Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Observación participante’ Category

¿Cómo perciben los adolescentes la posibilidad de la diversión? ¿Cuál o cuales son las premisas para el despliegue de su divertimento? La diversión, en una de sus acepciones, se define como seguir alguna afición que les distrae de sus ocupaciones ordinarias. Si atendemos a los discursos de chicos y chicas, el significado que éstos asignan a la práctica de la diversión parece ajustarse perfectamente a esta descripción, y esto porque los adolescentes relacionan de forma automática y mecánica diversión con tiempo desocupado, con tiempo libre fuera de ocupación de cualquier tipo; y, a medida que los adolescentes tienen más edad, se manifiesta en este sentido en mayor grado. (Cuanto sigue proviene de la encuesta realizada en 2005 a jóvenes residentes en La Rioja)

Pero ¿de qué ocupaciones hablamos cuando nos referimos a chicos y chicas de edades comprendidas entre los doce y  los diecinueve años? El rol fundamental de los adolescentes es el de su preparación para la etapa adulta, y esta forma de entender la adolescencia como tránsito hacia la condición de joven-adulto, esta experiencia de vivir la adolescencia se concreta en estudios, trabajos eventuales y, en el peor de los casos, búsqueda de empleo.

La contraposición entre tiempo ocupado y tiempo desocupado, tiene su traslación desde una perspectiva de viabilidad para la diversión en tiempo normativo, el de los días de estudio o los días laborables, versus tiempo de fiesta. La referencia al tiempo de asueto está íntimamente unido a la diversión;  por el contrario, cuando los chicos y chicas se refieren a las cuestiones que ellos consideran más tediosas, fastidiosas, o cuando menos aburridas, mencionan conceptos y frases como “estudiar” o “las obligaciones”. Los adolescentes que han optado por el mundo laboral, por el trabajo, bien de una forma definitiva con la perspectiva de seguir en ello, o bien a través de una aproximación experimental o puntual en trabajos de verano, se manifiestan en un sentido similar. Así, vemos que los adolescentes cuya ocupación principal está ya circunscrita al mundo laboral, y a los que les gusta su trabajo, se contradicen en cierto modo al señalar como aquello que menos les gusta hacer es precisamente “trabajar

No hay muchas diferencias entre adolescentes estudiantes y adolescentes trabajadores en cuanto a la consideración tediosa de aquellas ocupaciones que les suponen algún tipo de obligación y las actividades que a ellas se asocian. Ahora bien, entre los adolescentes que trabajan señalan como uno de los principales escollos que se interponen en su experiencia de diversión, la falta de tiempo para relacionarse los días de labor. El cansancio es otro de los obstáculos para la diversión de los jóvenes trabajadores.

El tiempo libre es un privilegio juvenil como señala Martín Serrano (2000). Ahora bien, cuanto más joven la persona, más tiempo para los entretenimientos y divertimentos; mientras quienes se aproximan a la condición de adulto a través de la incursión en el mundo laboral, pierden parte de ese privilegio. En este sentido, los adolescentes de hasta quince años no relacionan tedio y ocupaciones que supongan algún tipo de obligación; y esto probablemente porque a esas edades no sienten el peso de la responsabilidad de las obligaciones. Algo que sí ocurre entre los chicos y chicas de edades superiores.

Los adolescentes perciben que la única posibilidad de diversión se va a dar en una situación eximida o relevada de cualquier tipo de obligación, es decir, dentro del ámbito ocupado por el tiempo libre. Por otra parte, referirse a la diversión significa acotar el significado del término a una de sus acepciones, la de esparcimiento; y en concreto reducirla a algunos de sus sinónimos, bien al binomio gusto y aficiones, bien a la más colorista asociación de términos como jolgorio, juerga o parranda.

No sabemos hasta qué punto identifican la diversión con gustos y aficiones, pues las salidas nocturnas -la actividad privilegiada de los adolescentes en sus preferencias de diversión-, forman parte de sus gustos y aficiones. Es revelador comprobar que quienes no participan de las salidas nocturnas (los de menor edad), identifican diversión con el desarrollo de sus aficiones o con algún tipo de actividades que les son gratas. Sin embargo, a partir de los quince años la fiesta -el jolgorio, la juerga- pasan a ser el centro de su idea y de su ideal de la diversión.

Los chicos y chicas diurnos señalan como actividades que les divierten algunas relacionadas con el ejercicio físico, como los deportes (fútbol, baloncesto, pelota) o patinar; ir al cine, ir de tiendas (la mayoría de veces sin ánimo, ni posibilidades, de comprar); los juegos de los recreativos (los de toda la vida como el futbolín, ping-pong y alguno más sofisticado); o simplemente pasear y conversar; sin olvidar las actividades que requieren de cierta premeditación en su diseño, como ir a parques de atracciones, excursiones o salidas al monte o a la playa (entre los chicos y chicas de más edad). A este respecto sería fácil señalar diferencias entre chicos y chicas: ellos parecen preferir los ejercicios físicos y los recreativos; ellas el cine, ir de compras simuladas y los paseos, respondiendo a cánones establecidos de género.

Estas serían  a grandes rasgos las principales actividades en las que se ocupan los adolescentes en su tiempo libre. Sin embargo, estas actividades no son las mismas cuando hablamos de los espacios de ocio, los lugares donde se desarrollan estas actividades, pues si atendemos a lo que ocurre los fines de semana y días festivos, encontramos que los lugares más frecuentados por los adolescentes (el 61,7%) son las calles y parques, seguidos de los bares, cafeterías o pubs a los que asisten el 53,1% y en tercer lugar un 27,1% frecuentan chamizos. Finalmente, un 18% ocupan su tiempo libre visitando los centros comerciales.

La casa, que en los días laborables era el lugar más frecuentado por los adolescentes (un 73,2%), en los días festivos se reduce al 15,3%; una reducción bastante significativa (más de 50 puntos). Existe pues una dualización en la utilización de los espacios en función del día de la semana. Lugares como otras casas, pueblos de origen y campo y naturaleza son frecuentados por el 16,4 %, 12,1% y 11,3 % de los adolescentes respectivamente. En menor medida, con porcentajes comprendidos entre el 9,7% y el 3,8%, los adolescentes pasan su tiempo libre en lugares como recreativos, polideportivos, locales de espectáculos culturales y cibertecas. Por último, el 5,1% de los adolescentes pasan su tiempo libre en los siguientes lugares: locales de espectáculos deportivos, colegios, clubs-asociaciones y talleres de formación.

Si atendemos al sexo de los adolescentes, los chicos frecuentan en mayor medida los chamizos, recreativos, el campo y la naturaleza; y las chicas los centros comerciales y los pueblos de origen de las familias. Y si atendemos a la edad, mientras que los parques y la calle disminuyen como lugares más frecuentados según aumenta ésta, con los bares, cafeterías y pubs ocurre justo lo contrario, pues a más edad más frecuencia en la asistencia a estos locales. Casi un 80% de los adolescentes de entre dieciocho y diecinueve años frecuentan los días festivos los bares, cafeterías y pubs, mientras que menos de un 17% de los adolescentes de entre doce y catorce años hacen uso de estos espacios. No obstante, pese a quedar en segundo lugar calles y parques, siguen siendo un espacio de vital importancia para los adolescentes de cualquier edad, seguido ya a distancia de chamizos y locales de uso exclusivo. Los recreativos, centros jóvenes, y cibertecas, según se puede observar en la tabla, se convierten en territorio casi exclusivo de los más jóvenes.

Sabemos que salir los fines de semana se convirtió desde los años ochenta en una ocasión de transgredir las normas familiares y la monotonía de la rutina (llegar tarde, beber, salir con los amigos, etc.). Estas actitudes transgresoras se interpretaban como la necesidad de abrir vías de fuga y evasión que permitieran soportar la frustración que resultaba de una situación acomodaticia y fundamentalmente como la forma de construir identidad de grupo y, a partir de ella, la propia identidad individual. Hoy día, los adolescentes, sobre todo los de más edad, dedican las noches del fin de semana (especialmente algunos viernes y los sábados) al ocio nocturno. Salir de noche se convierte en una especie de rito obligatorio. Palabras clave como bares, noche, beber y fin de semana aparecen en casi todos los discursos de los adolescentes al preguntarles por el significado de salir de marcha. De este modo, salir de marcha tiene para los adolescentes las siguientes premisas: salir noches de fin de semana y consumir bebidas alcohólicas.

Tal y como afirman Pallarés y Cembranos (2001), la noche, especialmente la del fin de semana, se convierte en un espacio abierto pero ambiguo de experimentación de formas de sociabilidad, que permite a la juventud salir del “atolladero” en que se encuentra por el alargamiento de su dependencia de los adultos. Podrían plantear el conflicto en otros términos y/o otros ámbitos, pero debido a toda una serie de circunstancias, “la marcha” es el lugar preferido para escenificar las diferencias generacionales en el acceso a espacios de participación y poder. A pesar de ello, la ocupación de espacios públicos y privados permite a los y las jóvenes imponer (aunque sólo sea en la noche) sus propias leyes en dichos espacios, al hacerlos suyos y experimentar cuotas de poder y relevancia siempre y cuando (o para que) no reclamen otras. Y es que la diversión de los adolescentes lleva implícita la realización de sus aficiones declaradas y la satisfacción de sus gustos, entre los que se constatan ir de fiesta o ir de marcha. Son sobre todo los adolescentes de más de quince años quienes destacan en sus relatos, de modo enfatizado o en alusiones, el ir de marcha o salir de marcha como experiencia de diversión.

¿Qué entienden los adolescentes por salir o ir de marcha? O mejor aún, ¿en qué consiste la actividad relatada como preferida, por los chicos y chicas, en su experiencia de la diversión? Esa actividad a la que ellos no siempre se refieren como salir de marcha o ir de marcha, pero no obstante, identifican claramente asociada a una serie de componentes. A juzgar por lo que ellos nos transmiten, uno de los rasgos definitorios de la práctica de la diversión de los adolescentes habría que buscarlo en la restricción del ámbito de diversión a la participación de un solo tipo de gente: ellos mismos. De este modo los adolescentes intentan separarse, alejarse de los ámbitos de diversión de los adultos. Es como si los adolescentes creyesen que sólo entre los miembros de su propia generación pueden sentirse a gusto.

La mayor parte de los adolescentes utilizan el tiempo libre que pueden pasar fuera del hogar para estar con los amigos, o los compañeros del equipo, o los colegas del barrio y sobre todo los fines de semana. Estos encuentros se desarrollan siguiendo un plan de alejamiento del ámbito del ocio adulto; modelo de ocio que, por otra parte, ellos consideran bastante alejado del suyo. Y, sin embargo, los hábitos de salidas de estos chicos y chicas responden a la cultura dominante, la de sus propios padres. Son los adultos occidentales quienes, sobre todo a partir de mediados del siglo XX, habrían extendido un modelo de ocio nocturno que descansa en el alcohol. Además, no hace falta que estos chicos y chicas se remitan a personas de cierta edad para apreciar diferencias en cuanto al disfrute del tiempo libre y a los espacios frecuentados; los adolescentes llegan a establecer diferencias con otros jóvenes apenas unos años (cuatro años), mayores que ellos. Además, a la hora de salvaguardar sus espacios de diversión frente a los adultos, se muestran bastante tajantes.

La pretendida y buscada separación del mundo adulto se manifiesta claramente en otros dos componentes del salir de marcha, como son la nocturnidad y los espacios de la fiesta. La nocturnidad es un hecho contrastado que incluso entre los más jóvenes y aquellos que apenas han comenzado a salir con sus amigos está muy presente. Ahí se encuentra la diferencia que supone cruzar la frontera de la edad, sus salidas del lado de la noche. Así, los adolescentes que no salen por la noche, aunque sí salen por la tarde hasta cierta hora, en ningún caso identifican estas salidas con salir de marcha.  Tampoco entre quienes tienen la posibilidad de salir por la noche, a todo tipo de salidas le denominan ir de marcha. Sólo se sale o se va de marcha a partir de unas determinadas horas; quizás, cuando los espacios de diversión de su elección están a su entera y exclusiva disposición.

Casi el 86% de los adolescentes salen alguna vez con sus amigos por la noche (más tarde de las 22:00 horas). Apenas hay diferencias entre los sexos, pues el 88% de los chicos y el 83,2% de las chicas salen alguna vez con sus amigos por las noches. Pero si el sexo no es significativo para que los adolescentes salgan por la noche o no, la edad sí lo es. A medida que aumenta la edad aumenta el porcentaje de adolescentes que salen por las noches. A partir de los quince años y hasta los diecinueve, por cada tramo de edad, más del 95% de los adolescentes salen con sus amigos por las noches. En cuanto a la ocupación o actividad principal de los adolescentes, el 84,1% de los que estudian y el 95,6% de los que trabajan salen alguna vez por las noches. Parece que existe una cierta dependencia (pese a que no es muy significativa) entre las variables salir por ahí y trabajar. No ocurre lo mismo en la relación de dependencia entre las variables consumo de alcohol (adolescentes que han consumido en alguna ocasión una bebida alcohólica) y salir por ahí, que sí es una relación significativa. De los adolescentes que  consumen alcohol, el 86,2% sale por las noches y el 20,3% no lo hace. De los adolescentes que no consumen, el 13,7% sale por las noches y el 79,6% no sale.

Estar con los amigos es sin duda el motivo al que los adolescentes le otorgan más importancia a la hora de salir por ahí. Casi la totalidad considera este motivo como mucho o bastante importante y se corresponde con la necesidad de pertenencia a un grupo o cuadrilla. Otra de las razones que empujan a los adolescentes a salir por ahí, es escapar de la rutina. Más del 40% señalan este motivo como bastante importante, y más del 30% lo considera como muy importante. Son rutinas aquellas que se derivan de las obligaciones, sean estas los estudios o las actividades domésticas, porque las rutinas propias de la repetición de actos durante la ocupación del tiempo de ocio no se consideran tales (véase escuchar música y bailar, considerados igualmente motivos bastante o muy importantes a la hora de salir por ahí). En el otro extremo está el ligar, beber alcohol, escapar del control familiar o imitar a los de su edad (porque todos los de la edad salen), que son considerados motivos poco o nada importantes a la hora de salir (por encima del 50% de los adolescentes, salvo ligar que llega al 45%).

Al analizar las medias para el conjunto de los encuestados, podemos extraer conclusiones muy parecidas, donde estar con los amigos y escapar de la rutina son los dos motivos más importantes del conjunto de motivos que se suponen organizan sus salidas nocturnas. Del mismo modo obtenemos que el motivo más importante por el que los adolescentes salen de noche es para estar con los amigos, tanto si analizamos las medias filtrando por sexo, como por edad o por tamaño del municipio. Estar con los amigos es el principio que nueve a los adolescentes en cualquier circunstancia y lugar para salir por ahí por la noche. Por sexo se mantiene como segundo motivo, tanto para chicos como para chicas, el escapar de la rutina. El tercer motivo más importante para los chicos es, sin embargo, que se aburren en casa, mientras para las chicas es bailar.

Cuando atendemos las diferentes edades observamos que los más jóvenes (12-14 años) valoran en segundo lugar de importancia el aburrimiento, mientras que tanto los del grupo de edad de 15 a 17 como los del grupo de 18 a 19 años puntúan como bastante importante escapar de la rutina. Es decir, cuando se inician en la adolescencia piensan en salir para no aburrirse en casa, y conforme aumenta su edad salen para escapar de las rutinas provocadas por las obligaciones diarias.

Por último teniendo en cuenta el tamaño del hábitat, los jóvenes que habitan en localidades grandes (más de dos mil habitantes) encuentran como motivos más importantes y principales para salir, el estar con los amigos y escapar de la rutina. Por su parte, en las localidades de menos de dos mil habitantes adquiere mayor peso (por supuesto, después de estar con los amigos, que sigue siendo el motivo principal para todo tipo de adolescentes sin importar el tipo de hábitat) aburrirse en casa (localidades de 500-2000) o escuchar música (localidades de menos de 500 habitantes). Entendemos que en las localidades más pequeñas, las posibilidades de asistir a un concierto de música en directo, o a un discobar o discoteca son nulas y, por tanto, escuchar música se convierte en el motivo más importante tras el de salir con los amigos.

Los adolescentes tienen una hora para salir (las primeras horas de la tarde-noche), y una ruta ritual siguiendo comportamientos similares porque el propósito último es relacionarse con los pares, los iguales, con quienes se identifican. Salen siempre en horarios nocturnos porque encuentran la independencia necesaria frente al mundo de los adultos.

Este comportamiento ha sido observado igualmente por varios autores que señalan la falta de vivienda propia como una de las causas por las que los jóvenes desarrollan otras estrategias espacio-temporales en su relación con la ciudad. En este sentido, la adopción de horarios peculiares diferentes al resto de la población les permite el uso en exclusiva de espacios comunes en su propia franja horaria. Este comportamiento es, en cierta manera, tolerado e incluso promovido por la sociedad. Los chicos que no salen de noche resultan raros e incómodos incluso para los padres. Los jóvenes se transforman el fin de semana buscando una identidad diferente a la que poseen el resto de la semana, buscando romper las rutinas y las normas. Sin embargo, en este afán (en ocasiones compulsivo) por buscar el descontrol y la ruptura de límites, llegan a escenificar nuevas rutinas, nuevas normas, nuevas obligaciones.

Algunos autores llegan incluso a afirmar que se dan situaciones paradójicas en las que los jóvenes deben obedecer entre semana, y obedecer desobedeciendo el fin de semana. Reciben permanentemente este doble mensaje desde la sociedad: entre semana deben cumplir todas las normas, esforzarse, ser competitivos; mientras que el fin de semana se tolera, se promueve, se espera de ellos que sean rebeldes, hedonistas, desobedientes. Siguiendo la lógica de este autor, los jóvenes obedecen en ambos casos.

Nosotros decimos que en el tiempo libre pueden romper las rutinas del tiempo ocupado, pues de lo contrario la liberación de esas mismas rutinas conducen a la pérdida de la seguridad que aportan. El tiempo libre y el ocio del que se disfruta implican enfrentarse a ciertos riesgos. Esta realidad y la tendencia a la dualización radical entre tiempo libre y tiempo ocupado, es la que determina la concentración en el tiempo libre de los riesgos relacionados con la conducción de vehículos, el consumo de alcohol y drogas, la violencia, etc. Los adolescentes de menor edad no salen de marcha, pues emplean su tiempo de ocio en estar con los amigos en parques, recreativos y centros jóvenes. En algunos casos sabemos que comienzan a frecuentar bares o cafeterías, y es en las edades intermedias cuando ya es frecuente el uso de chamizos o cuartos.

También el deporte es una actividad a la que los adolescentes dedican parte importante de su tiempo. Los fines de semana tienen lugar los partidos y las concentraciones deportivas. En menor medida, dedican algo de su tiempo libre a estudiar, al desarrollo de tareas domésticas y en apoyo de actividades productivas familiares. Así pues, no todo el tiempo del fin de semana es un tiempo liberado de obligaciones.

Los consumos de alcohol que se producen fuera del ámbito doméstico se producen inicialmente y entre los adolescentes de menor edad, a consecuencia de celebraciones entre iguales (cumpleaños), fiestas locales y/o de pueblos próximos. En todos los casos aparece paulatinamente una aproximación hacia la pauta generalizada de consumo seguida por los adolescentes de más edad (más frecuente, generalmente cada fin de semana). A veces, esta imitación progresiva se produce enfrentando las contradicciones del propio joven. Incluso muchas de las pautas podríamos definirlas como rituales de paso hacia una edad superior. Según se incrementa la edad de los consumidores de alcohol, las diferentes variables que conforman y asocian con el contexto de consumo se operativizan mucho más, llegando a diferenciar claramente entre lo que denominan salir, que hace referencia en general a un horario diurno, a los días entre semana (es decir, lunes, martes, miércoles o jueves, no suele incluir el viernes y, desde luego, excluye el sábado y el domingo). Son salidas que se realizan con los amigos para desarrollar un número variable de actividades (charlar, pasear, ir de compras, etc.), entre las que pueden aparecer consumos (ir a los bares), si bien tanto la cantidad de alcohol consumida como el tiempo dedicado a ello es menor. Además, con dichos consumos no se busca específicamente la modificación del estado de ánimo o el punto, como sí aparece en lo que denominan salir de marcha.

El incremento en el consumo de drogas en las salidas de marcha de fin de semana, tiene para algunos autores su explicación en una serie de factores, como el número de días que tiene el fin de semana (desde dos hasta cuatro días); el tener como objetivo estar toda la noche fuera sistemáticamente (para toda la noche), y finalmente en una movilidad prácticamente compulsiva, una especie de maratón en el que hay que ir de garito en garito.

Respecto al término salir de marcha, podemos observar diferencias respecto a salir en la estructuración de momentos, días, horas y ruta, que está muy definida por y para el grupo de referencia. Así encontramos que:

  • Momento en el que se produce o al que refieren: son los fines de semana.
  • Horarios: extensos y siempre durante la noche. Por la tarde, con el incremento de edad, se produce una internalización mayor en la noche, llegando en algunos casos hasta la madrugada o inicio del día siguiente.
  • Días concretos: la principal referencia es el sábado por la noche. El viernes, generalmente lo refieren como más tranquilo, o como día de salir, mientras el domingo suelen dedicarse a descansar, recuperarse de la noche anterior y comentar lo vivido el sábado (como parte del ritual del fin de semana).

Por tanto, la expresión con la que se refieren o denominan al hecho objetivo y al momento es salir de marcha, independientemente de que se refieran a hacer botellón, ir de bares y/o discobares, o todo ello en alternancia. Para otros días de la semana, horarios del día, objetivo de la salida, etc., únicamente se refieren como salir.

Un 87,8% de los adolescentes que salen por las noches lo hacen los fines de semana y los días festivos. Residualmente, un 11,3% salen, además de los fines de semana, los días laborables. Si atendemos a las diferencias de género, el 83,8 % de los chicos y el 91,7% de las chicas que salen, lo hacen como media únicamente los fines de semana y días festivos. Es decir, son más los chicos (15,5%) que salen fines de semana y entre semana que las chicas (6,96%). Si ahora apreciamos las diferencias por edad, a partir de los dieciséis años y por cada grupo de edad hay un porcentaje reseñable de adolescentes que salen además de los fines de semana y festivos, los días laborables. El 9,8% de los adolescentes de dieciséis años salen por la noche los fines de semana y entre semana. Porcentaje que sube al 11,8% y al 11,7% entre los de diecisiete y dieciocho años respectivamente, y que se dispara hasta el 31,1% entre los de diecinueve años. Es decir, se confirma que a más edad del adolescente sale más, al sumar a la tradicional salida de los fines de semana las salidas entre semana, es decir, los días laborables.

En cuanto a las diferencias según actividad u ocupación principal, podemos señalar que el 92,7% de los estudiantes y el 56,8% de los trabajadores salen de media únicamente los fines de semana. El 6,1% de los estudiantes y el 43,1% de los adolescentes que trabajan salen tanto los fines de semana y festivos como los días laborables. Existe, por tanto, una relación de dependencia entre los días de la semana que los adolescentes salen por ahí con sus amigos y por la noche, y la ocupación principal que desarrollan. Mientras que los estudiantes salen principalmente los días festivos y fines de semana, los trabajadores salen en parecida proporción tanto los fines de semana y festivos como los días laborables.

Respecto a la existencia de dependencia entre las variables de consumo de alcohol y frecuencia en las salidas nocturnas, podemos extraer las siguientes conclusiones. El 100% de los que salen entre semana y casi todos los adolescentes que salen los fines de semana y entre semana han consumido en alguna ocasión bebidas alcohólicas, mientras que alrededor de un 15% de los que salen sólo los “fines de semana y festivos” no han consumido nunca bebidas alcohólicas. Casi el 60% de los adolescentes que salen por las noches, lo hacen todos los fines de semana, mientras que el 5% sale menos de un fin de semana al mes. Por sexos, el 63,1% de los chicos y el 54,4% de las chicas que salen las noches del fin de semana, lo hacen todos los fines de semana.

En cuanto a número de fines de semana que salen al mes son los adolescentes de menor edad (12 y 13 años), los que en un porcentaje mayor salen menos de un fin de semana al mes (35,7% y 25% respectivamente). Esto es indicativo de que las salidas nocturnas de los más adolescentes presentan un carácter ocasional. Los de más edad, es decir, los adolescentes de 14, 15, 16, 17, 18 y 19 años, salen, en una proporción superior a la mitad de los mismos, todos los fines de semana.

Si nos fijamos en la ocupación principal que desarrollan los adolescentes el 13% de los estudiantes salen entre uno y menos de un fin de semana al mes. Este porcentaje se reduce aún más (al 2,2%), cuando hablamos de adolescentes trabajadores. En correspondencia, el porcentaje de adolescentes que salen todos los fines de semana es inferior si son estudiantes (58,1%), que si son trabajadores (63,6%). Haciendo un análisis por medias, nos reafirmamos en la hipótesis de que los trabajadores salen con mayor frecuencia que los estudiantes, aunque la diferencia no es muy grande. La media de fines de semana que los trabajadores salen al mes es de 3,48 mientras que la de los estudiantes es de 3,15.

En cuanto a consumo de alcohol y su relación con salir los fines de semana, hay una dependencia entre las dos variables, pudiendo concluir que a medida que aumentan la frecuencia de las salidas, aumenta el porcentaje de adolescentes que dicen haber consumido en algún momento alguna bebida alcohólica. Cuantos más noches de fines de semana se sale, mayor es el número de adolescentes que asegura consumir alcohol. Existe pues una dependencia entre la frecuencia en las salidas nocturnas y la frecuencia con la que los adolescentes consumen alcohol, con lo que podríamos corroborar la hipótesis que nos planteamos al inicio de la investigación: “A mayor frecuencia de salidas nocturnas, mayor consumo”.

Los lugares de marcha y de reunión y consumo de alcohol de los adolescentes evidencian costumbres distintas entre los sujetos  residentes en la capital de provincia o fuera de ella. En las zonas rurales los grupos de amigos cuentan con los llamados “cuartos” o “chamizos” como espacio principal para encontrar y estar con los amigos, independientemente de la edad y el sexo. Sin embargo entre los grupos de amigos residentes en la capital esta costumbre sólo aparece, y no significativamente, en las fiestas de San Mateo (septiembre). En la capital, parece que el tiempo que los sujetos destinan al consumo de alcohol en compañía de los amigos se sucede en parques y bares de la ciudad. Así, el fenómeno del botellón se sucede en los parques, y en horario de tarde o al principio de la noche. Por otro lado, los bares son propios de un horario más tardío. El objeto de salir y divertirse, es conocer o coincidir con otros iguales de los diferentes colegios. Y el modo es frecuentar los mismos lugares (zonas), seleccionando los locales (bares), o incluso los bancos del parque en un determinado orden (rutas y tiempos o ritmos de movimiento dentro de las zonas), cumpliendo y pautando unos momentos de llegada y salida de los mismos (horarios), favoreciendo la coincidencia con los pares.

En cuanto a la edad, si hubiera que intentar clasificar los espacios y tiempos, parece que el segmento más joven es más asiduo a los parques (seguramente por razones de horario), mientras que  el segmento de más edad parece ir abandonando la costumbre del botellón en parques y decantarse por beber en los bares de la “zona”. Las zonas donde se relacionan o coinciden dependen del día de la semana y de la hora de la noche en que se encuentren. Con carácter general, diferencian los sábados del resto de los días. Diferencian las primeras horas del sábado, donde el lugar de referencia suele ser los parques y zonas abiertas de, según avanza el horario en la noche, otras zonas donde acuden a bares o discobares. En las zonas rurales y en función de la menor edad de los entrevistados, los lugares de referencia para relacionarse suelen ser los cuartos o chamizos, que son lonjas o locales acondicionados por ellos mismos que, a veces con la idea de utilización para las fiestas locales y otras prolongando su mantenimiento para todo el año, utilizan como lugar de reunión, relación, conocimiento, y para divertirse y beber. En ocasiones son cuestiones tan sencillas como la disponibilidad económica las que incitan a disponer de estos locales para ahorrarse un dinerillo, pero no todos los padres están de acuerdo en el uso y disfrute de estos lugares que atraen tanto a los adolescentes

Estos locales son referencias más utilizadas por los adolescentes del medio rural que las propias salidas a otros lugares próximos en localidades adyacentes. Para los adolescentes de menos edad, la necesidad de desplazarse a los pueblos se ve mediatizada por la imposibilidad de conducir (tener carnet y disponibilidad de coche), y contar con la disposición (generalmente de los padres) para poder acudir a otros pueblos en fiestas. Por contraste, en las zonas urbanas las posibilidades son mayores tanto en la oferta de localizaciones (chamizos, bares, botellón, discobares, discotecas…) como en la capacidad de acceder a ellas directamente (caminando, autobús, taxi, moto, etc.). Algunos adolescentes no desaprovechan la ocasión que se les presenta en ausencia de los padres y recurren a su propia casa como lugar de diversión. Los adolescentes prefieren disfrutar de su tiempo libre en aquellos espacios liberados de los mayores, espacios en los que desarrollar su propia identidad y construir sus códigos y lenguajes. En definitiva, para desarrollar sus actividades de ocio prefieren el exterior al hogar familiar.

En este punto, podríamos unir la elección de estos espacios a otra de las características del salir de marcha: lo repetitivo de las conductas de los jóvenes hasta convertirse en costumbres y llegar a lo rutinario, al menos para los que (ya) no estamos inmersos en esa experiencia de la diversión y, también para ellos, según manifiestan algunos de los entrevistados.

En sus salidas nocturnas, los chicos y chicas relatan seguir unas pautas, no se sabe muy bien en base a qué, que les llevan a quedar siempre en un mismo sitio, frecuentar los mismos lugares, siguiendo incluso un itinerario imaginariamente marcado por ellos mismos en su reiteración.

Pero también, y muy importante, estos adolescentes establecen sus rutinas en relación o con referencia a los grupos de su edad. Hay que transitar la noche, asomarse a todos los escaparates, a todos los grupos donde se conoce y se es conocido, dejarse ver. La última de las características del salir de marcha es la reiteración o reincidencia en este tipo de salidas; algo habitual a partir de una determinada edad, y fehaciente en las noches de los fines de semana. La respuesta a la pregunta de cuándo se sale de marcha, es siempre los fines de semana; todos los fines de semana. Salvo algunas excepciones achacables a la circunstancia de los exámenes que, es justo reconocer, están bastante presentes en la disposición de sus salidas. Otros dos ingredientes, si no imprescindibles sí por lo menos buenos compañeros en las salidas de marcha, son el alcohol y la música, como se desprende de las asociaciones que los propios chicos y chicas hace del salir de marcha con beber y bailar.

Salir de marcha es algo que los jóvenes hacen a partir de una determinada edad, diríamos que los quince años. Primero de una manera esporádica y con el tiempo de manera habitual, reincidiendo en las salidas sobre todo de fin de semana; que implica nocturnidad (salir más tarde de las diez de la noche), y desarrollarse en unos espacios de disfrute exclusivo alejados de los ámbitos del ocio adulto; y que lleva aparejado, además, el establecimiento tácito, con origen en el comportamiento del grupo extenso, de ciertas pautas o rutinas en la forma de divertirse, con dos ingredientes básicos de estas salidas: el alcohol -beber- y la música -bailar-.

Entonces, salir de marcha ¿es un gusto, una afición, o se trataría de un convencionalismo social intra-jóvenes? Una de las pistas que podemos considerar es la coletilla de todo el mundo lo hace. Los adolescentes han establecido un criterio de normalidad para sus comportamientos, muy sensible a los hábitos del grupo extenso de los de su edad. Cada joven dentro de su grupo acepta este comportamiento como evidente. Salen de marcha porque eso es lo que se hace entre los de su edad. Estaríamos ante una forma, una seña de identidad, reconocible sobre todo entre el grupo de iguales. En este punto, nos hacemos dos preguntas. Una es si los adolescentes y jóvenes ven alguna alternativa, algún sustitutivo al tipo de salidas descritas, en su búsqueda de diversión. Por sus comentarios parece que no. Y la segunda pregunta es acerca de cuál es el motivo de estos jóvenes para salir de marcha y la respuesta cierra el círculo, pues se divierten saliendo de marcha y salen de marcha para divertirse.

Los adolescentes han establecido un criterio de normalidad para sus salidas de marcha, basado en los comportamientos del grupo extenso: salen  de marcha porque eso es lo que se hace entre los de su edad y no ven sustitutivo alguno a este modelo de diversión. En las ciudades todo lo referente a la salida de marcha para los jóvenes está claramente estructurado y, pese a que ya lo hemos anticipado, se puede resumir de este modo. Primero, las zonas de relación de los jóvenes están claramente delimitadas y conocidas por el grupo de iguales. Las zonas donde se relacionan o coinciden dependen del día de la semana y de la hora de la noche en que se encuentren. Con carácter general, diferencian los sábados del resto de los días, diferencian la primera hora del sábado donde el lugar de referencia suele ser los parques y las zonas abiertas, trasladándose a otras zonas donde acuden a bares o discobares según avanza el horario en la noche. Igual ocurre con los lugares y locales que componen las rutas.

Segundo, los horarios de referencia de entrada y salida a las zonas o espacios de marcha marcan el ritmo, llegando a desarrollar conductas de espera o ajuste antes del inicio del deambular por los lugares marcados para la noche. Igualmente hacen referencia a permanecer hasta determinada hora en los parques, o no pasar a la zona siguiente hasta cumplir determinado horario, con el fin de coincidir con los grupos o personas de su interés, que igualmente ajustan su conducta a dichas pautas horarias no escritas pero por todos conocidas.

Un 53% de los adolescentes que salen por la noche se trasladan a otra localidad para seguir divirtiéndose, si bien de entre estos, casi un 40% sólo lo hace algunas veces. Hay que entender que salvo la capital y las cabeceras de comarca son pocas las localidades que ofrecen un abanico amplio de posibilidades para que los adolescentes encuentren todo aquello que se supone fundamental para salir por ahí por las noches, como son los amigos, huir de las rutinas y no aburrirse en casa, escuchar música y bailar. En este sentido, la opción que se plantea a la mitad de los adolescentes es salir de la localidad de residencia y trasladarse a otra u otras localidades. Las diferencias entre adolescentes según su sexo no son significativas a la hora de explicar la frecuencia con la que se trasladan a otra localidad. Los porcentajes de chicos y chicas en todas las categorías son muy similares. En cambio si consideramos las diferencias por edad, a medida que aumenta ésta, aumenta la frecuencia de las salidas nocturnas fuera de la localidad de residencia.

También, a medida que disminuye el tamaño del municipio de residencia aumentan las frecuencias de salidas nocturnas fuera del municipio. En los municipios más pequeños (menos de 500 habitantes) el 83% de los adolescentes salen por las noches y se dirigen a otra localidad, y un 50% lo hacen siempre, es decir, han adquirido la costumbre de desplazarse de su pequeña localidad a otras con el fin de divertirse. En Logroño, municipio  de más de cien mil habitantes, el porcentaje de adolescentes que salen en alguna ocasión fuera de la ciudad se reduce al 39%. Son, por tanto, los adolescentes más afortunados, pues encuentran los principales motivos para salir en su propio entorno.

La principal razón por la que los adolescentes se trasladan de su localidad en las salidas nocturnas, son las fiestas de otras localidades. Más del 40% de los adolescentes se van a otras localidades para participar de sus fiestas y de este modo continúan una actividad tradicional que consiste en la participación en aquellos actos festivos de las localidades de su entorno, pese a que la ocupación de su tiempo libre se determine en función de los grupos de pertenencia o de adscripción con los que se desplaza, o por los que se desplaza a otras localidades. El resto de motivos que los adolescentes tienen para salir de su localidad, y en porcentajes no muy distantes entre sí, son por orden de importancia, la búsqueda de más oferta de ocio, la falta de oferta que hay en su propia localidad y simplemente por cambiar, o porque los amigos o la pareja son de otra localidad o están fuera. Al hacer el análisis por sexo o por edad no se observan resultados destacables, pues el porcentaje más alto sigue estando en la categoría “Fiestas de otras localidades”, si bien es verdad que conforme aumenta la edad de los adolescentes este motivo para desplazarse a otras localidades pasa del 66,70% (12-14 años), al 81,30% (18-19 años).

Si atendemos a la tipología de hábitat, observamos que en todo tipo de localidades el principal motivo para desplazarse a otro lugar es por ir de fiestas (ir a los pueblos que están en fiestas). Sin embargo se observan diferencias cuando nos preguntamos por el segundo motivo, pues en las localidades de más de diez mil habitantes y en la capital, los adolescentes entienden como segundo motivo más importante para desplazarse a otra localidad la necesidad de cambiar de sitio, mientras que en las localidades menores de diez mil habitantes los adolescentes arguyen que van a otras localidades porque no hay ofertas suficientes en la suya.

Más de la mitad de los adolescentes (el 63,3%), regresan a sus casas andando, teniendo en cuenta que las distancias en la ciudad de Logroño no son excesivas y los desplazamientos a pie desde los lugares de reunión de los adolescentes hasta sus domicilios familiares no suponen grandes recorridos. También son numerosos los adolescentes que utilizan los coches de sus amigos (32,6%), generalmente los que se desplazan a otras localidades; y, sin embargo (seguramente por la edad), muy pocos son los que regresan conduciendo un vehículo. Igualmente llama poderosamente la atención el considerable número de adolescentes que regresan con sus padres, así como los que utilizan el transporte público y los taxis. Haciendo la observación según el sexo de los adolescentes, en general podemos decir que los porcentajes son similares, si bien el porcentaje de chicas que vuelven  a sus casas a pie (71,8%) es más alto que el de los chicos (60,9%); mientras que el propio coche y la moto son medios de transporte más utilizados por los chicos. En cuestión de conducir vehículos, las chicas usan más a menudo que los chicos la modalidad de a turnos para regresar a casa. En cuanto a las edades, los más pequeños regresan a casa principalmente a pie  o con sus padres,  mientras que para los adolescentes de quince a diecisiete años, aunque se mantienen por orden de importancia las modalidades a pie y con los padres, cobra relevancia el coche de los amigos.  Los más mayores (18-19 años), vuelven a casa a pie (57,7%), casi en la misma proporción que en coche conducido por los amigos (54,8%). Respecto al tipo de hábitat, a medida que disminuye el tamaño del municipio, los adolescentes se trasladan en menor medida a pie y van utilizando más el resto de modalidades propuestas, principalmente el coche conducido por los amigos.  En los municipios con menos de dos mil habitantes, gran parte de los adolescentes regresan a casa con los padres.

La gran importancia de las salidas y con ellas los consumos (a veces de forma más importante y significativa que los lugares, la música, el horario, la disponibilidad económica, los traslados), es la compañía. Por encima de todas las demás variables, el elemento primordial para los adolescentes a la hora de salir y consumir es el hacerlo en compañía de los amigos. Otras veces los consumos se asocian con los compañeros de clase, en las cenas de curso, cumpleaños, festividades del colegio, viajes de estudios, etc. Salir es principalmente divertirse, coincidir con los amigos, sentirse mayores, ligar, conocer o coincidir con iguales y afines (compañeros de clase, alumnos de otros colegios). La familia y los amigos constituyen con el mismo porcentaje (44%) la principal compañía de los adolescentes en su tiempo libre los días laborables. Estar con la pareja y solos, les siguen en importancia con un 16,4% y un 11.4% respectivamente. Según el sexo de los entrevistados, la mayor diferencia la encontramos en los porcentajes relativos a los amigos. Hay un porcentaje visiblemente mayor entre los chicos (más de doce puntos porcentuales) que dicen pasar la mayor parte de su tiempo con sus amigos, que entre las chicas que pasan en mayor proporción el tiempo con sus compañeros y su pareja. Hay una considerable y a la vez predecible pérdida de importancia de la familia, según aumenta la edad de los jóvenes y, por el contrario, un progresivo aumento de los amigos y la pareja como principal compañía, conforme los adolescentes tienen más edad.

Las cuadrillas de los adolescentes, en cuanto al número de sus componentes, son por lo general muy numerosas. El 68,8% de las cuadrillas de adolescentes las componen entre seis y quince personas. Como media están compuestas por once personas, y el valor que más se repite (la moda) es ocho. La composición cuando hablamos de cuadrillas integradas por adolescentes de un mismo sexo no muestra grandes diferencias, pues la media entre los chicos es de 11,84 componentes y la media de las cuadrillas de chicas es de 10,96 componentes. Ahora bien, las cuadrillas de adolescentes son principalmente de carácter mixto (52,6%), más que cuadrillas de adolescentes del mismo sexo (47,4%). Generalmente son del mismo sexo las cuadrillas de iniciación a la adolescencia (12-14 años), pasan a ser de carácter más bien mixto (50,3%) entre los adolescentes de quince a diecisiete años, y son definitivamente de carácter mixto (67%) las cuadrillas de adolescentes en tránsito a la juventud (18-19 años).Tampoco aparecen grandes diferencias en la composición de las cuadrillas según el tipo de hábitat, pues si en la capital están compuestas por una media de diez personas, en el resto de localidades la composición oscila entre once y catorce componentes. Menos llamativas son las diferencias en la composición de las cuadrillas según el grupo de edad pues apenas varía en un solo adolescente según aumenta la edad de las cuadrillas.

Sí que hemos encontrado algo de significación en el dato de la edad de los integrantes de una cuadrilla de adolescentes. En general, los integrantes de las cuadrillas son de edad similar (41,8%), o con una diferencia mínima de dos o tres años a lo sumo (31,3%); sin embargo, no deja de ser importante el porcentaje de cuadrillas con jóvenes cuya diferencia de edades llega a ser de cuatro o más años (26.9%). La media en cuanto a la diferencia de edad entre el mayor y el menor de los componentes de las cuadrillas se sitúa en 2,63 años, si bien hay mucha dispersión entre los valores, y por lo tanto la media no es representativa. Las chicas se encuentran más a menudo que los chicos en cuadrillas donde las diferencias de edad son mayores. También encontramos una dependencia con la variable edad, e incluso con una fuerza mayor que cuando la cruzamos por sexo, pues cuando son de más edad los adolescentes, también se agrandan las diferencias de edad que hay entre el mayor y el menor de la cuadrilla. Probablemente, las diferencias de edad van perdiendo importancia según se va produciendo el cambio de la adolescencia a la juventud.

En cuanto al sentimiento de integración en las cuadrillas, casi todos los adolescentes se encuentran muy integrados (63,1%) o bastante integrados (34%) en sus cuadrillas. Esto es posible porque el entorno social, los amigos, la pandilla o el grupo, tienen una posición privilegiada como elementos fundamentales para la diversión.  Los amigos, a todas luces, son un importante componente de la diversión de los adolescentes. Son quienes alcanzan más importancia en la adolescencia; se hacen imprescindibles. Una característica de esta etapa de desarrollo es la contradictoria búsqueda de independencia y el sometimiento a la dependencia funcional de la familia. Desde un punto de vista emocional significa un alejamiento progresivo de los padres y de la familia, que hasta el momento ha sido su punto de apoyo; porque los adolescentes entienden que necesitan a otros, que son el grupo o la pandilla de amigos. Todos, sin excepción, hacían referencia a los amigos al hablar de los momentos de diversión. Incluso hay quienes este requerimiento lo llevan al extremo, y señalan estar con amigos como condición suficiente para la diversión.

La actividad estrella cuando se sale con los amigos por la noche (casi el 60% de los adolescentes riojanos), es ir de bares y pubs. Ir a tomar algo por ahí es la expresión más usual cuando se pregunta a un adolescente, pero ira tomar algo es principalmente ir a beber e ir en compañía de amigos y/o pareja. La otra actividad que mueve a casi la mitad (45,5%) de los adolescentes en las noches de los fines de semana es ir de cena con los amigos. Podríamos decir que estas son las dos actividades estrella o principales que mueven al mayor número de adolescentes, desde los doce hasta los diecinueve años. Un número menos numeroso pero igualmente importante (entre el 25% y el 31%) frecuentan discotecas, chamizos, van a fiestas o de botellón, donde posiblemente ejercitan las dos actividades estrella antedichas, tomar algo, beber y cenar, aunque también escuchar música, bailar, hablar, reír, y como siempre con los amigos y/o la pareja. Menos habitual, pero también reseñable, es ir a casa de los amigos, acudir a conciertos, ir al cine o pasear (11% al 17%).

Con la pareja, las actividades más habituales son ir al cine y a cenar (más de la mitad de los adolescentes). Sigue siendo importante la cifra de adolescentes que se mueven por los bares y pubs con sus parejas (casi el 50%), y ya en menor medida pasear (27,9% realizan esa actividad con sus novios/as frente a sólo un 11,3% que lo hacen con sus amigos/as). Claro está que sólo el 30,4% de los adolescentes declaran tener pareja mientras que el 69,6% no tienen pareja oficial.

Si atendemos a las diferencias existentes según el sexo, los chicos realizan con sus amigos en un porcentaje superior a las chicas las siguientes actividades: ir a bares y pubs, ir a fiestas y estar en chamizos, mientras que las chicas superan a los chicos en doce puntos porcentuales en la actividad de ir a cenar con los amigos. Respecto a los adolescentes que salen con la pareja, el porcentaje de chicas que van con la suya al cine (63%) y a cenar (62%), es muy superior al de los chicos (10% y 38% respectivamente); sin embargo,  son más los chicos (33%) que dicen pasear con su pareja que las chicas (25%). Por grupos de edad, los más jóvenes (12-14 años) principalmente salen de cena con sus amigos o van al chamizo, y de manera secundaria van a casas de los amigos o salen a pasear con ellos. A medida que avanza la edad (15-17 años), cambian sus preferencias, pues salen principalmente con sus amigos por los bares y pubs o a cenar y a bailar, y secundariamente van a los chamizos o de botellón y/o a fiestas de otras localidades. Entre los de más edad (18-19 años) aumenta su actividad de salir por bares y pubs y secundariamente salen a cenar o de botellón. En relación a las actividades que realizan los adolescentes cuando salen por la noche con la pareja, hay que destacar que los más jóvenes realizan las mismas actividades tanto si salen con los amigos como si van con la pareja, pues siempre acuden principalmente a los locales y chamizos. Los de edades superiores hacen otro tanto con la pareja cuando van a cenar o de bares y pubs, distinguiendo la actividad de ir al cine que realizan principalmente con la pareja, y no tanto con los amigos con los que sin embargo prefieren ir a bailar. Para todas las edades, hay una actividad que realizan más en exclusiva con la pareja y lejos de la frecuencia con los amigos, y es la de salir a pasear.

Si atendemos a las actividades de los adolescentes según el tipo de ocupación principal, nos encontramos que los trabajadores van a bares y pubs (84,1%) en un porcentaje más alto que los estudiantes (53,1%); sin embargo, mientras los estudiantes lo siguen haciendo en un porcentaje similar con sus parejas (53,3%), el porcentaje de trabajadores que van a bares y pubs con sus parejas se reduce a un (33,3%), es decir en la satisfacción de sus preferencias prefieren la compañía de los amigos. En cuanto a las actividades que realizan los adolescentes en sus salidas nocturnas según el hábitat de residencia, es destacable el alto porcentaje de aquellos que residen en localidades de menos de 500 habitantes que van a bares y pubs, tanto con sus amigos (83,3%), como con sus parejas (100%). No es casual que los adolescentes que afirman haber consumido en alguna ocasión alguna bebida alcohólica sean aquellos que en un porcentaje más alto han ido con sus amigos a bares y pubs (62%), mientras que los que no consumen cuando salen van principalmente a cenar (49%), o a casa de los amigos (35%).

Para saber sobre qué temas hablan en la cuadrilla de amigos o qué temas son los que ocupan el tiempo de relación, nosotros propusimos doce temas a los adolescentes, y de entre ellos destacaron tres temas como preferenciales en las conversaciones y reuniones mantenidas en el seno de las cuadrillas de amigos. Estos tres temas principales son, por orden de importancia, los ligues y las parejas (54,2%), recordar lo acontecido el fin de semana (46,9%) y la planificación del tiempo libre o las salidas en cuadrilla (44%). Son temas que indiscutiblemente se manejan siempre en el seno de las cuadrillas si bien el orden no es el contemplado aquí pues todo depende del momento de la reunión. Por ejemplo, hablar de lo acontecido el fin de semana se repite de manera ritual todos los domingos y hablar de ligues está presente en casi todas las reuniones de amigos sin importar el día de la semana. La planificación del tiempo libre o las salidas por ahí pertenecen más a los días previos al fin de semana, unas veces los jueves y otras los viernes. Junto a estos tres temas, otros que siguen en orden de importancia, son las relaciones internas de la cuadrilla (37%) y los estudios o el trabajo (28%). Y ya mucho menos se habla de las aficiones, las relaciones familiares, los temas sociales o de actualidad y el sexo (entre el 18% y el 10%). Nos llama la atención, que temas tratados por un porcentaje de adolescentes tan reducido sean precisamente los temas referidos al consumo de alcohol y consumo de tabaco y otras drogas. Sólo un 5,4% de los adolescentes dicen hablar abiertamente de temas referidos al consumo de alcohol y un escaso 3,5% lo hacen del consumo de tabaco y otras sustancias.

Haciendo el análisis por sexo de los doce temas propuestos, sólo en cuatro observamos diferencias notables en los porcentajes de respuestas entre chicos y chicas. Las chicas hablan más de sus relaciones, tanto de las relaciones familiares (22,2%) frente al 7,7% de las cuadrillas de chicos, como sobre los integrantes de la cuadrilla (casi un 9% más que los chicos). Sin embargo, sobre temas sociales y de actualidad y de sexo, hablan más los chicos que las chicas (casi el doble). Por edades, los más jóvenes hablan de los temas que tienen que ver con el universo de relaciones entre el grupo de pares, y a medida que avanza la edad se habla más de temas sociales y de actualidad y de sexo. De este modo sabemos que las conversaciones se realizan sobre temas que hacen referencia a los rituales de salidas de marcha conformando, a su vez, un rito más de la liturgia adolescente.

Anuncios

Read Full Post »

El Centro de Investigación y Animación etnográfica (CIAEt), fue un invento del señor L.V. Elias, por entonces etnógrafo o antropólogo, conservador de las esencias riojanas, da igual; el caso es que ya he comentado con anterioridad en otro post de mi pertenencia como Secretario a dicho centro o asociación sin fin de lucro (al menos nominalmente) llamado CIAEt desde el que se pretendía recabar apoyos financieros con los que sacar adelante actividades de carácter tanto antropológico como sociológico. Ya en junio de 1986 se habían celebrado unas “Jornadas de etnografía” en la que me tocó exponer una ponencia sobre las “Relaciones entre la etnografía y los órganos políticos de decisión”, y en la que recibía contestación del entonces Consejero de Cultura del Gobierno de La Rioja, D. Jose Ignacio Pérez. En mayo de 1988 se organizó otra reunión científica con la propuesta de “Jornadas sobre molinos: cultura y tecnología”, cuyo presidente de honor fue el Consejero de Cultura de Cantabria y catedrático de Historia del Derecho, D. Rogelio Pérez Bustamante. Con tal ocasión presenté la comunicación “Un molino fábrica de yeso”, que describía las vicisitudes por las que había pasado un molino desde su apreciación en el Catastro de la Ensenada hasta su actualidad desprovista de actividad. Las comunicaciones durante estas Jornadas fueron publicadas[1] gracias al patrocinio económico del Instituto de Conservación y Restauración de Bienes Culturales. En 1989 se trató en otras Jornadas el tema de “Los centros de Etnología dependientes de las Administraciones Públicas”, al que acudieron Joaquín Díaz (Valladolid), Fermín Leizaola (San Sebastián), Severino Pallaruelo (Huesca), Fernando Gomarín (Santander), Antonio Gomez Sal (León), Pedro García Martín (Madrid), etc. En 1990 se celebraron las “Jornadas sobre cultura pastoril”, con el fin de dar salida a algunos de los materiales del estudio plurianual sobre “Migraciones pastoriles en España” que algunos de los socios del CIAEt estábamos realizando desde 1989. En esas jornadas presenté como comunicación “La organización ganadera en la zona oriental de la montaña de León”, y que fue publicada[2] en 1991, también gracias al patrocinio del Instituto de Conservación y Restauración de Bienes Culturales del Ministerio de Cultura. Precisamente este organismo fue el que encargó el estudio plurianual sobre “Migraciones pastoriles en España” al equipo del CIAEt, determinando el año 1989 para el estudio de la trashumancia, el año 1990 para la trasterminancia del ganado lanar, y el año 1991 para el ganado vacuno y las reses bravas. Este último año no se realizó el trabajo de campo porque el contrato se rescindió por causas económicas. De ese trabajo de campo, yo me encargué de la zona leonesa, quizás una de las de mayor implantación del ganado trashumante, y aunque no se llegó a publicar nada de los materiales reunidos, aún conservo los ejemplares[3] mecanografiados correspondientes a “La trashumancia en León (1989)” y “La ganadería trasterminante en León (1990)”, así como cientos de fichas donde recogía la estructura de la propiedad ganadera y de los pastos. También había comenzado a recabar datos de los archivos parroquiales, Renfe, etc., pero todo esto ha quedado como un testigo mudo en las cajas de archivo. En cuanto al “Estudio etnológico sobre cultura pastoril”, merced a la información que me cedieron los compañeros que habían hecho trabajo de campo en otras zonas pastoriles de España (Palencia, Burgos, Soria, La Rioja, Zamora, Segovia, Cuenca, Guadalajara y Teruel), lo redacté en un trimestre y del que también conservo una fotocopia del ejemplar que hice llegar al coordinador del estudio (Elias Pastor), pero que no ha visto la luz en forma de edición, por lo que sospecho que también descansa en alguna caja de archivo. Esta sensación de haber trabajado para nada (salvo el conocimiento que adquirí de una zona tan bella como es la zona de montaña leonesa, donde además establecí algunas amistades), me llevó a salir del CIAEt (total para lo que pintaba), y desde luego a olvidarme de contar ovejas por siempre jamás.

los-molinos

cultura-pastoril


[1] ISBN: 84-404-4553-9

[2] ISBN: 84-404-8623-5

[3] Trashumancia (67 páginas); trasterminancia (25 páginas); estudio etnológico (257 páginas)

Read Full Post »

Vengo de realizar una estancia en la Universidad de Dakar siguiendo una línea de investigación, iniciada hace unos años sobre el fenómeno de la inmigración. Este modo de obrar en investigación con tendencia a desarrollar una línea de investigación en el tiempo, no siempre ha sucedido así, bien pos la escasez de sociólogos dedicados a la investigación en La Rioja o bien por mi interés en adquirir competencias en todos los campos como así sucedió. De hecho, en 1985 recibí dos ofertas de trabajo totalmente distintas que no han tenido continuidad en otro tiempo, aunque sí es verdad que han servido en ese largo proceso de aprendizaje por el que todo sociólogo debe pasar. Me voy a referir primero al contrato con el Ayuntamiento de Logroño para realizar una “Investigación social de los barrios de Logroño”, y que me llevó a una situación paradójica como se deduce de ser el único investigador varón junto a quince jóvenes mujeres diplomadas en Trabajo Social en situación de desempleo. Esta situación era la condición por la que el INEM les ofrecía la posibilidad de aprender los rudimentos de la investigación social como objetivo básico con el que acceder en un futuro a empleos en la administración municipal.

Dado que este fue mi primer contacto con el Trabajo Social no puedo sino atestiguar que desde entonces mi vinculación al mismo siempre ha estado presente de un modo u otro, bien a través de la investigación o bien a través de la docencia, sin excluir un sin fin de relaciones transversales. En aquella primera ocasión sólo pensé que debía organizar un grupo numeroso de mujeres para que cumplieran el objetivo de investigar la situación social de los barrios de Logroño, por lo que comencé encomendando tareas de documentación mediante entrevistas a todas y cada una de las asociaciones, organizaciones e instituciones que constituían recursos sociales de la ciudad a fin de conocer las necesidades sentidas por la población. Con anterioridad habíamos logrado en colaboración con la Unidad de Servicios Sociales del Ayuntamiento un punto de acuerdo de división de la ciudad por barrios, con el que facilitar al análisis posterior. Finalizada esta parte se pasó a cumplimentar un cuestionario que debía satisfacer el objetivo de reconocer la posible demanda de servicios sociales. Los resultados sirvieron básicamente para establecer la política de servicios sociales del Ayuntamiento de Logroño y subsidiariamente para introducir en el mercado laboral a una quincena de trabajadoras sociales.

El otro contrato “Las zonas de agricultura de montaña en La Rioja: análisis y problemática”, se firmó con el Ministerio de Agricultura en 1985, y tuvo como objetivo la delimitación de las zonas de agricultura de montaña (ZAM) y su caracterización, con el fin de compararlas con el resto de las ZAM del Estado Español e integrarlas en la política de montaña de la entonces Comunidad Económica Europea (CEE). Se consideró oportuno reflejar el papel de las ZAM dentro del modelo territorial de La Rioja, como parte inseparable de la región y como forma de resaltar la importante dualidad espacial de La Rioja. Por último se priorizó dentro del conjunto de las ZAM, aquellas zonas donde debían desarrollarse programas de ordenación. Tomando una serie de indicadores de desarrollo se ordenaron las diferentes ZAM en una escala de mayor a menor atendiendo a su grado de desarrollo socioeconómico o a su potencialidad cara al futuro.

En septiembre de 1985 gané una convocatoria para la provisión de una plaza como funcionario interino en el Gabinete Técnico de la Dirección Regional de Bienestar Social, para desempeñar el puesto de sociólogo del área de Planificación y Programas. En este cargo me mantuve hasta diciembre de 1986. Durante el tiempo que estuve en la Dirección de Bienestar Social tuve ocasión de colaborar en el desarrollo de los servicios sociales municipales, organizando el segundo encuentro sobre Servicios Sociales Municipales, un Curso de Promoción Socio-Cultural destinado a trabajadores sociales en el medio rural, y finalmente, estableciendo las prescripciones técnicas del Mapa de Servicios Sociales de la Comunidad que serviría de marco técnico desde el que planificar la política de bienestar social. También fue un puesto privilegiado desde el que representé a la Consejería de Trabajo en la Comisión Asesora de Investigación del IER, o que me permitió realizar el análisis sociológico sobre la situación de las residencias de ancianos en La Rioja, base sobre la que se implementó la política sectorial correspondiente. De todo ello se benefició la Dirección de Bienestar Social que a la postre era quien financiaba estas actividades de planificación, análisis y desarrollo de políticas de bienestar social.

Al margen de mi estancia como funcionario tuve ocasión en esos años de impartir dos cursos, uno en 1985 invitado por la New York University in Spain, denominado “Curso Práctico de Antropología” que consistió en ofrecer a unos veinticinco norteamericanos algunos conocimientos básicos sobre la identidad de los riojanos, a través del manejo de categorías míticas en contraste con la realidad, es decir oponiendo los prejuicios a la realidad. El otro curso fue una invitación de la Comisión de Asistencia Social para que llevara a cabo un seminario sobre “Juventud marginada y vida tradicional” entre presos de larga condena. Esta organización buscaba resquicios en el sistema penitenciario desde el que mejorar las condiciones de vida de los reclusos, y el seminario era una excusa única para, de entrada, lograr que los internos salieran de entre los muros de la cárcel y durante una semana disfrutaran de una libertad vigilada.

Sin haber agotado las prestaciones de desempleo tras la salida del Gobierno Regional, el Ministerio de Cultura, a través de la Subdirección General de Cooperación Cultural me contrató como “Coordinador del Proyecto Culturalcampo”. Se trataba de un proyecto de ámbito nacional (en nueve comunidades autónomas) que en La Rioja tenía como finalidad la mejora cultural y de calidad de vida de los habitantes de la zona denominada de las Trece Villas (Valle del Iregua). Contaba con un equipo integrado por una médica, un pedagogo, una psicóloga, una periodista, una maestra, un ingeniero técnico agrícola y una trabajadora social. Con este equipo se buscaba reducir los desequilibrios culturales y socioeconómicos de la zona, así como el apoyo de aquellas iniciativas que propiciaran el aprovechamiento de los recursos socioculturales y económicos autóctonos capaces de generar riqueza, trabajo y mejora de la calidad de vida. En síntesis las actividades llevadas a cabo se encontraban insertas en tres amplios programas: 1) De apoyo a iniciativas socioculturales que generen riqueza y empleo (apoyo a la creación de una SAL de embutidos y conservas; apoyo al fomento de la apicultura y su comercialización; apoyo a las iniciativas para la explotación de la madera; potenciación de los mercados locales y apoyo al desarrollo de la micología y su explotación comercial). 2) De apoyo a los recursos socioculturales para la mejora de la calidad de vida y el bienestar social (a los agentes activos existentes en la zona; de recuperación y promoción cultural; de apoyo complementario a los servicios sanitarios de la zona; a los servicios sociales de la zona; de promoción de la mujer y de información de recursos). 3) De formación técnica (en la promoción sociocultural y de elaboración teórica y técnica).

Durante ese periodo que no tuvo continuidad debido a cambios de signo político en el Gobierno regional, contrario al Gobierno central, tuve ocasión de retomar una actividad que ya había iniciado cinco años antes. Me estoy refiriendo a la realización de videos de carácter etnográfico. En 1987 se rodó “La romería de la Luz”, segunda romería en importancia de La Rioja que se celebra el tercer domingo de junio en la Venta de Piqueras. La dificultad que presenta es que no se pueden improvisar las tomas, por lo que el guión debe establecer perfectamente los pasos a dar por el cámara. Fue el último año de estancia de un hombre convertido en el último ventero, tras siglos de existencia de esta figura. Se puede contemplar el video en You Tube pero dividido en dos partes:

Romería de la luz. Parte 1:

http://www.youtube.com/watch?v=D0rz8sSkwXs

Romería de la luz. Parte 2:

http://www.youtube.com/watch?v=wAr16ZT3Zag&feature=related

También a fines de año elaboré el guión de la película más importante, no sólo por su duración, sino por los problemas técnicos y de producción a que me enfrentaba. Esta película es “Carbón de encina”, que resume en veinte minutos cuarenta días de actividad y varias horas de rodaje, donde se describe narrativamente el laboreo del carbón vegetal comenzando con el corte de 2000 kilos de leña de encina en el monte comunal. Tuvimos la suerte de presentarla en pantalla grande, en la sala Gonzalo de Berceo de Logroño, con la presencia de quien sería, igualmente, el último carbonero en activo de La Rioja. Ambas películas se presentaron a concurso al IV Certamen Nacional de Cine y Video Etnológico celebrado en Huesca en abril de 1988 de donde no sacaría otro reconocimiento que un diploma (otro más para la colección).

Carbón de Encina. Parte 1:

http://www.youtube.com/watch?v=pKSeExfYefI

Carbón de Encina. Parte 2:

http://www.youtube.com/watch?v=ny1-eYrB6Rw&feature=related

 

Read Full Post »

Bajo las aguas era el nombre que había pensado darle a la edición de los materiales provenientes del trabajo de campo realizado en unas poblaciones condenadas a desaparecer, efectivamente bajo las aguas. En el otoño de 1984 las Consejerías de Cultura y de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente firmaron un protocolo para la financiación de un “Estudio etnográfico de las aldeas de San Andrés y Pajares”

Producto de aquel trabajo de campo fue el estudio total de una comunidad, al modo antropológico, del que salieron tres ejemplares mecanografiados (de los que no he conservado ninguna copia). En 1986 se presentaron al Premio Nacional de Investigación “Marqués de Lozoya” que convoca la Dirección General de Cooperación Cultural, y que ganó finalmente la profesora María Cátedra Tomás con su trabajo “La muerte y otros mundos”. Con posterioridad, entre 1998-1990 realicé estudios de Doctorado en la Complutense en el programa “Corrientes metodológicas y áreas de investigación en la Antropología Social”, consiguiendo la suficiencia investigadora en 1990 gracias a la tesina elaborada con materiales conseguidos en aquel trabajo de campo de 1985-86. Finalmente, en 1990, la Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de La Rioja, me encargó la dirección y coordinación de una “Exposición etnográfica sobre las aldeas del pantano de Pajares”, es decir, una exposición amplia sobre la vida comunitaria de estas aldeas que se exhibiría durante un mes en el Ayuntamiento de Logroño y que posteriormente se depositaría en un ecomuseo creado ad-hoc en la parte alta del nuevo San Andrés. La exposición reflejaba el medio físico, la arquitectura y el desarrollo urbano mediante grandes planos y fotografías; la vida doméstica (cocina y dormitorio) y las actividades laborales (agricultura, ganadería y artesanías), mediante escenarios donde se organizaban los diferentes objetos, textos y fotografías; el ciclo vital (nacimiento, pubertad, adolescencia, noviazgo, boda y fallecimiento) y el ciclo festivo a través de objetos y paneles, así como una gran composición del árbol genealógico de todos los habitantes de las dos comunidades, donde se apreciaba la endogamia local.

Aprovechando la coordinación de esta exposición tuve ocasión de seleccionar los materiales documentales y gráficos que dieron lugar en 1991 a una publicación[1] titulada, cómo no: “Las aldeas del pantano. San Andrés y Pajares”. Finalmente colaboré en la rehabilitación del horno comunal de San Andrés y de un antiguo pajar donde se ubicaría finalmente el ecomuseo, constituyendo un conjunto integral que devolvía la ilusión de lo que pudo ser la vida comunitaria en las aldeas. El ecomuseo se puede visitar, pues la Asociación de Amigos de San Andrés lo mantienen y se turnan para mostrarlo al visitante. Yo os dejo algunas fotos que hice hace un tiempo de este ecomuseo, pero poseo otras que son únicas porque pertenecen a un tiempo y un espacio que desapareció bajo las aguas del pantano.explorar0027



[1] Ed. Gobierno de La Rioja, e Ilustre Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos, 166 páginas. ISBN: 84-87209-30-0

Read Full Post »

Con anterioridad he hablado de mi entrometimiento en aventuras en que la cultura popular fue el objeto de mis intereses investigadores, pues bien, otra aventura distinta a la del pan la constituyó la trashumancia riojana, y me explico. En ese periodo de dedicación al Museo Etnográfico fui contratado por la Consejería de Cultura para llevar a cabo una labor de divulgación sobre la trashumancia riojana en compañía del conservador y artífice de la exposición. El proyecto consistía en montar una Exposición en algunas de las cabeceras de comarca de los valles riojanos (Nájera, Ezcaray, Villoslada, San Román, Arnedo y Cervera), mantenerla durante una semana, y en el intervalo llevar a cabo la difusión de dos videos por los pueblos de cada valle, uno sobre la trashumancia riojana y otro el mencionado sobre el pan.

Montar una exposición etnográfica no significa diseñar el montaje, determinar los contenidos u organizar el espacio, sino que significa clavar, coser, grapar o pegar los objetos en los paneles; escribir, editar e imprimir los textos que irán enmarcados, pegados o colgados en paredes, paneles y caballetes. Significa limpiar, tratar y encerar las piezas, o vestir maniquíes, o finalmente, empaquetar y organizar todo en cajas para su traslado, y como colofón, cargar y descargar estas cajas y paquetes del camión contratado para su traslado. No es pues la labor brillante y limpia que se le supone al comisario de una exposición, sino una más sucia y oscura que se corresponde con el trabajador cultural multiuso. En la actualidad se ha creado un Museo de la Trashumancia en la antigua Venta de Piqueras, nada más atravesar el puerto que lleva el mismo nombre. Pues bien, la base argumental y de contenidos de ese Museo, es la que en los años ochenta estuvimos paseando por la geografía riojana mi amigo José Luis Gil Valgañón y yo.

Dado que esta actividad de montaje y desmontaje la habíamos solucionado en el tiempo récord de dos días, a lo sumo tres, la Consejería nos compensaba con el recital de visitas populares, donde televisor y video en ristre reuníamos a prácticamente toda la población existente en más de cincuenta localidades[1]. Hay que entender que en 1983 muchos pueblos no contaban ni siquiera con luz a 220 voltios (cosa que descubrí después de quemar el video un par de veces), ni por supuesto televisión como no fuera en el bar o el teleclub; y que nuestra llegada a última hora de la tarde, cuando las tareas cotidianas habían finalizado, constituía un acto extraordinario. Pues bien, toda aquella actividad divulgadora fue aprovechada para contrastar nuevas informaciones sobre la elaboración del pan, sobre la actividad pastoril, o sobre otras cuestiones que como investigador me ocupó esos años, ya que nunca volvería a disponer de un público informador más entregado.


[1] Algunas solicitaron nuestra visita ante el eco que nuestra aparición en aquellos pueblos olvidados había suscitado. El Consejero de Cultura, atento a las demandas populares de entonces, nos ofrecía unas dietas extras por visitarlos.

Read Full Post »

 

En un post anterior señalaba la existencia de otros trabajos (al margen del pastoreo de cabras y la elaboración de quesos) que me procuraron un presupuesto mínimo para resolver las necesidades cotidianas. Pues bien, estos trabajos iban desde la colaboración en las tareas de investigación y divulgación del Museo Etnográfico de La Rioja, pasando por las becas de investigación sociológica, y la aceptación de aquellos encargos de investigación aplicada que surgían. De todos ellos hablaré en este y en próximos escritos.

Entre 1980 y 1984 el entonces consejero de Cultura del Gobierno Socialista (Jose Ignacio Pérez) había promocionado la creación de una infraestructura varia y servicios de promoción cultural y educativa (escuela de teatro, colegio universitario, museos, etc.), pero sin la proyección que el tiempo, el dinero y la legislación permite asentar entre la ciudadanía. A esto se debe que desde 1980 se me contratara con el fin de recopilar (adquirir), estudiar y catalogar objetos con vistas a una futura exposición permanente (Museo) de materiales pertenecientes a la cultura tradicional de los pueblos de La Rioja.

 

Fueron varias las campañas en que tuve una dedicación de investigador pero también de chamarilero en competencia con anticuarios y otras gentes que también se dedicaban a la adquisición de objetos con fines comerciales más que museísticos. Del conjunto de esas campañas se lograron catalogar más de dos mil objetos de todo tipo creando lo que se suponía el fondo base desde el que llevar a cabo futuras exposiciones temáticas. A cada objeto se le abría una ficha de campo en la que se consignaba el área geográfica correspondiente, el nombre del objeto así como las designaciones que podía recibir, la localidad de adquisición, donación o cesión, la de fabricación, el nombre del propietario, los materiales, la fecha de adquisición y el precio si es que había existido venta. Posteriormente se realizaba una ficha general con foto del objeto, medidas, etc., a la vez que se confeccionaba el catálogo.

Junto a las campañas de adquisición de objetos tuve la osadía de sacar adelante un proyecto de recogida del folklore y todo tipo de manifestaciones orales y musicales, tales como canciones, poemas, letrillas, romances, de los que no hubo mas que una campaña, dada nuestra escasa preparación en un aspecto tan necesitado de profesionales como es el del folklore. En cualquier caso, estas campañas de recogida de información, pueblo a pueblo (la totalidad de La Rioja, incluidos sus lugares y aldeas), me sirvió para aprender mucho sobre el oficio de entrevistador, no poco sobre las técnicas propias del trabajo de campo y, sobre todo, para lanzarme a nuevas aventuras sociológicas imbuidas tanto de intereses económicos, sociales y culturales, como de cierta finalidad pedagógica. Me referiré ahora a alguna de estas aventuras propias de este tiempo en que la cultura popular era el objeto de mis intereses investigadores.

En el verano de 1983 conseguí el apoyo de la escuela de cine del colegio universitario, y de los propietarios de un antiguo horno de pan en un pueblo de montaña, y con ellos me propuse sacar adelante un proyecto de animación sociocultural en torno a La elaboración tradicional del pan, consistente no sólo en documentar in situ esta técnica artesanal en desuso, sino acercarla y descubrirla entre un público que desconocía estas actividades de carácter popular. El método utilizado fue la documentación sobre hornos, utensilios, técnicas, consumo y aspectos rituales y económicos que envuelven la elaboración tradicional del pan; la recogida y catalogación de útiles e instrumentos con miras a su exposición o uso según su estado (siempre con la participación de sus propietarios) y, finalmente, la puesta en funcionamiento de un horno domiciliario en la víspera de la fiesta local, según el modo documentado por su anterior usuaria. Como experiencia piloto, y puesto que el horno acusaba los veinte años en desuso, se realizaron varias pruebas hasta quedar satisfechos de su uso. De modo paralelo tuve que realizar el guión cinematográfico de cara a la disposición de las dos cámaras U-MATIC durante el rodaje. Por último, una serie de voluntarios colaboraron en la exposición organizada en las antiguas escuelas, y en la organización del público asistente durante el tiempo que duró la fiesta.

 

De los resultados de aquella experiencia[1], puedo señalar el video: “La elaboración tradicional del pan en Rabanera de Cameros”, del que se sacaron unas trescientas copias aunque hoy día se puede ver en You Tube, aunque en dos partes cuyo enlace pongo a vuestra disposición.

Rabanera de Cameros Parte 1ª:

http://www.youtube.com/watch?v=lnsJRx4H6cs

y Rabanera de Cameros Parte 2ª:

http://www.youtube.com/watch?v=XzQDuXejQ4I

Además, el audiovisual “… Buenas son tortas”, que con posterioridad y con fines didácticos se produjo a fin de establecer el valor de los medios audiovisuales (fotografía y video) en la documentación y análisis de investigaciones de carácter antropológico. Fue precisamente con estos dos medios, el video y el audiovisual, con el que se mostró en el III Congreso Nacional de Antropología[2], en el simposio sobre Métodos y Técnicas coordinado por Fermín Leizaola, de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, la comunicación “La utilización de los medios audiovisuales en la investigación etnográfica”. Desgraciadamente no conservo mas que la comunicación y una copia del video, pero el audiovisual se ha perdido y el mismo era expresivo de la manipulación del investigador, pues si ya la fotografía consiste en transformar un objeto físico o una idea en una imagen no necesariamente analógica o literal, el video es una mera interpretación y selección de materiales según criterios no sólo antropológicos sino estéticos. El audiovisual señalaba cómo en la filmación del sobado de pan se habían utilizado dos sobaderas, una de hierro y otra de madera. La tradicional era la de madera, pero hubo que desecharla al no realizar bien su función; de ese modo en el video se había introducido como un elemento de realidad lo que no era mas que una opción estética.

 

En 1985, merced a la amistad con un antiguo pastor de la localidad, buen informante y gran conversador, llevamos a cabo la redacción de sus memorias (no todas, pues tras la publicación de las mismas siguió enviándome escritos suyos que aún conservo), y junto al trabajo de recopilación sobre el pan que había llevado con anterioridad por los pueblos de la sierra riojana, presentamos los escritos a una entidad financiera para su publicación. Tuvimos la suerte de ser seleccionados, para la entonces su única edición que con motivo del día del libro esa entidad regalaba a cambio de una cierta imposición en la libreta de ahorro. Ese libro[3] se tituló como correspondía a dos autores “Memorias de un pastor riojano” y “El pan en La Rioja (elaboración y tradiciones)”. Sobre el número de ejemplares nunca supimos la cantidad pero dada la forma de distribución gratuita, podríamos aventurar que fue un best-seller de la época.el-pan-en-la-riojadonostia842

 


[1] Al margen de los inmateriales como la animación de todo un pueblo hasta entonces desintegrado socialmente, su percepción de pueblo unido no sólo por la celebración de la fiesta local, sino por señas de identidad materiales que definían algo de su pasado pero que daban consistencia al presente, y, por último y con relación a mi persona, las amistades que asenté durante muchos años.

[2] Celebrado en San Sebastián, del 23 al 27 de abril de 1984

[3] Ed: Jaime Libros, en exclusiva para Caja de Ahorros de La Rioja (272 páginas). ISBN: 84-7.091-331-X

Read Full Post »

En 1979 el Instituto de Estudios Riojanos concedió una ayuda a la investigación al equipo formado por otro aprendiz de cabrero (doctorando de antropología) y yo mismo, con un proyecto ambicioso titulado “Sistemas de matrimonio y consanguinidad en La Rioja”. El trabajo de campo nos ocupó más allá de los seis meses que figuraban en la convocatoria, pues al contrario de lo que sucede hoy que los archivos parroquiales se encuentran centralizados en las dependencias del Seminario Conciliar de Logroño, en aquella época se encontraban desigualmente distribuidos en las diferentes parroquias rurales, por lo que tuvimos que renunciar a la beca. El vaciado de los libros de matrimonios se organizó en torno a siete columnas definidas por mes y año, nombre y apellidos de los contrayentes, estado civil, procedencia, edad, profesión e impedimento eclesiástico, pese a que no siempre aparecían anotados por el correspondiente párroco tales detalles. Esta información nos permitió, junto a la extraída de los libros de bautizados y de difuntos, acercarnos tanto a la realidad sociodemográfica de los pueblos investigados como al seguimiento de los grupos familiares y su organización en árboles genealógicos[1]

En esta dinámica investigadora de las estrategias matrimoniales y de consanguinidad, tuve en 1982 la suerte de recibir (también por el IER), una Ayuda a la Investigación para el proyecto titulado “Estudio de las grandes familias del textil y el calzado” que años después me serviría de apoyo original con el que emprender el proyecto de tesis doctoral presentado en la Universidad de La Rioja. Del trabajo realizado en aquella época presenté una ponencia en el II Congreso Iberoamericano de Antropología celebrado en Las Palmas de Gran Canaria en diciembre de 1983 cuyo título “Aspectos metodológicos y del trabajo de campo en el estudio de la burguesía riojana” es lo suficientemente expresivo de cuáles eran mis inquietudes investigadoras, al margen del objeto de investigación.

Por otro lado, la carrera de Sociología me pareció, y me sigue pareciendo, una carrera de corte enciclopédico[2], donde el estudiante ha de saber sobre materias tan variadas y tan imprescindibles como la economía, la filosofía, la psicología, la historia, la estadística, etc. De hecho, la Sociología ha logrado un nivel de especialización sumamente interesante, dada la peculiaridad de su objeto de estudio que le permite no sólo mantener un tipo de conocimiento general, sino el producir un tipo de conocimiento más específico hacia algunas de las facetas en las que se desenvuelve el individuo en su relación social. Como quiera que en los últimos años de carrera hubo factores que me inclinaron hacia la especialidad de la Antropología Social, resulta visible mi inclinación por la misma en los diferentes trabajos y líneas de investigación que realicé en los años ochenta pese a que los trabajos de investigación meramente sociológicos fueron los que me dieron de comer en esa época.

Por factores que influyeron en mi trayectoria debo destacar principalmente los derivados de las lecturas del mejor de los antropólogos contemporáneos, aunque él se declarara historiador, D. Julio Caro Baroja. En cierta ocasión pude disfrutar de su compañía tras una conferencia en el Ateneo de Logroño y posterior cena, donde le comuniqué mi entusiasmo por sus trabajos[3], y mi desorientación sobre cual debía ser el objeto y método a seguir, teniendo en cuenta mi formación académica, mi inclinación por la historia y mi gusto por la antropología. Sería difícil resumir, mucho más recordar, cuales fueron sus palabras, pero al pasar el tiempo descubrí en una publicación[4] suya algunos retazos de la conversación que mantuvimos aquella ocasión:

Fustel de Coulanges había afirmado que la Historia es la verdadera Sociología, a lo que Durkheim respondió que esto era verdad “siempre que se tratara sociológicamente”. Lo cierto es que la Historia no es la Sociología y tampoco se puede tratar sociológicamente siempre: es decir, eliminando todo lo biográfico, lo individual, etc. Pero no cabe duda de que en muchos casos la aplicación del método sociológico al estudio de cosas tales como el régimen señorial, el feudalismo, la organización del trabajo, etc., han dado resultados brillantes. Del mismo modo la aplicación del método sociológico a todos y cada uno de los temas de la Antropología, plantea algunas dudas pese a que algunos conceptos durkheimianos serán siempre de utilidad máxima al realizar investigaciones antropológicas.

Desde luego no fueron ni las únicas, ni estas palabras sacadas de contexto ahora mismo, las que me dedicó, pero sí que formaron parte de su interés por señalarme que la interrelación existente entre las diversas ciencias sociales debía empujarme a no tratar los fenómenos sociales desde un sólo y exclusivo punto de vista; y que aun a riesgo de equivocarme, cosa que no dudaba que ocurriría, la historia, la antropología y la sociología podían trabajar en la misma dirección si me lo proponía.

El otro factor no menos importante, aunque sí contrario al espíritu del mentor anterior, fue el profesor Carmelo Lisón Tolosana, a la sazón catedrático de Antropología, y cuyas lecturas, quizás más obligadas que interesadas, también me llevaron por otros derroteros menos folklóricos y de cultura popular, pero que de algún modo me obligaron a reconocer la vastedad de mis objetivos investigadores y por tanto la necesidad de disciplinar mis intereses investigadores, aspecto que descubriría, ¡ay! demasiado tarde.

El profesor Lisón Tolosana tuvo a bien ofrecerme su dirección en un proyecto de tesis que sobre el tema de la identidad debería formalizar en los próximos años, a fin de dar cumplida cuenta, junto a otros doctorandos, de un proyecto general que sobre el tema de la identidad de los pueblos había recibido en una época en que la España de las autonomías empezaba a tomar cuerpo. Incluso tuvo la amabilidad de ofrecerme una escasa pero real financiación, siempre que mi dedicación fuera exclusiva hacia el proyecto. Avatares de la vida, no tuve los reflejos suficientes para comunicarle mi disposición al mismo, y sí para señalarle que debido a necesidades financieras debería dedicarme a otros trabajos con los que sostener el por entonces nacimiento de mi segundo hijo. No sé si fue un desvarío ético o de sinceridad, pero Lisón no tuvo problemas en sustituirme por otra socióloga que haría el trabajo de campo en La Rioja, pese a que esta región autónoma la había incluido en función de mi presencia en su futuro equipo.Familia-Burguesa


[1] Caro Baroja subraya, que para comprender muchos sistemas económicos y aún ideológicos, el viejo método de los genealogistas es un método útil y válido, sobretodo en aquellos casos en que nos permite rastrear la herencia de actividades y profesiones a partir de una persona, por no hablar de la herencia de caracteres adquiridos. Caro Baroja, J. (1969): “La hora navarra del XVIII. (Personas, familias, negocios e ideas)”. Pamplona: Príncipe de Viana

[2] Wright Mills, C. (1993): La imaginación sociológica. Madrid: FCE

[3] Por aquella época devoraba con gran interés lo que yo consideraba una trilogía fundamental para un investigador novel: El Carnaval; La estación del amor, y El estío festivo.

[4] Caro Baroja, J.(1991): Los fundamentos del pensamiento antropológico moderno. Madrid: CSIC, pág.114

Aspectos metodologicos en el estudio de la burguesia riojana (1983)Familia Burguesa y Capitalismo Industrial

Read Full Post »

Older Posts »