Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Libertad’ Category

Acaba de publicarse por la editorial Comares de Granada, el libro colectivo “Seguridad, excepción y nuevas realidades jurídicas” coordinado por Mª José Bernuz  y Raúl Susín, gracias a la investigación que se encuentra detrás de los proyectos “Seguridad, estado social y cultura punitiva” de la Universidad de Zaragoza y “La protección de la seguridad en la sociedad del riesgo: una aproximación desde la sociología jurídica”, de la Universidad de La Rioja. A este nuevo libro he contribuido con un artículo “Identidad étnica, adolescencia y aculturación” (páginas 161-176) que comencé a escribir a raíz de la muerte de mi amigo y colega Eduardo Terrén Lalana, que falleció en agosto de 2008 al precipitarse en el vacío en uno de sus habituales recorridos por la montaña del pirineo oscense. Para quienes estén interesados dejo una parte de las conclusiones de dicho artículo:

“Los jóvenes con identidades culturales híbridas, perciben las diferencias de los distintos medios como una ventaja que les permite escoger los grupos con los que se quieren identificar, y al cambiar de contexto cultural, aprovechan su bagaje para realizar un proceso de integración efectivo y rápido (Massot, 2003). Habitar tanto en una sociedad multicultural, como ser social y culturalmente competente, implica saber cuándo es mejor reificar o revitalizar las diferencias. Muchas veces, las fronteras culturales son más débiles que la capacidad de los jóvenes para cruzar las líneas divisorias de un lado a otro sin perder su sentido de identidad. Aunque se sientan divididos entre dos culturas, esa habilidad para cambiar es percibida como una ventaja por todos aquellos que la poseen. Y cuando esa ventaja se vuelve evidente, el cambio de actitudes entre una y otra identidad se convierte en un acto consciente.

Los jóvenes se adhieren a diferentes identificaciones de acuerdo con sus objetivos. Y la adaptabilidad desarrollada, se ha convertido para ellos en una habilidad fundamental para la supervivencia. Al mismo tiempo, las diferencias biculturales de estos jóvenes les han facilitado el desarrollo de otras habilidades, con las cuales pueden aprehender, comprender y convivir con códigos diferentes, y en distintos contextos.

La globalización, como marco sobre el que se dibuja la diversidad cultural, es el escenario desde el que se construyen las identidades. Unas identidades no sujetas a orígenes, ni a pertenencias; de carácter flexible, inestable y cambiante, que acompañan la propia indefinición, inestabilidad y practicidad de los adolescentes, hijos de la inmigración. Unas identidades que superan, o al menos atraviesan, las relaciones de desigualdad sobre las que se organizaron las identidades étnicas de sus padres con la sociedad de acogida.

Al efecto, señala Terrén (2002), que la clave de esta aproximación radica en que la conceptualización de la pertenencia étnica no se construya (o no se construya sólo) sobre un modelo predefinido de cierre cultural y repliegue comunitario, sino que sea una conceptualización capaz de reproducir la diversidad en vez de segmentarla y que, al hacerlo, sea sensible también a las estrategias individuales de integración, a los sincretismos, hibridaciones y voluntades de asimilación. En definitiva, un modelo complejo de la pertenencia étnica, es un modelo que basa su potencial teórico en interesarse más por destacar la diversidad con que la etnicidad es puesta en juego, que por reducirla a la unidad de supuestos atributos esenciales.

Por tanto, estas identidades híbridas, no sólo alejan el esencialismo de los análisis basados en la homogeneidad e invariabilidad de las culturas, sino que, además, se desembarazan de los prejuicios analíticos sobre la “aculturación” como pérdida, asociada a una desvalorización de los componentes identitarios de carácter híbrido logrado.

Por desgracia, la desvalorización de las identidades híbridas, el apego a una tradición inventada, la manipulación de las culturas y la exaltación del choque, violencia y competencia entre las mismas, ha preparado la asunción de estrategias defensivas de los adolescentes involucrados en estas manifestaciones de racismo cultural. Se puede tratar de estrategias interiores, sea asumiendo estereotipos racistas o a través de comportamientos agresivos y violentos (Terrén, 2007). Se puede manifestar mediante maniobras exteriores, a través de una asimilación a los nacionales y de un rechazo de los propios orígenes; o en sentido contrario, mediante una revalorización de la identidad de origen, o incluso ejerciendo la delincuencia como práctica que les revalorice, como una especie de mecanismo que les permita llegar a ser alguien y a salir del anonimato. O bien cabe que se materialice a través de una estrategia mixta de revalorización de la propia cultura –buscando similitudes con la autóctona- y de búsqueda de la integración social -sin renunciar a su propia diferencia-.

Esta tercera opción (una estrategia mixta), viene significada por la aceptación y la valorización, en mayor o menor grado, de la cultura inmigrante por la sociedad de acogida; permitiendo que el adolescente tome aquellos elementos necesarios de ambas culturas para su crecimiento personal, su construcción identitaria y su integración social. Es una opción que responde a una estrategia inserta en la perspectiva intercultural, que valora por igual todas las culturas y busca el diálogo entre ellas en un plano de simetría o de igualdad, de modo que la disyuntiva de integración o marginación social en función de los atributos culturales expuestos o utilizados, no es sino una fórmula trasnochada de racismo cultural (Giró, 2004).

La perspectiva intercultural concibe la cultura en relación con las otras culturas, otras realidades, otras formas de concebir e interpretar el mundo y, a su vez, contempla la propia cultura de un modo no estático ni estable, sino cambiante e interactivo. La concepción estática de la cultura deriva a menudo en el esencialismo, el fundamentalismo cultural; y éste es el origen frecuente de la generación de etiquetas y estereotipos culturales, que a su vez constituyen el germen del racismo y la xenofobia”.

Algo parecido a lo que está ocurriendo con motivo de la prohibición del Burka y el Nikab

Anuncios

Read Full Post »

¿Cómo perciben los adolescentes la posibilidad de la diversión? ¿Cuál o cuales son las premisas para el despliegue de su divertimento? La diversión, en una de sus acepciones, se define como seguir alguna afición que les distrae de sus ocupaciones ordinarias. Si atendemos a los discursos de chicos y chicas, el significado que éstos asignan a la práctica de la diversión parece ajustarse perfectamente a esta descripción, y esto porque los adolescentes relacionan de forma automática y mecánica diversión con tiempo desocupado, con tiempo libre fuera de ocupación de cualquier tipo; y, a medida que los adolescentes tienen más edad, se manifiesta en este sentido en mayor grado. (Cuanto sigue proviene de la encuesta realizada en 2005 a jóvenes residentes en La Rioja)

Pero ¿de qué ocupaciones hablamos cuando nos referimos a chicos y chicas de edades comprendidas entre los doce y  los diecinueve años? El rol fundamental de los adolescentes es el de su preparación para la etapa adulta, y esta forma de entender la adolescencia como tránsito hacia la condición de joven-adulto, esta experiencia de vivir la adolescencia se concreta en estudios, trabajos eventuales y, en el peor de los casos, búsqueda de empleo.

La contraposición entre tiempo ocupado y tiempo desocupado, tiene su traslación desde una perspectiva de viabilidad para la diversión en tiempo normativo, el de los días de estudio o los días laborables, versus tiempo de fiesta. La referencia al tiempo de asueto está íntimamente unido a la diversión;  por el contrario, cuando los chicos y chicas se refieren a las cuestiones que ellos consideran más tediosas, fastidiosas, o cuando menos aburridas, mencionan conceptos y frases como “estudiar” o “las obligaciones”. Los adolescentes que han optado por el mundo laboral, por el trabajo, bien de una forma definitiva con la perspectiva de seguir en ello, o bien a través de una aproximación experimental o puntual en trabajos de verano, se manifiestan en un sentido similar. Así, vemos que los adolescentes cuya ocupación principal está ya circunscrita al mundo laboral, y a los que les gusta su trabajo, se contradicen en cierto modo al señalar como aquello que menos les gusta hacer es precisamente “trabajar

No hay muchas diferencias entre adolescentes estudiantes y adolescentes trabajadores en cuanto a la consideración tediosa de aquellas ocupaciones que les suponen algún tipo de obligación y las actividades que a ellas se asocian. Ahora bien, entre los adolescentes que trabajan señalan como uno de los principales escollos que se interponen en su experiencia de diversión, la falta de tiempo para relacionarse los días de labor. El cansancio es otro de los obstáculos para la diversión de los jóvenes trabajadores.

El tiempo libre es un privilegio juvenil como señala Martín Serrano (2000). Ahora bien, cuanto más joven la persona, más tiempo para los entretenimientos y divertimentos; mientras quienes se aproximan a la condición de adulto a través de la incursión en el mundo laboral, pierden parte de ese privilegio. En este sentido, los adolescentes de hasta quince años no relacionan tedio y ocupaciones que supongan algún tipo de obligación; y esto probablemente porque a esas edades no sienten el peso de la responsabilidad de las obligaciones. Algo que sí ocurre entre los chicos y chicas de edades superiores.

Los adolescentes perciben que la única posibilidad de diversión se va a dar en una situación eximida o relevada de cualquier tipo de obligación, es decir, dentro del ámbito ocupado por el tiempo libre. Por otra parte, referirse a la diversión significa acotar el significado del término a una de sus acepciones, la de esparcimiento; y en concreto reducirla a algunos de sus sinónimos, bien al binomio gusto y aficiones, bien a la más colorista asociación de términos como jolgorio, juerga o parranda.

No sabemos hasta qué punto identifican la diversión con gustos y aficiones, pues las salidas nocturnas -la actividad privilegiada de los adolescentes en sus preferencias de diversión-, forman parte de sus gustos y aficiones. Es revelador comprobar que quienes no participan de las salidas nocturnas (los de menor edad), identifican diversión con el desarrollo de sus aficiones o con algún tipo de actividades que les son gratas. Sin embargo, a partir de los quince años la fiesta -el jolgorio, la juerga- pasan a ser el centro de su idea y de su ideal de la diversión.

Los chicos y chicas diurnos señalan como actividades que les divierten algunas relacionadas con el ejercicio físico, como los deportes (fútbol, baloncesto, pelota) o patinar; ir al cine, ir de tiendas (la mayoría de veces sin ánimo, ni posibilidades, de comprar); los juegos de los recreativos (los de toda la vida como el futbolín, ping-pong y alguno más sofisticado); o simplemente pasear y conversar; sin olvidar las actividades que requieren de cierta premeditación en su diseño, como ir a parques de atracciones, excursiones o salidas al monte o a la playa (entre los chicos y chicas de más edad). A este respecto sería fácil señalar diferencias entre chicos y chicas: ellos parecen preferir los ejercicios físicos y los recreativos; ellas el cine, ir de compras simuladas y los paseos, respondiendo a cánones establecidos de género.

Estas serían  a grandes rasgos las principales actividades en las que se ocupan los adolescentes en su tiempo libre. Sin embargo, estas actividades no son las mismas cuando hablamos de los espacios de ocio, los lugares donde se desarrollan estas actividades, pues si atendemos a lo que ocurre los fines de semana y días festivos, encontramos que los lugares más frecuentados por los adolescentes (el 61,7%) son las calles y parques, seguidos de los bares, cafeterías o pubs a los que asisten el 53,1% y en tercer lugar un 27,1% frecuentan chamizos. Finalmente, un 18% ocupan su tiempo libre visitando los centros comerciales.

La casa, que en los días laborables era el lugar más frecuentado por los adolescentes (un 73,2%), en los días festivos se reduce al 15,3%; una reducción bastante significativa (más de 50 puntos). Existe pues una dualización en la utilización de los espacios en función del día de la semana. Lugares como otras casas, pueblos de origen y campo y naturaleza son frecuentados por el 16,4 %, 12,1% y 11,3 % de los adolescentes respectivamente. En menor medida, con porcentajes comprendidos entre el 9,7% y el 3,8%, los adolescentes pasan su tiempo libre en lugares como recreativos, polideportivos, locales de espectáculos culturales y cibertecas. Por último, el 5,1% de los adolescentes pasan su tiempo libre en los siguientes lugares: locales de espectáculos deportivos, colegios, clubs-asociaciones y talleres de formación.

Si atendemos al sexo de los adolescentes, los chicos frecuentan en mayor medida los chamizos, recreativos, el campo y la naturaleza; y las chicas los centros comerciales y los pueblos de origen de las familias. Y si atendemos a la edad, mientras que los parques y la calle disminuyen como lugares más frecuentados según aumenta ésta, con los bares, cafeterías y pubs ocurre justo lo contrario, pues a más edad más frecuencia en la asistencia a estos locales. Casi un 80% de los adolescentes de entre dieciocho y diecinueve años frecuentan los días festivos los bares, cafeterías y pubs, mientras que menos de un 17% de los adolescentes de entre doce y catorce años hacen uso de estos espacios. No obstante, pese a quedar en segundo lugar calles y parques, siguen siendo un espacio de vital importancia para los adolescentes de cualquier edad, seguido ya a distancia de chamizos y locales de uso exclusivo. Los recreativos, centros jóvenes, y cibertecas, según se puede observar en la tabla, se convierten en territorio casi exclusivo de los más jóvenes.

Sabemos que salir los fines de semana se convirtió desde los años ochenta en una ocasión de transgredir las normas familiares y la monotonía de la rutina (llegar tarde, beber, salir con los amigos, etc.). Estas actitudes transgresoras se interpretaban como la necesidad de abrir vías de fuga y evasión que permitieran soportar la frustración que resultaba de una situación acomodaticia y fundamentalmente como la forma de construir identidad de grupo y, a partir de ella, la propia identidad individual. Hoy día, los adolescentes, sobre todo los de más edad, dedican las noches del fin de semana (especialmente algunos viernes y los sábados) al ocio nocturno. Salir de noche se convierte en una especie de rito obligatorio. Palabras clave como bares, noche, beber y fin de semana aparecen en casi todos los discursos de los adolescentes al preguntarles por el significado de salir de marcha. De este modo, salir de marcha tiene para los adolescentes las siguientes premisas: salir noches de fin de semana y consumir bebidas alcohólicas.

Tal y como afirman Pallarés y Cembranos (2001), la noche, especialmente la del fin de semana, se convierte en un espacio abierto pero ambiguo de experimentación de formas de sociabilidad, que permite a la juventud salir del “atolladero” en que se encuentra por el alargamiento de su dependencia de los adultos. Podrían plantear el conflicto en otros términos y/o otros ámbitos, pero debido a toda una serie de circunstancias, “la marcha” es el lugar preferido para escenificar las diferencias generacionales en el acceso a espacios de participación y poder. A pesar de ello, la ocupación de espacios públicos y privados permite a los y las jóvenes imponer (aunque sólo sea en la noche) sus propias leyes en dichos espacios, al hacerlos suyos y experimentar cuotas de poder y relevancia siempre y cuando (o para que) no reclamen otras. Y es que la diversión de los adolescentes lleva implícita la realización de sus aficiones declaradas y la satisfacción de sus gustos, entre los que se constatan ir de fiesta o ir de marcha. Son sobre todo los adolescentes de más de quince años quienes destacan en sus relatos, de modo enfatizado o en alusiones, el ir de marcha o salir de marcha como experiencia de diversión.

¿Qué entienden los adolescentes por salir o ir de marcha? O mejor aún, ¿en qué consiste la actividad relatada como preferida, por los chicos y chicas, en su experiencia de la diversión? Esa actividad a la que ellos no siempre se refieren como salir de marcha o ir de marcha, pero no obstante, identifican claramente asociada a una serie de componentes. A juzgar por lo que ellos nos transmiten, uno de los rasgos definitorios de la práctica de la diversión de los adolescentes habría que buscarlo en la restricción del ámbito de diversión a la participación de un solo tipo de gente: ellos mismos. De este modo los adolescentes intentan separarse, alejarse de los ámbitos de diversión de los adultos. Es como si los adolescentes creyesen que sólo entre los miembros de su propia generación pueden sentirse a gusto.

La mayor parte de los adolescentes utilizan el tiempo libre que pueden pasar fuera del hogar para estar con los amigos, o los compañeros del equipo, o los colegas del barrio y sobre todo los fines de semana. Estos encuentros se desarrollan siguiendo un plan de alejamiento del ámbito del ocio adulto; modelo de ocio que, por otra parte, ellos consideran bastante alejado del suyo. Y, sin embargo, los hábitos de salidas de estos chicos y chicas responden a la cultura dominante, la de sus propios padres. Son los adultos occidentales quienes, sobre todo a partir de mediados del siglo XX, habrían extendido un modelo de ocio nocturno que descansa en el alcohol. Además, no hace falta que estos chicos y chicas se remitan a personas de cierta edad para apreciar diferencias en cuanto al disfrute del tiempo libre y a los espacios frecuentados; los adolescentes llegan a establecer diferencias con otros jóvenes apenas unos años (cuatro años), mayores que ellos. Además, a la hora de salvaguardar sus espacios de diversión frente a los adultos, se muestran bastante tajantes.

La pretendida y buscada separación del mundo adulto se manifiesta claramente en otros dos componentes del salir de marcha, como son la nocturnidad y los espacios de la fiesta. La nocturnidad es un hecho contrastado que incluso entre los más jóvenes y aquellos que apenas han comenzado a salir con sus amigos está muy presente. Ahí se encuentra la diferencia que supone cruzar la frontera de la edad, sus salidas del lado de la noche. Así, los adolescentes que no salen por la noche, aunque sí salen por la tarde hasta cierta hora, en ningún caso identifican estas salidas con salir de marcha.  Tampoco entre quienes tienen la posibilidad de salir por la noche, a todo tipo de salidas le denominan ir de marcha. Sólo se sale o se va de marcha a partir de unas determinadas horas; quizás, cuando los espacios de diversión de su elección están a su entera y exclusiva disposición.

Casi el 86% de los adolescentes salen alguna vez con sus amigos por la noche (más tarde de las 22:00 horas). Apenas hay diferencias entre los sexos, pues el 88% de los chicos y el 83,2% de las chicas salen alguna vez con sus amigos por las noches. Pero si el sexo no es significativo para que los adolescentes salgan por la noche o no, la edad sí lo es. A medida que aumenta la edad aumenta el porcentaje de adolescentes que salen por las noches. A partir de los quince años y hasta los diecinueve, por cada tramo de edad, más del 95% de los adolescentes salen con sus amigos por las noches. En cuanto a la ocupación o actividad principal de los adolescentes, el 84,1% de los que estudian y el 95,6% de los que trabajan salen alguna vez por las noches. Parece que existe una cierta dependencia (pese a que no es muy significativa) entre las variables salir por ahí y trabajar. No ocurre lo mismo en la relación de dependencia entre las variables consumo de alcohol (adolescentes que han consumido en alguna ocasión una bebida alcohólica) y salir por ahí, que sí es una relación significativa. De los adolescentes que  consumen alcohol, el 86,2% sale por las noches y el 20,3% no lo hace. De los adolescentes que no consumen, el 13,7% sale por las noches y el 79,6% no sale.

Estar con los amigos es sin duda el motivo al que los adolescentes le otorgan más importancia a la hora de salir por ahí. Casi la totalidad considera este motivo como mucho o bastante importante y se corresponde con la necesidad de pertenencia a un grupo o cuadrilla. Otra de las razones que empujan a los adolescentes a salir por ahí, es escapar de la rutina. Más del 40% señalan este motivo como bastante importante, y más del 30% lo considera como muy importante. Son rutinas aquellas que se derivan de las obligaciones, sean estas los estudios o las actividades domésticas, porque las rutinas propias de la repetición de actos durante la ocupación del tiempo de ocio no se consideran tales (véase escuchar música y bailar, considerados igualmente motivos bastante o muy importantes a la hora de salir por ahí). En el otro extremo está el ligar, beber alcohol, escapar del control familiar o imitar a los de su edad (porque todos los de la edad salen), que son considerados motivos poco o nada importantes a la hora de salir (por encima del 50% de los adolescentes, salvo ligar que llega al 45%).

Al analizar las medias para el conjunto de los encuestados, podemos extraer conclusiones muy parecidas, donde estar con los amigos y escapar de la rutina son los dos motivos más importantes del conjunto de motivos que se suponen organizan sus salidas nocturnas. Del mismo modo obtenemos que el motivo más importante por el que los adolescentes salen de noche es para estar con los amigos, tanto si analizamos las medias filtrando por sexo, como por edad o por tamaño del municipio. Estar con los amigos es el principio que nueve a los adolescentes en cualquier circunstancia y lugar para salir por ahí por la noche. Por sexo se mantiene como segundo motivo, tanto para chicos como para chicas, el escapar de la rutina. El tercer motivo más importante para los chicos es, sin embargo, que se aburren en casa, mientras para las chicas es bailar.

Cuando atendemos las diferentes edades observamos que los más jóvenes (12-14 años) valoran en segundo lugar de importancia el aburrimiento, mientras que tanto los del grupo de edad de 15 a 17 como los del grupo de 18 a 19 años puntúan como bastante importante escapar de la rutina. Es decir, cuando se inician en la adolescencia piensan en salir para no aburrirse en casa, y conforme aumenta su edad salen para escapar de las rutinas provocadas por las obligaciones diarias.

Por último teniendo en cuenta el tamaño del hábitat, los jóvenes que habitan en localidades grandes (más de dos mil habitantes) encuentran como motivos más importantes y principales para salir, el estar con los amigos y escapar de la rutina. Por su parte, en las localidades de menos de dos mil habitantes adquiere mayor peso (por supuesto, después de estar con los amigos, que sigue siendo el motivo principal para todo tipo de adolescentes sin importar el tipo de hábitat) aburrirse en casa (localidades de 500-2000) o escuchar música (localidades de menos de 500 habitantes). Entendemos que en las localidades más pequeñas, las posibilidades de asistir a un concierto de música en directo, o a un discobar o discoteca son nulas y, por tanto, escuchar música se convierte en el motivo más importante tras el de salir con los amigos.

Los adolescentes tienen una hora para salir (las primeras horas de la tarde-noche), y una ruta ritual siguiendo comportamientos similares porque el propósito último es relacionarse con los pares, los iguales, con quienes se identifican. Salen siempre en horarios nocturnos porque encuentran la independencia necesaria frente al mundo de los adultos.

Este comportamiento ha sido observado igualmente por varios autores que señalan la falta de vivienda propia como una de las causas por las que los jóvenes desarrollan otras estrategias espacio-temporales en su relación con la ciudad. En este sentido, la adopción de horarios peculiares diferentes al resto de la población les permite el uso en exclusiva de espacios comunes en su propia franja horaria. Este comportamiento es, en cierta manera, tolerado e incluso promovido por la sociedad. Los chicos que no salen de noche resultan raros e incómodos incluso para los padres. Los jóvenes se transforman el fin de semana buscando una identidad diferente a la que poseen el resto de la semana, buscando romper las rutinas y las normas. Sin embargo, en este afán (en ocasiones compulsivo) por buscar el descontrol y la ruptura de límites, llegan a escenificar nuevas rutinas, nuevas normas, nuevas obligaciones.

Algunos autores llegan incluso a afirmar que se dan situaciones paradójicas en las que los jóvenes deben obedecer entre semana, y obedecer desobedeciendo el fin de semana. Reciben permanentemente este doble mensaje desde la sociedad: entre semana deben cumplir todas las normas, esforzarse, ser competitivos; mientras que el fin de semana se tolera, se promueve, se espera de ellos que sean rebeldes, hedonistas, desobedientes. Siguiendo la lógica de este autor, los jóvenes obedecen en ambos casos.

Nosotros decimos que en el tiempo libre pueden romper las rutinas del tiempo ocupado, pues de lo contrario la liberación de esas mismas rutinas conducen a la pérdida de la seguridad que aportan. El tiempo libre y el ocio del que se disfruta implican enfrentarse a ciertos riesgos. Esta realidad y la tendencia a la dualización radical entre tiempo libre y tiempo ocupado, es la que determina la concentración en el tiempo libre de los riesgos relacionados con la conducción de vehículos, el consumo de alcohol y drogas, la violencia, etc. Los adolescentes de menor edad no salen de marcha, pues emplean su tiempo de ocio en estar con los amigos en parques, recreativos y centros jóvenes. En algunos casos sabemos que comienzan a frecuentar bares o cafeterías, y es en las edades intermedias cuando ya es frecuente el uso de chamizos o cuartos.

También el deporte es una actividad a la que los adolescentes dedican parte importante de su tiempo. Los fines de semana tienen lugar los partidos y las concentraciones deportivas. En menor medida, dedican algo de su tiempo libre a estudiar, al desarrollo de tareas domésticas y en apoyo de actividades productivas familiares. Así pues, no todo el tiempo del fin de semana es un tiempo liberado de obligaciones.

Los consumos de alcohol que se producen fuera del ámbito doméstico se producen inicialmente y entre los adolescentes de menor edad, a consecuencia de celebraciones entre iguales (cumpleaños), fiestas locales y/o de pueblos próximos. En todos los casos aparece paulatinamente una aproximación hacia la pauta generalizada de consumo seguida por los adolescentes de más edad (más frecuente, generalmente cada fin de semana). A veces, esta imitación progresiva se produce enfrentando las contradicciones del propio joven. Incluso muchas de las pautas podríamos definirlas como rituales de paso hacia una edad superior. Según se incrementa la edad de los consumidores de alcohol, las diferentes variables que conforman y asocian con el contexto de consumo se operativizan mucho más, llegando a diferenciar claramente entre lo que denominan salir, que hace referencia en general a un horario diurno, a los días entre semana (es decir, lunes, martes, miércoles o jueves, no suele incluir el viernes y, desde luego, excluye el sábado y el domingo). Son salidas que se realizan con los amigos para desarrollar un número variable de actividades (charlar, pasear, ir de compras, etc.), entre las que pueden aparecer consumos (ir a los bares), si bien tanto la cantidad de alcohol consumida como el tiempo dedicado a ello es menor. Además, con dichos consumos no se busca específicamente la modificación del estado de ánimo o el punto, como sí aparece en lo que denominan salir de marcha.

El incremento en el consumo de drogas en las salidas de marcha de fin de semana, tiene para algunos autores su explicación en una serie de factores, como el número de días que tiene el fin de semana (desde dos hasta cuatro días); el tener como objetivo estar toda la noche fuera sistemáticamente (para toda la noche), y finalmente en una movilidad prácticamente compulsiva, una especie de maratón en el que hay que ir de garito en garito.

Respecto al término salir de marcha, podemos observar diferencias respecto a salir en la estructuración de momentos, días, horas y ruta, que está muy definida por y para el grupo de referencia. Así encontramos que:

  • Momento en el que se produce o al que refieren: son los fines de semana.
  • Horarios: extensos y siempre durante la noche. Por la tarde, con el incremento de edad, se produce una internalización mayor en la noche, llegando en algunos casos hasta la madrugada o inicio del día siguiente.
  • Días concretos: la principal referencia es el sábado por la noche. El viernes, generalmente lo refieren como más tranquilo, o como día de salir, mientras el domingo suelen dedicarse a descansar, recuperarse de la noche anterior y comentar lo vivido el sábado (como parte del ritual del fin de semana).

Por tanto, la expresión con la que se refieren o denominan al hecho objetivo y al momento es salir de marcha, independientemente de que se refieran a hacer botellón, ir de bares y/o discobares, o todo ello en alternancia. Para otros días de la semana, horarios del día, objetivo de la salida, etc., únicamente se refieren como salir.

Un 87,8% de los adolescentes que salen por las noches lo hacen los fines de semana y los días festivos. Residualmente, un 11,3% salen, además de los fines de semana, los días laborables. Si atendemos a las diferencias de género, el 83,8 % de los chicos y el 91,7% de las chicas que salen, lo hacen como media únicamente los fines de semana y días festivos. Es decir, son más los chicos (15,5%) que salen fines de semana y entre semana que las chicas (6,96%). Si ahora apreciamos las diferencias por edad, a partir de los dieciséis años y por cada grupo de edad hay un porcentaje reseñable de adolescentes que salen además de los fines de semana y festivos, los días laborables. El 9,8% de los adolescentes de dieciséis años salen por la noche los fines de semana y entre semana. Porcentaje que sube al 11,8% y al 11,7% entre los de diecisiete y dieciocho años respectivamente, y que se dispara hasta el 31,1% entre los de diecinueve años. Es decir, se confirma que a más edad del adolescente sale más, al sumar a la tradicional salida de los fines de semana las salidas entre semana, es decir, los días laborables.

En cuanto a las diferencias según actividad u ocupación principal, podemos señalar que el 92,7% de los estudiantes y el 56,8% de los trabajadores salen de media únicamente los fines de semana. El 6,1% de los estudiantes y el 43,1% de los adolescentes que trabajan salen tanto los fines de semana y festivos como los días laborables. Existe, por tanto, una relación de dependencia entre los días de la semana que los adolescentes salen por ahí con sus amigos y por la noche, y la ocupación principal que desarrollan. Mientras que los estudiantes salen principalmente los días festivos y fines de semana, los trabajadores salen en parecida proporción tanto los fines de semana y festivos como los días laborables.

Respecto a la existencia de dependencia entre las variables de consumo de alcohol y frecuencia en las salidas nocturnas, podemos extraer las siguientes conclusiones. El 100% de los que salen entre semana y casi todos los adolescentes que salen los fines de semana y entre semana han consumido en alguna ocasión bebidas alcohólicas, mientras que alrededor de un 15% de los que salen sólo los “fines de semana y festivos” no han consumido nunca bebidas alcohólicas. Casi el 60% de los adolescentes que salen por las noches, lo hacen todos los fines de semana, mientras que el 5% sale menos de un fin de semana al mes. Por sexos, el 63,1% de los chicos y el 54,4% de las chicas que salen las noches del fin de semana, lo hacen todos los fines de semana.

En cuanto a número de fines de semana que salen al mes son los adolescentes de menor edad (12 y 13 años), los que en un porcentaje mayor salen menos de un fin de semana al mes (35,7% y 25% respectivamente). Esto es indicativo de que las salidas nocturnas de los más adolescentes presentan un carácter ocasional. Los de más edad, es decir, los adolescentes de 14, 15, 16, 17, 18 y 19 años, salen, en una proporción superior a la mitad de los mismos, todos los fines de semana.

Si nos fijamos en la ocupación principal que desarrollan los adolescentes el 13% de los estudiantes salen entre uno y menos de un fin de semana al mes. Este porcentaje se reduce aún más (al 2,2%), cuando hablamos de adolescentes trabajadores. En correspondencia, el porcentaje de adolescentes que salen todos los fines de semana es inferior si son estudiantes (58,1%), que si son trabajadores (63,6%). Haciendo un análisis por medias, nos reafirmamos en la hipótesis de que los trabajadores salen con mayor frecuencia que los estudiantes, aunque la diferencia no es muy grande. La media de fines de semana que los trabajadores salen al mes es de 3,48 mientras que la de los estudiantes es de 3,15.

En cuanto a consumo de alcohol y su relación con salir los fines de semana, hay una dependencia entre las dos variables, pudiendo concluir que a medida que aumentan la frecuencia de las salidas, aumenta el porcentaje de adolescentes que dicen haber consumido en algún momento alguna bebida alcohólica. Cuantos más noches de fines de semana se sale, mayor es el número de adolescentes que asegura consumir alcohol. Existe pues una dependencia entre la frecuencia en las salidas nocturnas y la frecuencia con la que los adolescentes consumen alcohol, con lo que podríamos corroborar la hipótesis que nos planteamos al inicio de la investigación: “A mayor frecuencia de salidas nocturnas, mayor consumo”.

Los lugares de marcha y de reunión y consumo de alcohol de los adolescentes evidencian costumbres distintas entre los sujetos  residentes en la capital de provincia o fuera de ella. En las zonas rurales los grupos de amigos cuentan con los llamados “cuartos” o “chamizos” como espacio principal para encontrar y estar con los amigos, independientemente de la edad y el sexo. Sin embargo entre los grupos de amigos residentes en la capital esta costumbre sólo aparece, y no significativamente, en las fiestas de San Mateo (septiembre). En la capital, parece que el tiempo que los sujetos destinan al consumo de alcohol en compañía de los amigos se sucede en parques y bares de la ciudad. Así, el fenómeno del botellón se sucede en los parques, y en horario de tarde o al principio de la noche. Por otro lado, los bares son propios de un horario más tardío. El objeto de salir y divertirse, es conocer o coincidir con otros iguales de los diferentes colegios. Y el modo es frecuentar los mismos lugares (zonas), seleccionando los locales (bares), o incluso los bancos del parque en un determinado orden (rutas y tiempos o ritmos de movimiento dentro de las zonas), cumpliendo y pautando unos momentos de llegada y salida de los mismos (horarios), favoreciendo la coincidencia con los pares.

En cuanto a la edad, si hubiera que intentar clasificar los espacios y tiempos, parece que el segmento más joven es más asiduo a los parques (seguramente por razones de horario), mientras que  el segmento de más edad parece ir abandonando la costumbre del botellón en parques y decantarse por beber en los bares de la “zona”. Las zonas donde se relacionan o coinciden dependen del día de la semana y de la hora de la noche en que se encuentren. Con carácter general, diferencian los sábados del resto de los días. Diferencian las primeras horas del sábado, donde el lugar de referencia suele ser los parques y zonas abiertas de, según avanza el horario en la noche, otras zonas donde acuden a bares o discobares. En las zonas rurales y en función de la menor edad de los entrevistados, los lugares de referencia para relacionarse suelen ser los cuartos o chamizos, que son lonjas o locales acondicionados por ellos mismos que, a veces con la idea de utilización para las fiestas locales y otras prolongando su mantenimiento para todo el año, utilizan como lugar de reunión, relación, conocimiento, y para divertirse y beber. En ocasiones son cuestiones tan sencillas como la disponibilidad económica las que incitan a disponer de estos locales para ahorrarse un dinerillo, pero no todos los padres están de acuerdo en el uso y disfrute de estos lugares que atraen tanto a los adolescentes

Estos locales son referencias más utilizadas por los adolescentes del medio rural que las propias salidas a otros lugares próximos en localidades adyacentes. Para los adolescentes de menos edad, la necesidad de desplazarse a los pueblos se ve mediatizada por la imposibilidad de conducir (tener carnet y disponibilidad de coche), y contar con la disposición (generalmente de los padres) para poder acudir a otros pueblos en fiestas. Por contraste, en las zonas urbanas las posibilidades son mayores tanto en la oferta de localizaciones (chamizos, bares, botellón, discobares, discotecas…) como en la capacidad de acceder a ellas directamente (caminando, autobús, taxi, moto, etc.). Algunos adolescentes no desaprovechan la ocasión que se les presenta en ausencia de los padres y recurren a su propia casa como lugar de diversión. Los adolescentes prefieren disfrutar de su tiempo libre en aquellos espacios liberados de los mayores, espacios en los que desarrollar su propia identidad y construir sus códigos y lenguajes. En definitiva, para desarrollar sus actividades de ocio prefieren el exterior al hogar familiar.

En este punto, podríamos unir la elección de estos espacios a otra de las características del salir de marcha: lo repetitivo de las conductas de los jóvenes hasta convertirse en costumbres y llegar a lo rutinario, al menos para los que (ya) no estamos inmersos en esa experiencia de la diversión y, también para ellos, según manifiestan algunos de los entrevistados.

En sus salidas nocturnas, los chicos y chicas relatan seguir unas pautas, no se sabe muy bien en base a qué, que les llevan a quedar siempre en un mismo sitio, frecuentar los mismos lugares, siguiendo incluso un itinerario imaginariamente marcado por ellos mismos en su reiteración.

Pero también, y muy importante, estos adolescentes establecen sus rutinas en relación o con referencia a los grupos de su edad. Hay que transitar la noche, asomarse a todos los escaparates, a todos los grupos donde se conoce y se es conocido, dejarse ver. La última de las características del salir de marcha es la reiteración o reincidencia en este tipo de salidas; algo habitual a partir de una determinada edad, y fehaciente en las noches de los fines de semana. La respuesta a la pregunta de cuándo se sale de marcha, es siempre los fines de semana; todos los fines de semana. Salvo algunas excepciones achacables a la circunstancia de los exámenes que, es justo reconocer, están bastante presentes en la disposición de sus salidas. Otros dos ingredientes, si no imprescindibles sí por lo menos buenos compañeros en las salidas de marcha, son el alcohol y la música, como se desprende de las asociaciones que los propios chicos y chicas hace del salir de marcha con beber y bailar.

Salir de marcha es algo que los jóvenes hacen a partir de una determinada edad, diríamos que los quince años. Primero de una manera esporádica y con el tiempo de manera habitual, reincidiendo en las salidas sobre todo de fin de semana; que implica nocturnidad (salir más tarde de las diez de la noche), y desarrollarse en unos espacios de disfrute exclusivo alejados de los ámbitos del ocio adulto; y que lleva aparejado, además, el establecimiento tácito, con origen en el comportamiento del grupo extenso, de ciertas pautas o rutinas en la forma de divertirse, con dos ingredientes básicos de estas salidas: el alcohol -beber- y la música -bailar-.

Entonces, salir de marcha ¿es un gusto, una afición, o se trataría de un convencionalismo social intra-jóvenes? Una de las pistas que podemos considerar es la coletilla de todo el mundo lo hace. Los adolescentes han establecido un criterio de normalidad para sus comportamientos, muy sensible a los hábitos del grupo extenso de los de su edad. Cada joven dentro de su grupo acepta este comportamiento como evidente. Salen de marcha porque eso es lo que se hace entre los de su edad. Estaríamos ante una forma, una seña de identidad, reconocible sobre todo entre el grupo de iguales. En este punto, nos hacemos dos preguntas. Una es si los adolescentes y jóvenes ven alguna alternativa, algún sustitutivo al tipo de salidas descritas, en su búsqueda de diversión. Por sus comentarios parece que no. Y la segunda pregunta es acerca de cuál es el motivo de estos jóvenes para salir de marcha y la respuesta cierra el círculo, pues se divierten saliendo de marcha y salen de marcha para divertirse.

Los adolescentes han establecido un criterio de normalidad para sus salidas de marcha, basado en los comportamientos del grupo extenso: salen  de marcha porque eso es lo que se hace entre los de su edad y no ven sustitutivo alguno a este modelo de diversión. En las ciudades todo lo referente a la salida de marcha para los jóvenes está claramente estructurado y, pese a que ya lo hemos anticipado, se puede resumir de este modo. Primero, las zonas de relación de los jóvenes están claramente delimitadas y conocidas por el grupo de iguales. Las zonas donde se relacionan o coinciden dependen del día de la semana y de la hora de la noche en que se encuentren. Con carácter general, diferencian los sábados del resto de los días, diferencian la primera hora del sábado donde el lugar de referencia suele ser los parques y las zonas abiertas, trasladándose a otras zonas donde acuden a bares o discobares según avanza el horario en la noche. Igual ocurre con los lugares y locales que componen las rutas.

Segundo, los horarios de referencia de entrada y salida a las zonas o espacios de marcha marcan el ritmo, llegando a desarrollar conductas de espera o ajuste antes del inicio del deambular por los lugares marcados para la noche. Igualmente hacen referencia a permanecer hasta determinada hora en los parques, o no pasar a la zona siguiente hasta cumplir determinado horario, con el fin de coincidir con los grupos o personas de su interés, que igualmente ajustan su conducta a dichas pautas horarias no escritas pero por todos conocidas.

Un 53% de los adolescentes que salen por la noche se trasladan a otra localidad para seguir divirtiéndose, si bien de entre estos, casi un 40% sólo lo hace algunas veces. Hay que entender que salvo la capital y las cabeceras de comarca son pocas las localidades que ofrecen un abanico amplio de posibilidades para que los adolescentes encuentren todo aquello que se supone fundamental para salir por ahí por las noches, como son los amigos, huir de las rutinas y no aburrirse en casa, escuchar música y bailar. En este sentido, la opción que se plantea a la mitad de los adolescentes es salir de la localidad de residencia y trasladarse a otra u otras localidades. Las diferencias entre adolescentes según su sexo no son significativas a la hora de explicar la frecuencia con la que se trasladan a otra localidad. Los porcentajes de chicos y chicas en todas las categorías son muy similares. En cambio si consideramos las diferencias por edad, a medida que aumenta ésta, aumenta la frecuencia de las salidas nocturnas fuera de la localidad de residencia.

También, a medida que disminuye el tamaño del municipio de residencia aumentan las frecuencias de salidas nocturnas fuera del municipio. En los municipios más pequeños (menos de 500 habitantes) el 83% de los adolescentes salen por las noches y se dirigen a otra localidad, y un 50% lo hacen siempre, es decir, han adquirido la costumbre de desplazarse de su pequeña localidad a otras con el fin de divertirse. En Logroño, municipio  de más de cien mil habitantes, el porcentaje de adolescentes que salen en alguna ocasión fuera de la ciudad se reduce al 39%. Son, por tanto, los adolescentes más afortunados, pues encuentran los principales motivos para salir en su propio entorno.

La principal razón por la que los adolescentes se trasladan de su localidad en las salidas nocturnas, son las fiestas de otras localidades. Más del 40% de los adolescentes se van a otras localidades para participar de sus fiestas y de este modo continúan una actividad tradicional que consiste en la participación en aquellos actos festivos de las localidades de su entorno, pese a que la ocupación de su tiempo libre se determine en función de los grupos de pertenencia o de adscripción con los que se desplaza, o por los que se desplaza a otras localidades. El resto de motivos que los adolescentes tienen para salir de su localidad, y en porcentajes no muy distantes entre sí, son por orden de importancia, la búsqueda de más oferta de ocio, la falta de oferta que hay en su propia localidad y simplemente por cambiar, o porque los amigos o la pareja son de otra localidad o están fuera. Al hacer el análisis por sexo o por edad no se observan resultados destacables, pues el porcentaje más alto sigue estando en la categoría “Fiestas de otras localidades”, si bien es verdad que conforme aumenta la edad de los adolescentes este motivo para desplazarse a otras localidades pasa del 66,70% (12-14 años), al 81,30% (18-19 años).

Si atendemos a la tipología de hábitat, observamos que en todo tipo de localidades el principal motivo para desplazarse a otro lugar es por ir de fiestas (ir a los pueblos que están en fiestas). Sin embargo se observan diferencias cuando nos preguntamos por el segundo motivo, pues en las localidades de más de diez mil habitantes y en la capital, los adolescentes entienden como segundo motivo más importante para desplazarse a otra localidad la necesidad de cambiar de sitio, mientras que en las localidades menores de diez mil habitantes los adolescentes arguyen que van a otras localidades porque no hay ofertas suficientes en la suya.

Más de la mitad de los adolescentes (el 63,3%), regresan a sus casas andando, teniendo en cuenta que las distancias en la ciudad de Logroño no son excesivas y los desplazamientos a pie desde los lugares de reunión de los adolescentes hasta sus domicilios familiares no suponen grandes recorridos. También son numerosos los adolescentes que utilizan los coches de sus amigos (32,6%), generalmente los que se desplazan a otras localidades; y, sin embargo (seguramente por la edad), muy pocos son los que regresan conduciendo un vehículo. Igualmente llama poderosamente la atención el considerable número de adolescentes que regresan con sus padres, así como los que utilizan el transporte público y los taxis. Haciendo la observación según el sexo de los adolescentes, en general podemos decir que los porcentajes son similares, si bien el porcentaje de chicas que vuelven  a sus casas a pie (71,8%) es más alto que el de los chicos (60,9%); mientras que el propio coche y la moto son medios de transporte más utilizados por los chicos. En cuestión de conducir vehículos, las chicas usan más a menudo que los chicos la modalidad de a turnos para regresar a casa. En cuanto a las edades, los más pequeños regresan a casa principalmente a pie  o con sus padres,  mientras que para los adolescentes de quince a diecisiete años, aunque se mantienen por orden de importancia las modalidades a pie y con los padres, cobra relevancia el coche de los amigos.  Los más mayores (18-19 años), vuelven a casa a pie (57,7%), casi en la misma proporción que en coche conducido por los amigos (54,8%). Respecto al tipo de hábitat, a medida que disminuye el tamaño del municipio, los adolescentes se trasladan en menor medida a pie y van utilizando más el resto de modalidades propuestas, principalmente el coche conducido por los amigos.  En los municipios con menos de dos mil habitantes, gran parte de los adolescentes regresan a casa con los padres.

La gran importancia de las salidas y con ellas los consumos (a veces de forma más importante y significativa que los lugares, la música, el horario, la disponibilidad económica, los traslados), es la compañía. Por encima de todas las demás variables, el elemento primordial para los adolescentes a la hora de salir y consumir es el hacerlo en compañía de los amigos. Otras veces los consumos se asocian con los compañeros de clase, en las cenas de curso, cumpleaños, festividades del colegio, viajes de estudios, etc. Salir es principalmente divertirse, coincidir con los amigos, sentirse mayores, ligar, conocer o coincidir con iguales y afines (compañeros de clase, alumnos de otros colegios). La familia y los amigos constituyen con el mismo porcentaje (44%) la principal compañía de los adolescentes en su tiempo libre los días laborables. Estar con la pareja y solos, les siguen en importancia con un 16,4% y un 11.4% respectivamente. Según el sexo de los entrevistados, la mayor diferencia la encontramos en los porcentajes relativos a los amigos. Hay un porcentaje visiblemente mayor entre los chicos (más de doce puntos porcentuales) que dicen pasar la mayor parte de su tiempo con sus amigos, que entre las chicas que pasan en mayor proporción el tiempo con sus compañeros y su pareja. Hay una considerable y a la vez predecible pérdida de importancia de la familia, según aumenta la edad de los jóvenes y, por el contrario, un progresivo aumento de los amigos y la pareja como principal compañía, conforme los adolescentes tienen más edad.

Las cuadrillas de los adolescentes, en cuanto al número de sus componentes, son por lo general muy numerosas. El 68,8% de las cuadrillas de adolescentes las componen entre seis y quince personas. Como media están compuestas por once personas, y el valor que más se repite (la moda) es ocho. La composición cuando hablamos de cuadrillas integradas por adolescentes de un mismo sexo no muestra grandes diferencias, pues la media entre los chicos es de 11,84 componentes y la media de las cuadrillas de chicas es de 10,96 componentes. Ahora bien, las cuadrillas de adolescentes son principalmente de carácter mixto (52,6%), más que cuadrillas de adolescentes del mismo sexo (47,4%). Generalmente son del mismo sexo las cuadrillas de iniciación a la adolescencia (12-14 años), pasan a ser de carácter más bien mixto (50,3%) entre los adolescentes de quince a diecisiete años, y son definitivamente de carácter mixto (67%) las cuadrillas de adolescentes en tránsito a la juventud (18-19 años).Tampoco aparecen grandes diferencias en la composición de las cuadrillas según el tipo de hábitat, pues si en la capital están compuestas por una media de diez personas, en el resto de localidades la composición oscila entre once y catorce componentes. Menos llamativas son las diferencias en la composición de las cuadrillas según el grupo de edad pues apenas varía en un solo adolescente según aumenta la edad de las cuadrillas.

Sí que hemos encontrado algo de significación en el dato de la edad de los integrantes de una cuadrilla de adolescentes. En general, los integrantes de las cuadrillas son de edad similar (41,8%), o con una diferencia mínima de dos o tres años a lo sumo (31,3%); sin embargo, no deja de ser importante el porcentaje de cuadrillas con jóvenes cuya diferencia de edades llega a ser de cuatro o más años (26.9%). La media en cuanto a la diferencia de edad entre el mayor y el menor de los componentes de las cuadrillas se sitúa en 2,63 años, si bien hay mucha dispersión entre los valores, y por lo tanto la media no es representativa. Las chicas se encuentran más a menudo que los chicos en cuadrillas donde las diferencias de edad son mayores. También encontramos una dependencia con la variable edad, e incluso con una fuerza mayor que cuando la cruzamos por sexo, pues cuando son de más edad los adolescentes, también se agrandan las diferencias de edad que hay entre el mayor y el menor de la cuadrilla. Probablemente, las diferencias de edad van perdiendo importancia según se va produciendo el cambio de la adolescencia a la juventud.

En cuanto al sentimiento de integración en las cuadrillas, casi todos los adolescentes se encuentran muy integrados (63,1%) o bastante integrados (34%) en sus cuadrillas. Esto es posible porque el entorno social, los amigos, la pandilla o el grupo, tienen una posición privilegiada como elementos fundamentales para la diversión.  Los amigos, a todas luces, son un importante componente de la diversión de los adolescentes. Son quienes alcanzan más importancia en la adolescencia; se hacen imprescindibles. Una característica de esta etapa de desarrollo es la contradictoria búsqueda de independencia y el sometimiento a la dependencia funcional de la familia. Desde un punto de vista emocional significa un alejamiento progresivo de los padres y de la familia, que hasta el momento ha sido su punto de apoyo; porque los adolescentes entienden que necesitan a otros, que son el grupo o la pandilla de amigos. Todos, sin excepción, hacían referencia a los amigos al hablar de los momentos de diversión. Incluso hay quienes este requerimiento lo llevan al extremo, y señalan estar con amigos como condición suficiente para la diversión.

La actividad estrella cuando se sale con los amigos por la noche (casi el 60% de los adolescentes riojanos), es ir de bares y pubs. Ir a tomar algo por ahí es la expresión más usual cuando se pregunta a un adolescente, pero ira tomar algo es principalmente ir a beber e ir en compañía de amigos y/o pareja. La otra actividad que mueve a casi la mitad (45,5%) de los adolescentes en las noches de los fines de semana es ir de cena con los amigos. Podríamos decir que estas son las dos actividades estrella o principales que mueven al mayor número de adolescentes, desde los doce hasta los diecinueve años. Un número menos numeroso pero igualmente importante (entre el 25% y el 31%) frecuentan discotecas, chamizos, van a fiestas o de botellón, donde posiblemente ejercitan las dos actividades estrella antedichas, tomar algo, beber y cenar, aunque también escuchar música, bailar, hablar, reír, y como siempre con los amigos y/o la pareja. Menos habitual, pero también reseñable, es ir a casa de los amigos, acudir a conciertos, ir al cine o pasear (11% al 17%).

Con la pareja, las actividades más habituales son ir al cine y a cenar (más de la mitad de los adolescentes). Sigue siendo importante la cifra de adolescentes que se mueven por los bares y pubs con sus parejas (casi el 50%), y ya en menor medida pasear (27,9% realizan esa actividad con sus novios/as frente a sólo un 11,3% que lo hacen con sus amigos/as). Claro está que sólo el 30,4% de los adolescentes declaran tener pareja mientras que el 69,6% no tienen pareja oficial.

Si atendemos a las diferencias existentes según el sexo, los chicos realizan con sus amigos en un porcentaje superior a las chicas las siguientes actividades: ir a bares y pubs, ir a fiestas y estar en chamizos, mientras que las chicas superan a los chicos en doce puntos porcentuales en la actividad de ir a cenar con los amigos. Respecto a los adolescentes que salen con la pareja, el porcentaje de chicas que van con la suya al cine (63%) y a cenar (62%), es muy superior al de los chicos (10% y 38% respectivamente); sin embargo,  son más los chicos (33%) que dicen pasear con su pareja que las chicas (25%). Por grupos de edad, los más jóvenes (12-14 años) principalmente salen de cena con sus amigos o van al chamizo, y de manera secundaria van a casas de los amigos o salen a pasear con ellos. A medida que avanza la edad (15-17 años), cambian sus preferencias, pues salen principalmente con sus amigos por los bares y pubs o a cenar y a bailar, y secundariamente van a los chamizos o de botellón y/o a fiestas de otras localidades. Entre los de más edad (18-19 años) aumenta su actividad de salir por bares y pubs y secundariamente salen a cenar o de botellón. En relación a las actividades que realizan los adolescentes cuando salen por la noche con la pareja, hay que destacar que los más jóvenes realizan las mismas actividades tanto si salen con los amigos como si van con la pareja, pues siempre acuden principalmente a los locales y chamizos. Los de edades superiores hacen otro tanto con la pareja cuando van a cenar o de bares y pubs, distinguiendo la actividad de ir al cine que realizan principalmente con la pareja, y no tanto con los amigos con los que sin embargo prefieren ir a bailar. Para todas las edades, hay una actividad que realizan más en exclusiva con la pareja y lejos de la frecuencia con los amigos, y es la de salir a pasear.

Si atendemos a las actividades de los adolescentes según el tipo de ocupación principal, nos encontramos que los trabajadores van a bares y pubs (84,1%) en un porcentaje más alto que los estudiantes (53,1%); sin embargo, mientras los estudiantes lo siguen haciendo en un porcentaje similar con sus parejas (53,3%), el porcentaje de trabajadores que van a bares y pubs con sus parejas se reduce a un (33,3%), es decir en la satisfacción de sus preferencias prefieren la compañía de los amigos. En cuanto a las actividades que realizan los adolescentes en sus salidas nocturnas según el hábitat de residencia, es destacable el alto porcentaje de aquellos que residen en localidades de menos de 500 habitantes que van a bares y pubs, tanto con sus amigos (83,3%), como con sus parejas (100%). No es casual que los adolescentes que afirman haber consumido en alguna ocasión alguna bebida alcohólica sean aquellos que en un porcentaje más alto han ido con sus amigos a bares y pubs (62%), mientras que los que no consumen cuando salen van principalmente a cenar (49%), o a casa de los amigos (35%).

Para saber sobre qué temas hablan en la cuadrilla de amigos o qué temas son los que ocupan el tiempo de relación, nosotros propusimos doce temas a los adolescentes, y de entre ellos destacaron tres temas como preferenciales en las conversaciones y reuniones mantenidas en el seno de las cuadrillas de amigos. Estos tres temas principales son, por orden de importancia, los ligues y las parejas (54,2%), recordar lo acontecido el fin de semana (46,9%) y la planificación del tiempo libre o las salidas en cuadrilla (44%). Son temas que indiscutiblemente se manejan siempre en el seno de las cuadrillas si bien el orden no es el contemplado aquí pues todo depende del momento de la reunión. Por ejemplo, hablar de lo acontecido el fin de semana se repite de manera ritual todos los domingos y hablar de ligues está presente en casi todas las reuniones de amigos sin importar el día de la semana. La planificación del tiempo libre o las salidas por ahí pertenecen más a los días previos al fin de semana, unas veces los jueves y otras los viernes. Junto a estos tres temas, otros que siguen en orden de importancia, son las relaciones internas de la cuadrilla (37%) y los estudios o el trabajo (28%). Y ya mucho menos se habla de las aficiones, las relaciones familiares, los temas sociales o de actualidad y el sexo (entre el 18% y el 10%). Nos llama la atención, que temas tratados por un porcentaje de adolescentes tan reducido sean precisamente los temas referidos al consumo de alcohol y consumo de tabaco y otras drogas. Sólo un 5,4% de los adolescentes dicen hablar abiertamente de temas referidos al consumo de alcohol y un escaso 3,5% lo hacen del consumo de tabaco y otras sustancias.

Haciendo el análisis por sexo de los doce temas propuestos, sólo en cuatro observamos diferencias notables en los porcentajes de respuestas entre chicos y chicas. Las chicas hablan más de sus relaciones, tanto de las relaciones familiares (22,2%) frente al 7,7% de las cuadrillas de chicos, como sobre los integrantes de la cuadrilla (casi un 9% más que los chicos). Sin embargo, sobre temas sociales y de actualidad y de sexo, hablan más los chicos que las chicas (casi el doble). Por edades, los más jóvenes hablan de los temas que tienen que ver con el universo de relaciones entre el grupo de pares, y a medida que avanza la edad se habla más de temas sociales y de actualidad y de sexo. De este modo sabemos que las conversaciones se realizan sobre temas que hacen referencia a los rituales de salidas de marcha conformando, a su vez, un rito más de la liturgia adolescente.

Read Full Post »

ASPECTOS SOCIOJURÍDICOS SOBRE LA VIOLENCIA, LA LIBERTAD Y LOS DERECHOS DE LA MUJER EN EL NUEVO MILENIO

Cuando en mayo de 2004 se organizaron en la Universidad de La Rioja unas Jornadas de debate sobre “Igualdad y género” se abordó de manera específica uno de los problemas más importantes y complejos con que se enfrenta la sociedad actual (la violencia de género) y para cuya erradicación es necesario el compromiso tanto de instituciones y profesionales como del conjunto de la ciudadanía.

En aquellas Jornadas se analizaron y revisaron actitudes y valores en el contorno de la educación y la socialización, reflexionando sobre el desarrollo de estrategias encaminadas a facilitar la eficacia profesional de todas las personas que trabajan desde diferentes perspectivas en relación con la violencia de género, y analizando los cambios legislativos que afectan a dicha violencia. Asimismo, las Jornadas promovieron el debate y la reflexión sobre las acciones desarrolladas desde diferentes campos de intervención profesional con las víctimas y con los maltratadores, como servicios sociales, centros de urgencias, casas de acogida, centros de información y asesoramiento a las mujeres, administración de justicia, red sanitaria, educación y plataformas de sensibilización.

Las Jornadas trataban de posibilitar el debate y la reflexión sobre la igualdad entre mujeres y hombres, así como proporcionar a los asistentes instrumentos con los que profundizar en los cambios socioculturales y de roles en las identidades de género, principalmente en la construcción de la masculinidad.

La transformación de la masculinidad es producto de las conquistas de la revolución feminista y de los valores de la igualdad y la coeducación, que han acabado con los viejos roles de la mujer ama de casa abnegada y el hombre dominante que trabaja fuera de casa y alimenta la familia. Sin embargo, muchos hombres no han logrado transformar y adaptar los roles tradicionales y siguen instalados en un machismo atávico que les impide aceptar las nuevas realidades de igualdad de género, tanto en el ámbito público como en el doméstico, lo cual ha producido en muchos casos un aumento de las separaciones y los divorcios, cuando no de la violencia y la muerte. Bien es cierto que la violencia contra las mujeres no sólo no ha cesado sino que ha crecido en los últimos años, y que la lucha por la igualdad no ha dejado de teñirse de sangre desde que esta tomó carta de naturaleza en la sociedad contemporánea.

Y es que la violencia de género es un problema que requiere un abordaje multidisciplinar, tanto para analizar los factores desencadenantes, como para implementar respuestas a las demandas que actualmente exige la sociedad.

Lo que solemos denominar violencia de género, hasta hace muy poco era considerado desde el punto de vista jurídico como una cuestión privada, sin que el Estado se sintiera concernido por ello. Afortunadamente las cosas están cambiando. No sólo el Estado, sino todos los partícipes sociales -incluidos los jueces- se están dando cuenta de la relevancia pública y social de esta lacra. Ciertamente que no solo con cambiar las leyes se consigue todo, pero es una premisa indispensable.

Por todo ello, me pareció que tratar desde diferentes perspectivas y miradas sociojurídicas el género y la violencia, era contribuir a esta lucha por la libertad y los derechos de las mujeres. Además, esta publicación se incardina en el marco del Proyecto de investigación “La tensión entre libertad y seguridad. Una investigación socio-jurídica en torno a la ultima frontera de los derechos humanos”, donde se trata de reflexionar acerca del concepto de discriminación por razón de sexo, analizando cómo se puede luchar desde los ordenamientos jurídicos a nivel estatal y europeo, y desde la sociedad, contra la discriminación.

Al abarcar el estudio de la discriminación por razón de sexo, hay que partir del hecho de que son las mujeres las principales víctimas de este tipo de discriminación, y que la violencia es una manifestación de las relaciones de poder históricamente desiguales entre hombres y mujeres, que ha consolidado la discriminación. Así pues, la violencia contra las mujeres ha sido y es un instrumento para su dominación y una estrategia para perpetuar la desigualdad; por eso en este libro se habla acerca de la violencia que sufren las mujeres en diferentes ámbitos, con especial atención al familiar o doméstico, pero también al público, así como sobre los principales avances y retrocesos que se vienen produciendo respecto a su erradicación.

Por ello, también formaba parte de aquellas Jornadas de debate el estudio sobre las causas, sobre la raíz de la violencia de género, sus características, y la aportación que desde distintas disciplinas de las ciencias sociales se hacía al tema. En general, las explicaciones sociológicas y feministas sobre el uso de la violencia contra las mujeres han resaltado dos factores causales (Maquieira y Sánchez, 1990). En primer lugar, el proceso de socialización diferencial de los sexos. En segundo lugar, se apunta a la persistencia de las definiciones sociales que representan las relaciones entre los géneros como relaciones de subordinación, cuando no de propiedad, en las que las mujeres deben cierta sumisión a sus maridos y compañeros. En este segundo caso, la violencia aparece como un efectivo medio de control social sobre el comportamiento de las mujeres.

De este modo, y una vez definidos los objetivos de la publicación, establecí contactos con los ponentes de las Jornadas de debate por si quisieran hacer una aportación al estudio y el conocimiento sobre la violencia de género. La mayoría de ellos respondieron positivamente, y así sólo me quedó entrar en contacto con aquellos especialistas que en sus trabajos de investigación hubieran tenido presente la realidad de género en cualquiera de sus perspectivas. De este modo nació la presente publicación.

¿Porqué he titulado el libro como “El género quebrantado”, y no he utilizado la expresión de la mujer quebrantada?. Pues porque se ha impuesto la categoría de género, término de procedencia inglesa (gender) que significa al tiempo género y sexo, adoptado por las feministas americanas en los años sesenta para diferenciar el sexo biológico (sexual difference) y las construcciones culturales que determinan la formación de identidades y las relaciones de los sujetos. El género se crea en relación a la construcción cultural de un objeto que, por referirse a un “objeto humano”, es la construcción de un sujeto. De este modo, al hablar de género nos referimos a las aptitudes, cualidades, capacidades, valores, ideas, etc., que asignamos a cada sexo culturalmente.

El término género sirve para estructurar la diferencia entre femineidad y masculinidad como conceptos elaborados socioculturalmente, frente a los significados tradicionales del sexo (macho y hembra) otorgados a las diferencias de carácter biológico. Lo que se origina en la naturaleza lo denominamos por su sexo, mientras que lo originado en la sociedad lo denominamos género. Mediante el género identificamos las categorías, roles y diferencias culturales y sociales existentes entre hombres y mujeres, sostenidas y transmitidas por un sistema de carácter patriarcal, que tradicionalmente ha santificado las relaciones de dominio y sumisión, pero también de exclusión y discriminación, que han ejercido secularmente los hombres sobre las mujeres. El género es, por tanto, la construcción social o cultural basada en la diferencia biológica, que ha ido cambiando a lo largo del tiempo y el espacio.

Y, ¿por qué este género está quebrantado, y no cascado, hendido, machacado, violado o cualquier adjetivo apropiado a la realidad de las relaciones de mujeres y hombres?. Pues porque se presenta en sociedad roto y desgajado a través de la violencia y la opresión de la discriminación que el género masculino ejerce sobre el género femenino. No es por tanto una violencia doméstica como se instaba desde la Real Academia de la Lengua, sino una violencia masculina, de género masculino. No es, por tanto, un término metafórico, como el sentido que le otorga brillantemente María Ángeles Durán en el prólogo, al cuadro de Francis Bacon que sirve de portada del libro y que de forma expresiva resalta por su violencia silenciosa. Es más bien un término que expresa una realidad donde el cónyuge o el ex cónyuge, el compañero sentimental o el ex compañero sentimental, el novio o el ex novio, son los protagonistas de la violencia ejercida sobre su pareja o ex pareja, que en el 92% de los casos es una mujer.

La causa fundamental que provoca esta violencia reside en el modelo de sociedad que sitúa a la mujer en una posición de inferioridad respecto al hombre, así como en los patrones culturales discriminatorios hacia la mujer; es decir, las mujeres son las víctimas primordiales de una violencia ejercida por hombres, significando, por tanto, una violencia sexista y machista. Además, no es una violencia que se de en el ámbito familiar o doméstico, sino que es una violencia que se produce en la pareja, haya o no convivencia de por medio.

No obstante, al afirmar la categoría de género sobre la de sexo, no quiero representar a todas las mujeres ni significar a todos los hombres, pues como muy bien concluye Isabel Morant “comprender a las mujeres como colectivo genérico diferente del grupo de los hombres, no significa uniformizar la realidad de unas y otros, ocultando la diversidad que nos distingue. No hace falta pertenecer a un colectivo genérico para defender la causa de las mujeres. Tan solo es necesario querer ser parte de un colectivo social. Ni todas las mujeres somos maltratadas, ni todos los hombres son maltratadores: gracias a Dios y a las mujeres en plural que, maltratadas o no, defendemos, cada vez con más hombres, éstas y otras causas que son nuestras”. Y cómo no, gracias a los lectores de esta publicación.

GENERO QUEBRANTADO

Read Full Post »

En Octubre de 2002, los directores de los departamentos de Derecho y Ciencias Sociales del Trabajo organizamos unas “Jornadas sobre inmigración y ciudadanía europea” a las que invitamos a sociólogos y juristas para que se pronunciaran sobre el fenómeno de las migraciones europeas y su vinculación al proceso de construcción de una ciudadanía europea. Se trataba de presentar a la sociedad en general, y al medio universitario en particular, una serie de reflexiones sobre un tema crucial para el desarrollo actual y futuro de la sociedad española, motivado por el fenómeno reciente y creciente de la inmigración extracomunitaria.

Las dificultades y problemas que esta inmigración encuentra en la adquisición de una ciudadanía plena están motivando la existencia de focos de marginalidad, explotación y xenofobia. El acercamiento a la realidad del problema, desde diferentes áreas de pensamiento y mediante la participación activa en los debates que se suscitaron, nos acercaron algunas previsiones de resolución a corto y medio plazo que mejorara la situación. En este sentido, los problemas a tratar desde distintas ópticas de pensamiento, tenía que ver con los derechos de ciudadanía y con los problemas de exclusión, con el mercado de trabajo y la protección social, con los procesos identitarios y de relación intercultural, con las políticas inmigratorias y los procesos generales de integración social. Desde ellos, iniciamos la reflexión y el análisis sobre la inmigración y la asunción de una ciudadanía plena.

Las ponencias de los participantes en las Jornadas fueron editadas por el servicio de publicaciones de la Universidad de La Rioja en 2003, a fin de hacer llegar el conjunto de reflexiones a un mayor número de personas que las que en aquella ocasión se presentaron en el Aula Magna de la Universidad. Del éxito de aquella convocatoria dan fe el número superior de preinscripciones al del aforo natural del Aula Magna, y finalmente que casi el 90% de la misma se ocupara durante los dos días (mañana y tarde) que duraron estas Jornadas.

Inmigracion y Ciudadanía

CONTENIDOS:

Primera parte:

1) Inmigración y políticas de integración: Inmigración y globalización. Acerca de los presupuestos de una política de inmigración, por Javier de Lucas. (Catedrático de Filosofía del Derecho y Filosofía Política. Universitat de Valencia)

2) Las dos variantes del cierre: etnos y demos, por Mariano Fernández-Enguita. (Catedrático de Sociología de la Universidad de Salamanca)

3) Migraciones y cultura democrática, por Mikel Azurmendi Inchausti. (Catedrático de Antropología de la Universidad del País Vasco)

4) La inmigración y la Unión Europea, por José Martín y Pérez de Nanclares. (Catedrático de Derecho Internacional Público de la Universidad de La Rioja)

Segunda parte:

5) Inmigración y ciudadanía: El cosmopolitismo y las nuevas fronteras de la ciudadanía, por Andrés García Inda. (Profesor de Filosofía del Derecho de la Universidad de Zaragoza)

6) Inmigración y multiculturalidad: hacia un nuevo concepto de ciudadanía, por Ricard Zapata-Barrero. (Profesor de Ciencias Políticas de la  Universidad Pompeu Fabra de Barcelona)

7) La (no) política de inmigración y el Estado de Derecho, por José Martínez de Pisón Cavero. (Catedrático de Filosofía del Derecho y Rector de la Universidad de La Rioja)

8) El problema social de la inmigración y políticas de integración ciudadana, por Joaquín Giró Miranda. (Profesor de Sociología de la Universidad de La Rioja)

Son numerosas las cuestiones  que atraviesan el fenómeno de la inmigración, como lo son también los enfoques desde los que pueden analizarse. El libro está estructurado en dos bloques temáticos. En realidad, puede muy bien afirmarse que la intervenciones tocan especialmente, entre otros, cinco problemas: 1.- causas y naturaleza de la actual oleada migratoria; 2.- el debate sobre los modelos de gestión de la inmigración; 3.- el debate sobre la relación entre inmigración y multiculturalismo; 4.- la relación entre inmigración y democracia; y 5.- finalmente, la relación entre inmigración y las nuevas formulaciones del concepto de ciudadanía.

1.- La teoría social sigue insistiendo en que la causa principal de la actual oleada migratoria responde a motivos económicos. Y la teoría económica apunta que las migraciones son el resultado de una tendencia al equilibrio que existe entre los países con excedente de población y los que carecen del número suficiente para cubrir su mercado laboral. En realidad, igual que hay un mercado de capitales y otro de bienes, las migraciones son el resultado de la existencia de un mercado de trabajadores que promueve el desplazamiento de los países o zonas más pobres, pero más populosas, a los más ricos y menos poblados o, al menos, atractivos desde la perspectiva de encontrar un puesto de trabajo.

En la actualidad, las explicaciones sobre las migraciones y sobre la incidencia de la inmigración en determinados países parten de una perspectiva global. El actual proceso migratorio sólo puede ser comprensible a partir del análisis y del estudio de las repercusiones de la globalización. Esto es, de las repercusiones de la actual fase de expansión y de extensión del capitalismo global a todo el planeta en los flujos migratorios. Para alguno, y no precisamente representantes del pensamiento neoliberal, esta perspectiva permitiría explicar los movimientos de población desde que Europa diese el salto a América hasta la actualidad.

Lo cierto, no obstante, es que el actual proceso globalizador en la economía mundial incide directamente en la estructuración de los mercados y en su tendencia hacia la apertura, hacia la flexibilización y liberalización. En este sentido, la globalización parece, en principio, jugar a favor de un incremento de las migraciones en la medida que tiende a constituir mercados no compartimentados, ni estructurados en unidades nacionales. Tiende a constituir un único mercado mundial –o, mejor, diferentes mercados mundiales de acuerdo a sectores económicos, productos, etc.- dentro del cual el de los trabajadores sería un elemento fundamental. Pero, por otro lado, de acuerdo con el carácter dialéctico tantas veces puesto de manifiesto, la globalización muestra una clara tendencia a restringir un único mercado mundial de trabajadores que favorezca la inmigración. Mientras que se abre y se consolida un mercado de capitales y se avanza en el de bienes, se cierran a cal y canto las fronteras a las personas. No se avanza, pues, en la estructuración de un mercado global de trabajo.

2.- El modelo de gestión de la inmigración y, en especial, la política de integración es una de las cuestiones centrales del actual debate y, asimismo, está bien presente en los escritos del libro (de Lucas, Giró, Martínez de Pisón, Zapata). En general, en estos escritos predomina una lectura negativa de los modelos de gestión vigente en la Unión Europea y, por derivación, en España. Estos autores tienen en común una opinión contraria a las políticas restrictivas, a la falta de alternativas de las medidas policiales, a la estigmatización jurídica del inmigrante, etc. Frente al modelo vigente, la política sobre inmigración debería girar en torno a una nueva visión de la ciudadanía y el reconocimiento y protección de los derechos fundamentales de los inmigrantes en tanto que personas.

Un capítulo especial está dedicado a la política de inmigración en la Unión Europea (Martín y Pérez de Nanclares) que es claramente ilustrativo de la estrategia seguida en este marco político. Sus conclusiones, no obstante, tras el Tratado de Ámsterdam y las reuniones de Laeken y  Sevilla no es muy optimista y destaca también el carácter restrictivo de la llamada inmigración deseable o legal y el establecimiento de límites al reconocimiento y disfrute de derechos fundamentales de los inmigrantes en el seno de la Unión.

De entre los autores del volumen, tan sólo Azurmendi parece disentir de esta lectura y pone de manifiesto  la exigencia de que los extranjeros interioricen los valores que inspiran la cultura de nuestras sociedades democráticas. Las democracias occidentales no se construyen en el aire, sino que confían su supervivencia y su cohesión en el sustrato de valores y en una cultura compartida. Eso quiere decir que los extranjeros, quienes posean una cultura diferente, deben aceptar y respetar esos valores comunes, y que en ello va la propia supervivencia de nuestras democracias. Según este autor, a fin de preservar y extender la cultura democrática de las sociedades liberales, es necesario seguir regulando restrictivamente la inmigración para sólo admitir aquellos modos de vida, aquellas formas identitarias, que sean pluralistas y tolerantes. Porque se trata de integrar socialmente a los inmigrantes y no sólo políticamente.

3.- El debate sobre el multiculturalismo es uno de los más polarizados de la filosofía política desde que fuese iniciado por autores comunitaristas, como W. Kymlicka y otros. En estas páginas, se pueden contemplar las diferentes posiciones tan radicalmente encontradas. Por un lado, quienes consideran que el multiculturalismo es un modelo normativo que pervierte las bases pluralistas de nuestras sociedades (Azurmendi). En la línea de lo expuesto por el profesor italiano G. Sartori, los defensores de esta posición mantienen, en un tono apocalíptico que la deriva del pluralismo tradicional, basado en la tolerancia, hacia el reconocimiento del derecho a la diferencia y al multiculturalismo constituye el germen de autodestrucción de la sociedad liberal. Por coherencia con esta tesis, no sólo pretenden desarbolar estos derechos y al multiculturalismo, sino también justificar una política restrictiva en la entrada de inmigrantes, así como un riguroso asimilacionismo cultural por el cual sólo deben ser admitidos los culturalmente similares en razón de la lengua, raza y religión.

Por el contrario, en el otro espectro del debate, los teóricos sociales ponen de manifiesto que el multiculturalismo no es un modelo social a implantar como respuesta a las nuevas realidades, sino que es un hecho social que se impone por encima de nuestras voluntades y en el que la inmigración, pero no sólo ella, ha cumplido un importante papel dinamizador. Precisamente, lo que hay que discutir y pensar es el modelo o política que permita gestionar este hecho social que se da como realidad inevitable e incontestable. Y, como piezas importantes de ese modelo, hay que discutir cómo tratar en condiciones de igualdad a la diversidad cultural, o cómo estructurar el espacio público para que esa discusión sea posible o cuáles son los elementos de una política abierta inclusiva, etc. En este texto, esta postura parece defendida por autores como J. de Lucas, J. Martínez de Pisón, R. Zapata o J. Giró. En todo caso, no se obvia que las dificultades y los problemas son muchos. Y que las posibilidades de estallidos sociales por una inadecuada gestión de la realidad multicultural debe estar bien presente en el debate público.

4.- Un elemento central en el debate sobre la inmigración es la discusión acerca de sus efectos sobre la democracia y sus instituciones. En el texto, la referencia a esta cuestión aparece expresamente en los artículos de M. Azurmendi y M. Fernández Enguita, aunque la preocupación sobre la repercusión del vigente modelo de gestión en el sistema democrático y el Estado de Derecho, en la ciudadanía y en la convivencia social está presente en todos los demás.

El ex-presidente del Foro para la Integración Social de los Inmigrantes, M. Azurmendi, trata de la relación del origen de las democracias y el fenómeno migratorio. De acuerdo con su análisis, el substrato de la cultura democrática es la identidad ciudadana, entendida como un conjunto de representaciones simbólicas acerca de la justicia, la igualdad, la autoridad, que en nuestro imaginario social se representan como emociones, deseos y creencias compartidas por el conjunto de los ciudadanos. El fundamento de esta identidad reside en lo que llama civilidad democrática que se asiente en cuatro dimensiones: 1) un espíritu público capaz de evaluar el comportamiento ciudadano y desarrollar un discurso público; 2) un sentido de justicia capaz de discernir y respetar los derechos del otro; 3) un sentido de decencia civil o de no discriminación; 4) y la tolerancia pluralista. La aceptación de esta civilidad democrática por parte del extranjero resulta de suma importancia, según Azurmendi, para una correcta integración que no altere las bases de la convivencia democrática.

Por su parte, M. Fernández Enguita realiza una interesante reflexión sobre la clásica distinción de las ciencias sociales entre la “comunidad política territorial” (demos, de corte universalita y abierto) y la “comunidad cultural” (etnos, particularista y cerrada). Sin embargo, en su opinión demos y etnos no tienen porqué oponerse, sino que puede constituir dos estructuraciones alternativas, pues ambas tratan de definir quiénes son los nuestros y quiénes son los otros.

El demos se basa en el territorio, en la residencia, para fijar quien pertenece a él y quien no. El etnos se basa en la familia y en otras formas de filiación (filiación consanguínea), para fijar quien pertenece y quien no. Digamos que en el uno predomina el dónde se ha nacido, en el otro predomina de quién se ha nacido, aunque no tenga una forma jurídica, escrita, codificada, etc., pero sí como norma consuetudinaria establecida. Los dos se cierran a los otros: el etnos se cierra a los extraños, a los que son de otro color, otra religión, otra lengua, otro modo de vida, la forma de vestir o comportarse. El demos se cierra pura y sencillamente a los extranjeros, sean como sean. También los dos pueden tener vías de apertura limitada. Por ejemplo, en el caso del demos la naturalización, es decir, la concesión de la ciudadanía con cuentagotas, la residencia legal, la concesión de ciertos derechos, pero no todos, a los que compartan ese territorio. En el caso del etnos su forma de apertura existe a través de los matrimonios mixtos y otras formas de mestizaje.

5.- El título de esta publicación denota la importancia que el debate sobre la inmigración está teniendo en la revisión de la noción de ciudadanía. Puede decirse que casi todos los textos tratan de alguna manera esta cuestión. Desde quienes consideran que no se puede estirar el significado de la ciudadanía hasta el infinito para resolver el estatuto jurídico de los inmigrantes, hasta quienes repasan diferentes modalidades, sea cosmopolita, multicultural o, más pragmáticamente, la ciudadanía europea.

J. Martínez de Pisón es quien adopta una posición más escéptica respecto a esa función liberadora de la ciudadanía. Un concepto-chicle, como afirma, que no puede estirarse indefinidamente. En su opinión, el camino recorrido hasta la fecha no parece augurar que una ciudadanía “universal”, fundada en los textos internacionales sobre derechos humanos, o la misma ciudadanía europea como la impulsada por el Tratado de Maastricht puedan abrir una vía de esperanza a este tipo de soluciones. Por un lado, porque es palmario el incumplimiento del compromiso universalista de los derechos; por otro, porque la ciudadanía europea se construye en un estrecho vínculo con la nacionalidad.

Sin duda, en el resto de autores tenemos una muy interesante panoplia de propuestas de lectura del concepto de ciudadanía: cosmopolita (García Inda), multicultural (Zapata) plural e inclusiva o ciudadanía cívica (J. de Lucas). No obstante, estas posturas no están exentas de un enfoque autocrítico. Así, el primero de estos autores reconoce que su lectura supone un “elogio crítico del cosmopolitismo; o, dicho de otra manera, el elogio de un cosmopolitismo crítico, consciente de los riesgos del universalismo abstracto y formal al que abocan determinados discursos aparentemente universalistas”, pero sin que ello suponga la renuncia a “recuperar las posibilidades transformadoras que subyacen en el ideal de la ciudadanía cosmopolita entendida como una apuesta profundamente ética y política”.

Asimismo, no deja de ser inquietante las conclusiones de Zapata cuando, al hacer el balance final de sus reflexiones, aventura el inicio de un período histórico de “desencantos”: “Si tomamos en serio el paradigma moderno que hemos denominado como de la Santísima Trinidad, formado por el vínculo triangular entre el Estado, la nación y la ciudadanía, lo que supone el vínculo entre inmigración, ciudadanía y multiculturalismo es que apoya la idea de que estamos viviendo un proceso similar al que M. Weber denominaba de desacralización o desencanto. En aquel entonces, esta desacralización apuntaba básicamente a la separación entre la Iglesia y la Política. Este nuevo período pone en duda de forma similar al pilar básico que ejerce el monopolio de nuestras creencias y lealtades: la nación y la nacionalidad. Este nuevo proceso podría describirse como de separación entre Nación y Política”.

Por su parte, el profesor Javier de Lucas presenta probablemente una postura no exenta de realismo y, al mismo tiempo, de riesgo al apostar por una serie de medidas concretas y, habría que decir, posibles. Entre las que hay que mencionar la creación de un estatuto del residente y de una ciudadanía cívica. Según afirma, “esa ciudadanía cívica debe comenzar por el reconocimiento de que el residente (aunque sea sólo residente temporal y no definitivo o permanente) en la medida en que paga impuestos y contribuye con su trabajo y con sus impuestos, con su presencia como vecino y no sólo como trabajador a la construcción de la comunidad política, comenzando por la primera, la ciudad, tiene no sólo derechos civiles e incluso sociales, sino políticos: derecho a participar al menos en ese nivel. El primer escalón de la ciudadanía cívica sería de nuevo el primer escalón de la idea europea, las ciudades, la comunidad política municipal”.  Pues bien, de Lucas se arriesga no sólo al apostar por esta ciudadanía cívica, primer paso de una ciudadanía múltiple o multilateral que concrete una democracia inclusiva y plural, sino que apunta los pasos que permitan materializar el modelo propuesto.


Read Full Post »

El cuarto libro de Gerontología Social editado por la Biblioteca de Investigación de la UR con el nº 50  se publicó en 2007.

El aumento constante de los grupos de edad más avanzada en las poblaciones, tanto en cifras absolutas como relativas con respecto a la población en edad activa, tiene consecuencias directas en las relaciones dentro de la familia, la igualdad entre las generaciones, los estilos de vida y la solidaridad familiar, que es la base de la sociedad.

También nuestra sociedad está experimentando importantes cambios sociales y demográficos como el incremento del número de personas mayores de ochenta años y el incremento de ancianos que viven solos lo que conlleva el aumento de la necesidad de cuidados por la inadecuada red de apoyo informal. Esta situación configura un nuevo panorama que exige respuestas eficaces desde las instituciones públicas que pasan, necesariamente, por el replanteamiento de los principales objetivos hacia los que estaba dirigida la política socio-sanitaria en años anteriores, tal y como señalan algunos autores en esta obra.

Además, la edad sigue siendo un factor diferencial en nuestra sociedad y con demasiada frecuencia fuente de desigualdad y discriminación en los diferentes espacios de convivencia y expresión social. Por esto, la sociedad en su conjunto y los poderes públicos en particular, deben de poner los medios y recursos para encauzar los proyectos vitales de todos, sin los estigmas de la edad. En este sentido, la autonomía, la seguridad[1], la libertad personal, el respeto, las relaciones afectivas satisfactorias, la atención sanitaria y la integración social, son algunas de las condiciones básicas para el bienestar de todas las personas.

Por esto es necesario desarrollar aquellos instrumentos que posibiliten el disfrute de los derechos humanos y remover los obstáculos que dificulten su ejercicio. Por esto es necesario que desde el ámbito de las ciencias sociales se denote la necesidad de concebir a las personas mayores como sujetos únicos y protagonistas del ejercicio de todos los derechos que como ciudadanos les compete; por esto, la edición de “Envejecimiento, Autonomía y Seguridad” trata de responder a algunos de los problemas inherentes al cumplimiento de los derechos humanos en el ámbito de las personas de edad.

Poca atención se presta al patrimonio de conocimientos, experiencia, habilidades y sabiduría que tienen las personas de edad para educar y formar a las jóvenes generaciones. Esa falta de atención equivale a la falta de apoyo en la adopción de políticas públicas para fomentar y favorecer la plena participación de las personas de edad en la sociedad (Giró). En este sentido, la organización y gestión de las instituciones (de salud, bienestar social, etc.) deberán orientar sus recursos humanos hacia prácticas profesionales que faciliten y garanticen a las personas  mayores el acceso a los derechos de los cuales son titulares. Pero para que el derecho a tener derechos se convierta en realidad y las personas de edad sean consideradas personas de derecho, será necesario ampliar la participación ciudadana, ejercer la fiscalización y el control de las políticas públicas y fortalecer las organizaciones de la sociedad civil.

Sin embargo, las personas mayores (mejor, los varones) nunca han estado excluidas de los espacios del poder y la influencia, al contrario. Las democracias han sido, históricamente, gerontocracias (Zubero). Lo siguen siendo en gran medida. Por su parte, el lugar de la juventud ha sido, también históricamente, el de la oposición, el de la contracultura. Para aumentar el sentido de la ironía, los mayores de hoy fueron jóvenes en la década de los sesenta, y muchos de ellos participaron de las revueltas del mítico mayo del sesenta y ocho. Entonces, ¿de verdad la juventud es una enfermedad que se pasa con los años? y, ¿cómo se relacionan la edad y la participación sociopolítica?

Las respuestas habría que buscarlas profundizando, a su vez, en el concepto de ciudadanía social que encontraría la garantía de su ejercicio en el desarrollo del Estado del Bienestar. El individuo es miembro de la sociedad en tanto es reconocido como ciudadano y a la inversa, el reconocimiento de ciudadanía se erige como garantía de participación e integración social (Raya). El aumento del número de personas mayores, así como el rápido incremento de las mayores de ochenta años, junto con los cambios en la vida laboral, la estructura familiar y los estilos de vida, está planteando nuevas exigencias a las familias y a los sistemas socio-sanitarios. Esta tendencia es común en todas las sociedades industriales avanzadas y ha conducido a la puesta en marcha de distintas soluciones en el campo de los servicios y de la política social.

Aunque la evolución de las políticas sociales no ha mantenido un desarrollo lineal y progresivo, hemos asistido a la crisis y reconstrucción del Estado de Bienestar en el último decenio del siglo pasado, lo que ha impactado en el desarrollo y diseño de estas políticas, de entre las que La Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia es su última expresión. La nueva Ley va a suponer una profunda transformación de sus estructuras, un sustancial incremento de sus dispositivos, nuevas formas de intervención y, sobre todo, la responsabilidad de gestionar un nuevo escenario de derechos ciudadanos.

Los Servicios Sociales, ese nuevo Sistema de Protección que nació en los años ochenta al impulso de la democratización de las Administraciones Locales y de la aparición de las Comunidades Autónomas, deberán asumir (García) funciones y responsabilidades, gestionar el contenido de estos nuevos derechos –catálogo de servicios y prestaciones, beneficiarios, procedimientos-, el carácter público de este Sistema y el apoyo a los cuidadores familiares entre otros retos.

Pero no solo la atención social, sino la sanitaria en colaboración estrecha, constituyen uno de los pilares básicos sobre el que se asienta la sociedad del bienestar. La especial vulnerabilidad en la última etapa de la vida del ser humano exige, por parte de los poderes públicos, un esfuerzo muy especial para cubrir las necesidades de la realidad de la dependencia, y presentar alternativas a la misma que provean de autonomía y seguridad. La falta de una asistencia adecuada en el nivel primario de salud, que posibilite un control precoz y eficaz de sus enfermedades trae como consecuencia acudir a un centro hospitalario, con los riesgos de inadaptación, inseguridad y dependencia (Iruzubieta). Desde la atención primaria, los profesionales sanitarios y sociales pueden jugar un importante papel para evitar estas situaciones a partir del uso de normas estandarizadas que describen y miden la salud y las limitaciones de esta.

La dependencia es el resultado de un proceso que se inicia con la aparición de un déficit en el funcionamiento corporal, como consecuencia de una enfermedad o accidente. En este proceso se pueden identificar una serie de factores de riesgo sobre los que se puede trabajar para retrasar una posible situación de dependencia, a través de programas como “enseñar a envejecer” y talleres de habilidades sociales, duelo o crecimiento personal (Cuesta).

También estructuras asistenciales como el hospital, el centro de salud y los servicios sociales comunitarios, complementadas con el recurso de la propia familia del dependiente, van a configurar el escenario en el se desarrollará la atención socio-sanitaria. Un instrumento de coordinación ante la confluencia de servicios y prestaciones en el ámbito local es “la metodología de gestión de casos” (Garcés y Ródenas), que muestra una mejora en la calidad asistencial, indicadores de mejora de la eficacia en la detección y solución de problemas sociosanitarios, una mejor coordinación e integración de los servicios, y una mejora de la satisfacción de los sectores implicados (pacientes, cuidadores y profesionales).

La política social es una parte de la política pública y cada vez resulta más evidente la necesidad de realizar un esfuerzo colectivo para adaptar los cambios demográficos, la estructura y organización de los servicios, así como las prestaciones ofrecidas. En lo que respecta a los servicios sociales, la provisión de cuidados a nivel público interactúa con las actividades privadas (comerciales) y con el cuidado familiar. Actualmente, se tiende a considerar el cuidado formal como adicional al cuidado informal proporcionado por la familia, amigos o vecinos. Los límites entre el cuidado formal e informal son inflexibles (Bazo). No se espera que la atención pública sustituya al cuidado privado o viceversa; asimismo, los servicios comerciales están experimentando un desarrollo cada vez mayor.

El concepto de cuidado se construye socialmente. Y está socialmente aceptado que las tareas de cuidado son una responsabilidad de las mujeres debido a su supuesto instinto natural para este tipo de trabajo. Además, la labor de cuidar no se percibe como trabajo cualificado. Desde una perspectiva sociológica, el cuidado es una actividad basada en patrones sociales. Estos patrones afectan tanto al cuidado familiar como al cuidado formal, y justifican los bajos salarios percibidos por los trabajadores que son principalmente mujeres.

Las consecuencias de esta ideología son la sobrecarga de las mujeres debido a las distintas exigencias familiares y laborales a las que tienen que hacer frente, a la desvalorización de las actividades de cuidado, y a la ausencia de políticas de apoyo a los cuidadores. No hay suficiente apoyo para los cuidadores y es posible que las personas que realmente necesitan cuidados no los estén recibiendo, y que algunos cuidadores se vean superados por las responsabilidades del cuidado, ocasionándoles estrés laboral (Manzano).

Todo parece indicar que ser mujer es un contratiempo para el ejercicio de los derechos, a pesar de la considerable supremacía cuantitativa de las mujeres sobre los hombres en el peso demográfico, principalmente a edades avanzadas, pues multiplica las posibilidades de que pasen los últimos años de su vida solteras o viudas, viviendo, bien solas o bien dependiendo de los hijos. De este modo, el sistema de transmisión patrimonial, la escasa participación fuera del hogar cuando estaban en la edad activa, la menor cuantía de las pensiones de viudedad respecto a las de jubilación, la mayor morbilidad, etc., presentan un cuadro muy diferente (Hernández) para los sectores masculino y femenino de la vejez. Pero también la mujer de edad, en general, demuestra frecuentemente una mayor capacidad no sólo de supervivencia biológica, sino también de autosuficiencia en la soledad, para hacer frente a sus necesidades e, incluso, para prestar su ayuda a otros.

Las personas de edad (mujeres y hombres) tienen que seguir eligiendo su vida inexcusablemente y eligiendo las tareas que puedan y quieran realizar siendo artífices de su vida a través del ejercicio activo de sus derechos, manteniendo la dignidad frente al inevitable deterioro físico, la quiebra de la salud y la cercanía y posibilidad de la muerte, porque el principio regulador de la ética (Aguirre) es el respeto absoluto a toda persona, la defensa de la dignidad humana: “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”.

La perspectiva ética debe formar parte de la actividad médica y de la práctica de enfermería, porque todas las actividades requieren un juicio ético que las acompañe, para poder ser actividades humanas razonables y con sentido. Los diferentes profesionales, sanitarios y sociales, son quienes se encuentran en las mejores condiciones para detectar y combatir el problema del maltrato. El maltrato suele ser al mismo tiempo un problema sanitario y social. La discriminación suele ser, muy a menudo, la antesala de la violencia, o el sustrato en el que hunde sus raíces la aparición del maltrato (Bellosta). El maltrato hacia las personas mayores entendido como aquellas acciones u omisiones, realizadas intencionada o negligentemente, que no tienen carácter de accidentalidad, se repiten en el tiempo y hacen referencia a daños físicos, psíquicos, sexuales y/o económicos.

Es desde fechas muy recientes, apenas hace poco más de una década, cuando la sociedad ha ido tomando conciencia abiertamente, de la existencia de situaciones de negligencia y malos tratos a ancianos. El maltrato ha sido reconocido como un problema global de todos, los mayores como colectivo afectado, las instituciones como responsables de la calidad de los cuidados ofertados, y los políticos como sujetos responsables que deben potenciar políticas, donde el derecho de la persona mayor sea algo real para la totalidad.

Porque siendo las personas mayores el colectivo más vulnerable y frágil de la sociedad, son de este modo las víctimas habituales de las prácticas de maltrato. Precisamente una práctica de maltrato institucional es la utilización indebida de medios de contención e inmovilización (Soldevilla). Puede entenderse como restricción física cualquier método o dispositivo físico o mecánico, que  no sea capaz de retirar con facilidad, que limita los movimientos para la actividad física o el acceso normal a su cuerpo, y que anula o disminuye la función independiente de la persona mayor. Esta práctica profesional debe erradicarse si queremos ser respetuosos con el sufrimiento humano y con la dignidad de los pacientes que por sus condiciones de edad y dependencia son los más desprotegidos, y a los que con más facilidad se les retiran los derechos fundamentales.

Para evitar esta ausencia de derechos es necesario que las personas de edad sean visibilizadas, no como destinatarias de las ayudas y cuidados de la sociedad, lo cual magnifica las relaciones de dependencia y hace de los mayores sujetos pasivos, sino como artífices de su destino. Para conseguir esto, las instituciones deben cambiar sus mensajes invitando a la participación ciudadana y excluyendo la utilización partidista en su emisión. Entendiendo que el concepto de ciudadanía equivale a asumir el derecho a tener y ejercer derechos, e implica un ejercicio activo de los derechos humanos en condiciones de equidad e igualdad, incluyendo la capacidad para participar activamente en las políticas y decisiones públicas. Y porque el objeto de una política o legislación basada en la promoción de derechos, procura la construcción de ciudadanía también entre los mayores, garantizando las condiciones para el ejercicio tanto de los derechos individuales de cada persona mayor, como los del grupo de edad. Sobre todos estos temas trata este libro, que invitan a una lectura reflexiva y sosegada y que nos permitirán adoptar una posición crítica y activa sobre la protección de la seguridad en la sociedad del riesgo.


[1] La publicación de este libro se enmarca en la actividad investigadora propiciada por el proyecto “La protección de la seguridad en la sociedad del riesgo”, concedido por el Ministerio de Ciencia y Tecnología (referencia: SEJ2006-15335-C02-01), que dirige el catedrático de Filosofía del Derecho y rector de la Universidad de La Rioja, don José Martínez de Pisón.

ENVEJECIMIENTO4

Read Full Post »

Por aquella época (1972) de institucionalización universitaria de la Sociología con la dotación de cátedras y creación de una nueva Facultad, con Luis González Seara como primer Decano tras la división de la macro Facultad de Ciencias Económicas y Políticas, me encontraba, creo que al igual que muchos de mis compañeros, con la necesidad de definir qué es ser sociólogo y para qué servía la sociología. La primera pregunta tardé muchos años en resolverla, incluso no sé aún si la he resuelto acertadamente. Sobre la segunda me vi impelido a improvisar, dada la preocupación que familiares y amigos manifestaron ante la extrañeza que tales estudios les procuraba. Como mi experiencia era nula, la mejor respuesta que se me ocurría era más de carácter ético social que de carácter empírico, que es por lo que suspiraba mi madre extrañada como estaba de que no hubiera conocido nunca un profesional de las características que yo le mostraba.

Con el paso del tiempo fui acotando las actividades pragmáticas del sociólogo, gracias a la existencia de informes sociales (Informes FOESSA), encuestas sociales y de mercado, en conjunción con mis preocupaciones de carácter político social, dando por fin cumplida respuesta a cuantos me inquirían por el valor práctico de la sociología que no era otro que el de diagnosticar la realidad social (dictadura y estado autoritario) y proponer soluciones alternativas a problemas manifiestos.

Este afán político-social de carácter trascendente me llevaría, no sé si en compañía de muchos, a una grave decisión que modificaría vitalmente mi proyección universitaria, pues tras un año en blanco debido a una huelga general y al grito de la verdadera universidad está en la calle, decidí marchar de Madrid y retornar sobre mis raíces de las que desconocía todo; es decir, volver a La Rioja, de la que salí para hacer el bachillerato cuando tenía catorce años y a la que no había prestado más atención que la sugerida durante la infancia donde la vida no conoce mas límites que los familiares.

Así que en el terreno de la Sociología me planteaba dejar la carrera universitaria en beneficio de lo que presentía que era la verdadera formación e información vital, aquella que proporciona el pueblo en proceso de transformación y cambio. Porque es bien cierto que se avecinaban vientos de cambio como así sucedió al poco de instalarme en lo que alguien definió como el culo del mundo, un pequeño pueblo ganadero de la sierra riojana de apenas veintidós residentes.

A veces las circunstancias que rodean las líneas del destino son extrañamente contrarias a los proyectos vitales que las personas se marcan con el fin de restar incertidumbre a sus vidas, y eso es lo que aparentemente me sucedió en aquellos años de la transición; porque si bien retorné a la disciplina de la carrera universitaria, eso sí bajo la figura de matrícula libre (lo cual siempre agradeceré porque de algún modo me obligó a leer más de lo que hubiera leído en caso de matrícula oficial y asistente a las clases de la facultad), también es verdad que seguí unos derroteros que me llevarían finalmente a abrazar la profesión de sociólogo en toda su amplitud.

Read Full Post »

La verdad es que me encuentro un poco vago para escribir en este blog sobre Sociología, porque me paso los días escribiendo (unas veces para mis alumnos y otras veces para los colegas, y también rellenando todo lo que me pide la burocracia y que necesita para su supervivencia). En fin, que no necesito justificarme sobre el porqué de mi escaso entusiasmo hacia escribir en este blog. Aun así, he pensado obligarme a escribir algo sobre mi trayectoria profesional y de ese modo dar algo más de continuidad a los avatares y el ejercicio de la Sociología en una ciudad de provincias como es la capital de La Rioja, Logroño.

Primero quisiera explicar por qué elegí estudiar Sociología. En este periodo de reformas educativas en que se ha vuelto a hablar de reválidas, yo tuve francamente la opción de cursar las dos últimas correspondientes al curso cuarto y sexto de bachillerato, para finalmente realizar el entonces experimental curso de orientación universitaria (COU) en un colegio menor madrileño. En la preparación de la reválida de sexto de bachillerato conté con la inestimable formación de un joven profesor, historiador y filósofo a la sazón, que me enseñó los rudimentos de la investigación, indicándome la conveniencia de visitar la antigua sede de la Biblioteca Nacional. De este hombre conservo su amable dirección en los asuntos de la vida y también algo que sirvió a mis inclinaciones sociológicas, como fueron sus enseñanzas sobre organización de la información en fichas temáticas y bibliográficas. Aun conservo cientos de fichas que con dieciséis años comencé a recopilar.

En aquél curso de orientación universitaria (1971/72) tuve la suerte de conocer a otro profesor que me tomaría bajo sus auspicios y me llevaría a amar las ciencias sociales (donde logré las calificaciones más brillantes de todo el bachillerato), pero también a resolver las llamadas asignaturas de ciencias (matemáticas y química) las cuales libraba con esfuerzo. Asimismo el psicólogo orientador manifestó en su informe al tribunal de la Universidad Complutense que las carreras más afines a mi personalidad eran las de Filosofía y Ciencias Políticas.

Con estas mimbres no me fue nada difícil acceder a la que fue primera promoción de licenciados en Sociología de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense, donde precisamente el pasado 2002, el profesor Octavio Uña en colaboración con el Colegio Nacional de Doctores y Licenciados, lograría reunir un gran número de sociólogos a fin de celebrar las bodas de plata de aquella primera promoción. Puede resultar anecdótico pero, al margen de encontrar que la mayor parte de mis antiguos compañeros además de desconocidos habían envejecido tanto como mis antiguos profesores, en ese intentar averiguar quién era quién y de qué modo se podían resumir veinticinco años de ausencia, la pregunta que todo el mundo me hizo es si había vivido de la sociología en esos años. Casi me sentí avergonzado de confesar que sí había vivido de la sociología durante todos esos años, ya que no era necesario precisar en qué condiciones había vivido y si la sociología en provincias daba para vivir bien o precariamente, algo que ahora mismo está por demás en esta breve exposición sobre mi trayectoria profesional. Lo que sí quiero atestiguar es que muy pocos compañeros, salvo aquellos que desde el principio tomaron el rumbo de la docencia, habían optado por ejercer de sociólogos, bien porque en sus biografías laborales se habían cruzado otras oportunidades, bien porque el ejercicio de la sociología en aquella época fue un acto de fe más que una alternativa posible[1].


[1] Algo parecido ocurrió cuando en 1992 fui elegido Presidente de la Delegación Territorial de La Rioja del Colegio de Doctores y Licenciados, y traté de organizar grupos de trabajo. Entonces surgió la dificultad, expresada por la mayoría de los aproximadamente 40 colegiados, que no habían tenido en su trayectoria profesional experiencias investigadoras o que permitieran la divulgación de investigaciones sociológicas. Podíamos sentenciar que la carrera les había abierto otras puertas que las explícitamente sociológicas.

Read Full Post »