde, con el incremento de edad, se produce una internalización mayor en la noche, llegando en algunos casos hasta la madrugada o inicio del día siguiente.
  • Días concretos: la principal referencia es el sábado por la noche. El viernes, generalmente lo refieren como más tranquilo, o como día de salir, mientras el domingo suelen dedicarse a descansar, recuperarse de la noche anterior y comentar lo vivido el sábado (como parte del ritual del fin de semana).

Por tanto, la expresión con la que se refieren o denominan al hecho objetivo y al momento es salir de marcha, independientemente de que se refieran a hacer botellón, ir de bares y/o discobares, o todo ello en alternancia. Para otros días de la semana, horarios del día, objetivo de la salida, etc., únicamente se refieren como salir.

Un 87,8% de los adolescentes que salen por las noches lo hacen los fines de semana y los días festivos. Residualmente, un 11,3% salen, además de los fines de semana, los días laborables. Si atendemos a las diferencias de género, el 83,8 % de los chicos y el 91,7% de las chicas que salen, lo hacen como media únicamente los fines de semana y días festivos. Es decir, son más los chicos (15,5%) que salen fines de semana y entre semana que las chicas (6,96%). Si ahora apreciamos las diferencias por edad, a partir de los dieciséis años y por cada grupo de edad hay un porcentaje reseñable de adolescentes que salen además de los fines de semana y festivos, los días laborables. El 9,8% de los adolescentes de dieciséis años salen por la noche los fines de semana y entre semana. Porcentaje que sube al 11,8% y al 11,7% entre los de diecisiete y dieciocho años respectivamente, y que se dispara hasta el 31,1% entre los de diecinueve años. Es decir, se confirma que a más edad del adolescente sale más, al sumar a la tradicional salida de los fines de semana las salidas entre semana, es decir, los días laborables.

En cuanto a las diferencias según actividad u ocupación principal, podemos señalar que el 92,7% de los estudiantes y el 56,8% de los trabajadores salen de media únicamente los fines de semana. El 6,1% de los estudiantes y el 43,1% de los adolescentes que trabajan salen tanto los fines de semana y festivos como los días laborables. Existe, por tanto, una relación de dependencia entre los días de la semana que los adolescentes salen por ahí con sus amigos y por la noche, y la ocupación principal que desarrollan. Mientras que los estudiantes salen principalmente los días festivos y fines de semana, los trabajadores salen en parecida proporción tanto los fines de semana y festivos como los días laborables.

Respecto a la existencia de dependencia entre las variables de consumo de alcohol y frecuencia en las salidas nocturnas, podemos extraer las siguientes conclusiones. El 100% de los que salen entre semana y casi todos los adolescentes que salen los fines de semana y entre semana han consumido en alguna ocasión bebidas alcohólicas, mientras que alrededor de un 15% de los que salen sólo los “fines de semana y festivos” no han consumido nunca bebidas alcohólicas. Casi el 60% de los adolescentes que salen por las noches, lo hacen todos los fines de semana, mientras que el 5% sale menos de un fin de semana al mes. Por sexos, el 63,1% de los chicos y el 54,4% de las chicas que salen las noches del fin de semana, lo hacen todos los fines de semana.

En cuanto a número de fines de semana que salen al mes son los adolescentes de menor edad (12 y 13 años), los que en un porcentaje mayor salen menos de un fin de semana al mes (35,7% y 25% respectivamente). Esto es indicativo de que las salidas nocturnas de los más adolescentes presentan un carácter ocasional. Los de más edad, es decir, los adolescentes de 14, 15, 16, 17, 18 y 19 años, salen, en una proporción superior a la mitad de los mismos, todos los fines de semana.

Si nos fijamos en la ocupación principal que desarrollan los adolescentes el 13% de los estudiantes salen entre uno y menos de un fin de semana al mes. Este porcentaje se reduce aún más (al 2,2%), cuando hablamos de adolescentes trabajadores. En correspondencia, el porcentaje de adolescentes que salen todos los fines de semana es inferior si son estudiantes (58,1%), que si son trabajadores (63,6%). Haciendo un análisis por medias, nos reafirmamos en la hipótesis de que los trabajadores salen con mayor frecuencia que los estudiantes, aunque la diferencia no es muy grande. La media de fines de semana que los trabajadores salen al mes es de 3,48 mientras que la de los estudiantes es de 3,15.

En cuanto a consumo de alcohol y su relación con salir los fines de semana, hay una dependencia entre las dos variables, pudiendo concluir que a medida que aumentan la frecuencia de las salidas, aumenta el porcentaje de adolescentes que dicen haber consumido en algún momento alguna bebida alcohólica. Cuantos más noches de fines de semana se sale, mayor es el número de adolescentes que asegura consumir alcohol. Existe pues una dependencia entre la frecuencia en las salidas nocturnas y la frecuencia con la que los adolescentes consumen alcohol, con lo que podríamos corroborar la hipótesis que nos planteamos al inicio de la investigación: “A mayor frecuencia de salidas nocturnas, mayor consumo”.

Los lugares de marcha y de reunión y consumo de alcohol de los adolescentes evidencian costumbres distintas entre los sujetos  residentes en la capital de provincia o fuera de ella. En las zonas rurales los grupos de amigos cuentan con los llamados “cuartos” o “chamizos” como espacio principal para encontrar y estar con los amigos, independientemente de la edad y el sexo. Sin embargo entre los grupos de amigos residentes en la capital esta costumbre sólo aparece, y no significativamente, en las fiestas de San Mateo (septiembre). En la capital, parece que el tiempo que los sujetos destinan al consumo de alcohol en compañía de los amigos se sucede en parques y bares de la ciudad. Así, el fenómeno del botellón se sucede en los parques, y en horario de tarde o al principio de la noche. Por otro lado, los bares son propios de un horario más tardío. El objeto de salir y divertirse, es conocer o coincidir con otros iguales de los diferentes colegios. Y el modo es frecuentar los mismos lugares (zonas), seleccionando los locales (bares), o incluso los bancos del parque en un determinado orden (rutas y tiempos o ritmos de movimiento dentro de las zonas), cumpliendo y pautando unos momentos de llegada y salida de los mismos (horarios), favoreciendo la coincidencia con los pares.

En cuanto a la edad, si hubiera que intentar clasificar los espacios y tiempos, parece que el segmento más joven es más asiduo a los parques (seguramente por razones de horario), mientras que  el segmento de más edad parece ir abandonando la costumbre del botellón en parques y decantarse por beber en los bares de la “zona”. Las zonas donde se relacionan o coinciden dependen del día de la semana y de la hora de la noche en que se encuentren. Con carácter general, diferencian los sábados del resto de los días. Diferencian las primeras horas del sábado, donde el lugar de referencia suele ser los parques y zonas abiertas de, según avanza el horario en la noche, otras zonas donde acuden a bares o discobares. En las zonas rurales y en función de la menor edad de los entrevistados, los lugares de referencia para relacionarse suelen ser los cuartos o chamizos, que son lonjas o locales acondicionados por ellos mismos que, a veces con la idea de utilización para las fiestas locales y otras prolongando su mantenimiento para todo el año, utilizan como lugar de reunión, relación, conocimiento, y para divertirse y beber. En ocasiones son cuestiones tan sencillas como la disponibilidad económica las que incitan a disponer de estos locales para ahorrarse un dinerillo, pero no todos los padres están de acuerdo en el uso y disfrute de estos lugares que atraen tanto a los adolescentes

Estos locales son referencias más utilizadas por los adolescentes del medio rural que las propias salidas a otros lugares próximos en localidades adyacentes. Para los adolescentes de menos edad, la necesidad de desplazarse a los pueblos se ve mediatizada por la imposibilidad de conducir (tener carnet y disponibilidad de coche), y contar con la disposición (generalmente de los padres) para poder acudir a otros pueblos en fiestas. Por contraste, en las zonas urbanas las posibilidades son mayores tanto en la oferta de localizaciones (chamizos, bares, botellón, discobares, discotecas…) como en la capacidad de acceder a ellas directamente (caminando, autobús, taxi, moto, etc.). Algunos adolescentes no desaprovechan la ocasión que se les presenta en ausencia de los padres y recurren a su propia casa como lugar de diversión. Los adolescentes prefieren disfrutar de su tiempo libre en aquellos espacios liberados de los mayores, espacios en los que desarrollar su propia identidad y construir sus códigos y lenguajes. En definitiva, para desarrollar sus actividades de ocio prefieren el exterior al hogar familiar.

En este punto, podríamos unir la elección de estos espacios a otra de las características del salir de marcha: lo repetitivo de las conductas de los jóvenes hasta convertirse en costumbres y llegar a lo rutinario, al menos para los que (ya) no estamos inmersos en esa experiencia de la diversión y, también para ellos, según manifiestan algunos de los entrevistados.

En sus salidas nocturnas, los chicos y chicas relatan seguir unas pautas, no se sabe muy bien en base a qué, que les llevan a quedar siempre en un mismo sitio, frecuentar los mismos lugares, siguiendo incluso un itinerario imaginariamente marcado por ellos mismos en su reiteración.

Pero también, y muy importante, estos adolescentes establecen sus rutinas en relación o con referencia a los grupos de su edad. Hay que transitar la noche, asomarse a todos los escaparates, a todos los grupos donde se conoce y se es conocido, dejarse ver. La última de las características del salir de marcha es la reiteración o reincidencia en este tipo de salidas; algo habitual a partir de una determinada edad, y fehaciente en las noches de los fines de semana. La respuesta a la pregunta de cuándo se sale de marcha, es siempre los fines de semana; todos los fines de semana. Salvo algunas excepciones achacables a la circunstancia de los exámenes que, es justo reconocer, están bastante presentes en la disposición de sus salidas. Otros dos ingredientes, si no imprescindibles sí por lo menos buenos compañeros en las salidas de marcha, son el alcohol y la música, como se desprende de las asociaciones que los propios chicos y chicas hace del salir de marcha con beber y bailar.

Salir de marcha es algo que los jóvenes hacen a partir de una determinada edad, diríamos que los quince años. Primero de una manera esporádica y con el tiempo de manera habitual, reincidiendo en las salidas sobre todo de fin de semana; que implica nocturnidad (salir más tarde de las diez de la noche), y desarrollarse en unos espacios de disfrute exclusivo alejados de los ámbitos del ocio adulto; y que lleva aparejado, además, el establecimiento tácito, con origen en el comportamiento del grupo extenso, de ciertas pautas o rutinas en la forma de divertirse, con dos ingredientes básicos de estas salidas: el alcohol -beber- y la música -bailar-.

Entonces, salir de marcha ¿es un gusto, una afición, o se trataría de un convencionalismo social intra-jóvenes? Una de las pistas que podemos considerar es la coletilla de todo el mundo lo hace. Los adolescentes han establecido un criterio de normalidad para sus comportamientos, muy sensible a los hábitos del grupo extenso de los de su edad. Cada joven dentro de su grupo acepta este comportamiento como evidente. Salen de marcha porque eso es lo que se hace entre los de su edad. Estaríamos ante una forma, una seña de identidad, reconocible sobre todo entre el grupo de iguales. En este punto, nos hacemos dos preguntas. Una es si los adolescentes y jóvenes ven alguna alternativa, algún sustitutivo al tipo de salidas descritas, en su búsqueda de diversión. Por sus comentarios parece que no. Y la segunda pregunta es acerca de cuál es el motivo de estos jóvenes para salir de marcha y la respuesta cierra el círculo, pues se divierten saliendo de marcha y salen de marcha para divertirse.

Los adolescentes han establecido un criterio de normalidad para sus salidas de marcha, basado en los comportamientos del grupo extenso: salen  de marcha porque eso es lo que se hace entre los de su edad y no ven sustitutivo alguno a este modelo de diversión. En las ciudades todo lo referente a la salida de marcha para los jóvenes está claramente estructurado y, pese a que ya lo hemos anticipado, se puede resumir de este modo. Primero, las zonas de relación de los jóvenes están claramente delimitadas y conocidas por el grupo de iguales. Las zonas donde se relacionan o coinciden dependen del día de la semana y de la hora de la noche en que se encuentren. Con carácter general, diferencian los sábados del resto de los días, diferencian la primera hora del sábado donde el lugar de referencia suele ser los parques y las zonas abiertas, trasladándose a otras zonas donde acuden a bares o discobares según avanza el horario en la noche. Igual ocurre con los lugares y locales que componen las rutas.

Segundo, los horarios de referencia de entrada y salida a las zonas o espacios de marcha marcan el ritmo, llegando a desarrollar conductas de espera o ajuste antes del inicio del deambular por los lugares marcados para la noche. Igualmente hacen referencia a permanecer hasta determinada hora en los parques, o no pasar a la zona siguiente hasta cumplir determinado horario, con el fin de coincidir con los grupos o personas de su interés, que igualmente ajustan su conducta a dichas pautas horarias no escritas pero por todos conocidas.

Un 53% de los adolescentes que salen por la noche se trasladan a otra localidad para seguir divirtiéndose, si bien de entre estos, casi un 40% sólo lo hace algunas veces. Hay que entender que salvo la capital y las cabeceras de comarca son pocas las localidades que ofrecen un abanico amplio de posibilidades para que los adolescentes encuentren todo aquello que se supone fundamental para salir por ahí por las noches, como son los amigos, huir de las rutinas y no aburrirse en casa, escuchar música y bailar. En este sentido, la opción que se plantea a la mitad de los adolescentes es salir de la localidad de residencia y trasladarse a otra u otras localidades. Las diferencias entre adolescentes según su sexo no son significativas a la hora de explicar la frecuencia con la que se trasladan a otra localidad. Los porcentajes de chicos y chicas en todas las categorías son muy similares. En cambio si consideramos las diferencias por edad, a medida que aumenta ésta, aumenta la frecuencia de las salidas nocturnas fuera de la localidad de residencia.

También, a medida que disminuye el tamaño del municipio de residencia aumentan las frecuencias de salidas nocturnas fuera del municipio. En los municipios más pequeños (menos de 500 habitantes) el 83% de los adolescentes salen por las noches y se dirigen a otra localidad, y un 50% lo hacen siempre, es decir, han adquirido la costumbre de desplazarse de su pequeña localidad a otras con el fin de divertirse. En Logroño, municipio  de más de cien mil habitantes, el porcentaje de adolescentes que salen en alguna ocasión fuera de la ciudad se reduce al 39%. Son, por tanto, los adolescentes más afortunados, pues encuentran los principales motivos para salir en su propio entorno.

La principal razón por la que los adolescentes se trasladan de su localidad en las salidas nocturnas, son las fiestas de otras localidades. Más del 40% de los adolescentes se van a otras localidades para participar de sus fiestas y de este modo continúan una actividad tradicional que consiste en la participación en aquellos actos festivos de las localidades de su entorno, pese a que la ocupación de su tiempo libre se determine en función de los grupos de pertenencia o de adscripción con los que se desplaza, o por los que se desplaza a otras localidades. El resto de motivos que los adolescentes tienen para salir de su localidad, y en porcentajes no muy distantes entre sí, son por orden de importancia, la búsqueda de más oferta de ocio, la falta de oferta que hay en su propia localidad y simplemente por cambiar, o porque los amigos o la pareja son de otra localidad o están fuera. Al hacer el análisis por sexo o por edad no se observan resultados destacables, pues el porcentaje más alto sigue estando en la categoría “Fiestas de otras localidades”, si bien es verdad que conforme aumenta la edad de los adolescentes este motivo para desplazarse a otras localidades pasa del 66,70% (12-14 años), al 81,30% (18-19 años).

Si atendemos a la tipología de hábitat, observamos que en todo tipo de localidades el principal motivo para desplazarse a otro lugar es por ir de fiestas (ir a los pueblos que están en fiestas). Sin embargo se observan diferencias cuando nos preguntamos por el segundo motivo, pues en las localidades de más de diez mil habitantes y en la capital, los adolescentes entienden como segundo motivo más importante para desplazarse a otra localidad la necesidad de cambiar de sitio, mientras que en las localidades menores de diez mil habitantes los adolescentes arguyen que van a otras localidades porque no hay ofertas suficientes en la suya.

Más de la mitad de los adolescentes (el 63,3%), regresan a sus casas andando, teniendo en cuenta que las distancias en la ciudad de Logroño no son excesivas y los desplazamientos a pie desde los lugares de reunión de los adolescentes hasta sus domicilios familiares no suponen grandes recorridos. También son numerosos los adolescentes que utilizan los coches de sus amigos (32,6%), generalmente los que se desplazan a otras localidades; y, sin embargo (seguramente por la edad), muy pocos son los que regresan conduciendo un vehículo. Igualmente llama poderosamente la atención el considerable número de adolescentes que regresan con sus padres, así como los que utilizan el transporte público y los taxis. Haciendo la observación según el sexo de los adolescentes, en general podemos decir que los porcentajes son similares, si bien el porcentaje de chicas que vuelven  a sus casas a pie (71,8%) es más alto que el de los chicos (60,9%); mientras que el propio coche y la moto son medios de transporte más utilizados por los chicos. En cuestión de conducir vehículos, las chicas usan más a menudo que los chicos la modalidad de a turnos para regresar a casa. En cuanto a las edades, los más pequeños regresan a casa principalmente a pie  o con sus padres,  mientras que para los adolescentes de quince a diecisiete años, aunque se mantienen por orden de importancia las modalidades a pie y con los padres, cobra relevancia el coche de los amigos.  Los más mayores (18-19 años), vuelven a casa a pie (57,7%), casi en la misma proporción que en coche conducido por los amigos (54,8%). Respecto al tipo de hábitat, a medida que disminuye el tamaño del municipio, los adolescentes se trasladan en menor medida a pie y van utilizando más el resto de modalidades propuestas, principalmente el coche conducido por los amigos.  En los municipios con menos de dos mil habitantes, gran parte de los adolescentes regresan a casa con los padres.

La gran importancia de las salidas y con ellas los consumos (a veces de forma más importante y significativa que los lugares, la música, el horario, la disponibilidad económica, los traslados), es la compañía. Por encima de todas las demás variables, el elemento primordial para los adolescentes a la hora de salir y consumir es el hacerlo en compañía de los amigos. Otras veces los consumos se asocian con los compañeros de clase, en las cenas de curso, cumpleaños, festividades del colegio, viajes de estudios, etc. Salir es principalmente divertirse, coincidir con los amigos, sentirse mayores, ligar, conocer o coincidir con iguales y afines (compañeros de clase, alumnos de otros colegios). La familia y los amigos constituyen con el mismo porcentaje (44%) la principal compañía de los adolescentes en su tiempo libre los días laborables. Estar con la pareja y solos, les siguen en importancia con un 16,4% y un 11.4% respectivamente. Según el sexo de los entrevistados, la mayor diferencia la encontramos en los porcentajes relativos a los amigos. Hay un porcentaje visiblemente mayor entre los chicos (más de doce puntos porcentuales) que dicen pasar la mayor parte de su tiempo con sus amigos, que entre las chicas que pasan en mayor proporción el tiempo con sus compañeros y su pareja. Hay una considerable y a la vez predecible pérdida de importancia de la familia, según aumenta la edad de los jóvenes y, por el contrario, un progresivo aumento de los amigos y la pareja como principal compañía, conforme los adolescentes tienen más edad.

Las cuadrillas de los adolescentes, en cuanto al número de sus componentes, son por lo general muy numerosas. El 68,8% de las cuadrillas de adolescentes las componen entre seis y quince personas. Como media están compuestas por once personas, y el valor que más se repite (la moda) es ocho. La composición cuando hablamos de cuadrillas integradas por adolescentes de un mismo sexo no muestra grandes diferencias, pues la media entre los chicos es de 11,84 componentes y la media de las cuadrillas de chicas es de 10,96 componentes. Ahora bien, las cuadrillas de adolescentes son principalmente de carácter mixto (52,6%), más que cuadrillas de adolescentes del mismo sexo (47,4%). Generalmente son del mismo sexo las cuadrillas de iniciación a la adolescencia (12-14 años), pasan a ser de carácter más bien mixto (50,3%) entre los adolescentes de quince a diecisiete años, y son definitivamente de carácter mixto (67%) las cuadrillas de adolescentes en tránsito a la juventud (18-19 años).Tampoco aparecen grandes diferencias en la composición de las cuadrillas según el tipo de hábitat, pues si en la capital están compuestas por una media de diez personas, en el resto de localidades la composición oscila entre once y catorce componentes. Menos llamativas son las diferencias en la composición de las cuadrillas según el grupo de edad pues apenas varía en un solo adolescente según aumenta la edad de las cuadrillas.

Sí que hemos encontrado algo de significación en el dato de la edad de los integrantes de una cuadrilla de adolescentes. En general, los integrantes de las cuadrillas son de edad similar (41,8%), o con una diferencia mínima de dos o tres años a lo sumo (31,3%); sin embargo, no deja de ser importante el porcentaje de cuadrillas con jóvenes cuya diferencia de edades llega a ser de cuatro o más años (26.9%). La media en cuanto a la diferencia de edad entre el mayor y el menor de los componentes de las cuadrillas se sitúa en 2,63 años, si bien hay mucha dispersión entre los valores, y por lo tanto la media no es representativa. Las chicas se encuentran más a menudo que los chicos en cuadrillas donde las diferencias de edad son mayores. También encontramos una dependencia con la variable edad, e incluso con una fuerza mayor que cuando la cruzamos por sexo, pues cuando son de más edad los adolescentes, también se agrandan las diferencias de edad que hay entre el mayor y el menor de la cuadrilla. Probablemente, las diferencias de edad van perdiendo importancia según se va produciendo el cambio de la adolescencia a la juventud.

En cuanto al sentimiento de integración en las cuadrillas, casi todos los adolescentes se encuentran muy integrados (63,1%) o bastante integrados (34%) en sus cuadrillas. Esto es posible porque el entorno social, los amigos, la pandilla o el grupo, tienen una posición privilegiada como elementos fundamentales para la diversión.  Los amigos, a todas luces, son un importante componente de la diversión de los adolescentes. Son quienes alcanzan más importancia en la adolescencia; se hacen imprescindibles. Una característica de esta etapa de desarrollo es la contradictoria búsqueda de independencia y el sometimiento a la dependencia funcional de la familia. Desde un punto de vista emocional significa un alejamiento progresivo de los padres y de la familia, que hasta el momento ha sido su punto de apoyo; porque los adolescentes entienden que necesitan a otros, que son el grupo o la pandilla de amigos. Todos, sin excepción, hacían referencia a los amigos al hablar de los momentos de diversión. Incluso hay quienes este requerimiento lo llevan al extremo, y señalan estar con amigos como condición suficiente para la diversión.

La actividad estrella cuando se sale con los amigos por la noche (casi el 60% de los adolescentes riojanos), es ir de bares y pubs. Ir a tomar algo por ahí es la expresión más usual cuando se pregunta a un adolescente, pero ira tomar algo es principalmente ir a beber e ir en compañía de amigos y/o pareja. La otra actividad que mueve a casi la mitad (45,5%) de los adolescentes en las noches de los fines de semana es ir de cena con los amigos. Podríamos decir que estas son las dos actividades estrella o principales que mueven al mayor número de adolescentes, desde los doce hasta los diecinueve años. Un número menos numeroso pero igualmente importante (entre el 25% y el 31%) frecuentan discotecas, chamizos, van a fiestas o de botellón, donde posiblemente ejercitan las dos actividades estrella antedichas, tomar algo, beber y cenar, aunque también escuchar música, bailar, hablar, reír, y como siempre con los amigos y/o la pareja. Menos habitual, pero también reseñable, es ir a casa de los amigos, acudir a conciertos, ir al cine o pasear (11% al 17%).

Con la pareja, las actividades más habituales son ir al cine y a cenar (más de la mitad de los adolescentes). Sigue siendo importante la cifra de adolescentes que se mueven por los bares y pubs con sus parejas (casi el 50%), y ya en menor medida pasear (27,9% realizan esa actividad con sus novios/as frente a sólo un 11,3% que lo hacen con sus amigos/as). Claro está que sólo el 30,4% de los adolescentes declaran tener pareja mientras que el 69,6% no tienen pareja oficial.

Si atendemos a las diferencias existentes según el sexo, los chicos realizan con sus amigos en un porcentaje superior a las chicas las siguientes actividades: ir a bares y pubs, ir a fiestas y estar en chamizos, mientras que las chicas superan a los chicos en doce puntos porcentuales en la actividad de ir a cenar con los amigos. Respecto a los adolescentes que salen con la pareja, el porcentaje de chicas que van con la suya al cine (63%) y a cenar (62%), es muy superior al de los chicos (10% y 38% respectivamente); sin embargo,  son más los chicos (33%) que dicen pasear con su pareja que las chicas (25%). Por grupos de edad, los más jóvenes (12-14 años) principalmente salen de cena con sus amigos o van al chamizo, y de manera secundaria van a casas de los amigos o salen a pasear con ellos. A medida que avanza la edad (15-17 años), cambian sus preferencias, pues salen principalmente con sus amigos por los bares y pubs o a cenar y a bailar, y secundariamente van a los chamizos o de botellón y/o a fiestas de otras localidades. Entre los de más edad (18-19 años) aumenta su actividad de salir por bares y pubs y secundariamente salen a cenar o de botellón. En relación a las actividades que realizan los adolescentes cuando salen por la noche con la pareja, hay que destacar que los más jóvenes realizan las mismas actividades tanto si salen con los amigos como si van con la pareja, pues siempre acuden principalmente a los locales y chamizos. Los de edades superiores hacen otro tanto con la pareja cuando van a cenar o de bares y pubs, distinguiendo la actividad de ir al cine que realizan principalmente con la pareja, y no tanto con los amigos con los que sin embargo prefieren ir a bailar. Para todas las edades, hay una actividad que realizan más en exclusiva con la pareja y lejos de la frecuencia con los amigos, y es la de salir a pasear.

Si atendemos a las actividades de los adolescentes según el tipo de ocupación principal, nos encontramos que los trabajadores van a bares y pubs (84,1%) en un porcentaje más alto que los estudiantes (53,1%); sin embargo, mientras los estudiantes lo siguen haciendo en un porcentaje similar con sus parejas (53,3%), el porcentaje de trabajadores que van a bares y pubs con sus parejas se reduce a un (33,3%), es decir en la satisfacción de sus preferencias prefieren la compañía de los amigos. En cuanto a las actividades que realizan los adolescentes en sus salidas nocturnas según el hábitat de residencia, es destacable el alto porcentaje de aquellos que residen en localidades de menos de 500 habitantes que van a bares y pubs, tanto con sus amigos (83,3%), como con sus parejas (100%). No es casual que los adolescentes que afirman haber consumido en alguna ocasión alguna bebida alcohólica sean aquellos que en un porcentaje más alto han ido con sus amigos a bares y pubs (62%), mientras que los que no consumen cuando salen van principalmente a cenar (49%), o a casa de los amigos (35%).

Para saber sobre qué temas hablan en la cuadrilla de amigos o qué temas son los que ocupan el tiempo de relación, nosotros propusimos doce temas a los adolescentes, y de entre ellos destacaron tres temas como preferenciales en las conversaciones y reuniones mantenidas en el seno de las cuadrillas de amigos. Estos tres temas principales son, por orden de importancia, los ligues y las parejas (54,2%), recordar lo acontecido el fin de semana (46,9%) y la planificación del tiempo libre o las salidas en cuadrilla (44%). Son temas que indiscutiblemente se manejan siempre en el seno de las cuadrillas si bien el orden no es el contemplado aquí pues todo depende del momento de la reunión. Por ejemplo, hablar de lo acontecido el fin de semana se repite de manera ritual todos los domingos y hablar de ligues está presente en casi todas las reuniones de amigos sin importar el día de la semana. La planificación del tiempo libre o las salidas por ahí pertenecen más a los días previos al fin de semana, unas veces los jueves y otras los viernes. Junto a estos tres temas, otros que siguen en orden de importancia, son las relaciones internas de la cuadrilla (37%) y los estudios o el trabajo (28%). Y ya mucho menos se habla de las aficiones, las relaciones familiares, los temas sociales o de actualidad y el sexo (entre el 18% y el 10%). Nos llama la atención, que temas tratados por un porcentaje de adolescentes tan reducido sean precisamente los temas referidos al consumo de alcohol y consumo de tabaco y otras drogas. Sólo un 5,4% de los adolescentes dicen hablar abiertamente de temas referidos al consumo de alcohol y un escaso 3,5% lo hacen del consumo de tabaco y otras sustancias.

Haciendo el análisis por sexo de los doce temas propuestos, sólo en cuatro observamos diferencias notables en los porcentajes de respuestas entre chicos y chicas. Las chicas hablan más de sus relaciones, tanto de las relaciones familiares (22,2%) frente al 7,7% de las cuadrillas de chicos, como sobre los integrantes de la cuadrilla (casi un 9% más que los chicos). Sin embargo, sobre temas sociales y de actualidad y de sexo, hablan más los chicos que las chicas (casi el doble). Por edades, los más jóvenes hablan de los temas que tienen que ver con el universo de relaciones entre el grupo de pares, y a medida que avanza la edad se habla más de temas sociales y de actualidad y de sexo. De este modo sabemos que las conversaciones se realizan sobre temas que hacen referencia a los rituales de salidas de marcha conformando, a su vez, un rito más de la liturgia adolescente.

Anuncios

Read Full Post »